Palestina delante de tus ojos

Fuentes: Rebelión

 

A la vuelta, ya de noche, me cruzaba con los obreros palestinos que regresaban extenuados de trabajar todo el día en el Jerusalén de los israelíes, o incluso en los asentamientos que iban multiplicándose en los alrededores, y contra los que acabarían rebelándose un año más tarde. Agotados y aburridos, internamente humillados por tener que poner los ladrillos de su propia cárcel por causa de su miseria, estos hombres vencidos aguardaban en las inmediaciones del control, esperando que los soldados le dejasen pasar, después de cachearles y gritarles. En mi oficina de Belén 2000 yo escribía notas de prensa, folletos informativos y discursos en los que se hablaba con confianza del futuro y se exaltaba la paz de Oslo, pero esa escena diaria bastaba para recordarme, camino de mi cama en Jerusalén, la triste realidad.

Fragmento del libro Fin de siglo en Palestina. Autor: Miguel-Anxo Murado. Edit. Lengua de trapo.

Desde hoy al 30 de Marzo se conmemora el Día de la Tierra Palestina. La solidaridad con el pueblo resistente al neocolonialismo y al imperialismo tiene que hacerse presente recordando lo ocurrido, es preciso disponer de la memoria histórica para dar a conocer por qué el camino en el que andan los sionazis exige de aplicación de las leyes internacionales. Para que se cumplan se necesita romper el silencio de quienes se hacen llamar demócratas y amigos del entendimiento y la paz. Leanse los nombres de los gobiernos que desde 1947 incumplen el compromiso que establece el Derecho Internacional con el Pueblo Palestino. Aprobaron la división de Palestina, y callaron después la persecución de su Pueblo. Cuba dio el ejemplo de oposición al atropello. Los años que vinieron fueron años de lucha.

El Día 30 de Marzo de 1976 toda Palestina se levantó en huelga general oponiéndose a la ocupación de tierras. El ejército de ocupación atacó asesinando a siete palestinos, causó cientos de heridos e hizo cientos de prisioneros. El robo de la tierra tenía un motivo que explicó el Secretario General del FDLP, Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Nayef Hawatmeh, era para instalar asentamientos que darían lugar a 8 ciudades industriales judías, para cumplir el Plan de Desarrollo de Galilea de 1975. Defendiendo semejante proyecto, el Ministerio de Agricultura israelí declaró que pretendía cambiar la situación demográfica de Galilea con el fin de introducir una mayoría judía en la zona.

Ese día, el Día de la Tierra Palestina, es recuerdo y reivindicación, a lo que se suma el segundo aniversario de la Gran Marcha del Retorno que desde Gaza, viernes tras viernes, se llama a los pueblos, gobiernos e instituciones internacionales, para que se rompa el bloqueo sionazi que castiga a la población desde 2007. La manifestación se hace frente a las alambradas sionistas. Ese día se reivindicará, desde los campos de refugiados de Siria, Irak, Líbano, desde la diáspora Palestina por el mundo, desde Jerusalén Este, Galilea, y Gaza, y desde la solidaridad internacional el Derecho de los Refugiados a volver a su casa.

¿Cuántos gobiernos han burlado sus compromisos, sus acuerdos, sus firmas, la legalidad y los derechos que dicen defender? Encuentro un ejemplo de esa burla, de esa traición, en el libro Fin de siglo en PalestinaPor la tarde estaba previsto que el Papa (Juan Pablo II) se trasladase al campo de refugiados de Deheishe. Desde el punto de vista político era el momento clave de toda la visita. Se esperaba que el Pontífice pronuncia un discurso en el que mostraría su solidaridad con el destino de los más de cuatro millones de refugiados palestinos, la mayoría de los cuales languidecía en los tristes campos del Líbano. El término crucial era “derecho al retorno”. Es así como se recoge en las resoluciones de las Naciones Unidas, pero desde hacía años los líderes del mundo se habían vuelto cada vez más reticentes a la hora de utilizarlo. Si el Papa lo empleaba, esto constituiría una victoria considerable para los refugiados.

Cuando llegué a Deheishe el discurso del Papa acababa de terminar, pero en seguida supe lo que había pasado. Viola, que lo había estado escuchando en primera fila, vino hacia mí, con lágrimas en los ojos.

  • No ha dicho, no lo ha dicho.

Como oficial de prensa, cumpliría al día siguiente mi obligación de presentar este discurso bajo la mejor luz posible. Pero allí era imposible no sentirse dolido ante aquella muestra de inhumanidad. Era evidente que los refugiados se sentían igual porque, minutos después de que el Santo Padre abandonase Deheishe, estallaron inmediatamente los disturbios.

El abandono al que se ve sometido el Pueblo Palestino dice a las claras el apego que tiene la clase dirigente de Europa, antes colonialista, al becerro de oro imperial, a esos intereses que acarrean masas sionistas para hacer de cuerpo neocolonial, de invasor, de empleado de una entidad fascista que se instala y la maneja el Estado escondido, el poder financiero. Esta entidad es hoy la punta de lanza del imperialismo en el Medio Oriente, y pretende ponerse al mando del futuro de Palestina. Su propósito, desde el siglo XIX, es hacerse con las riquezas naturales de la región, las mismas que dieron a Occidente el desarrollo de gran potencia a un lado y otro del Atlántico. Entonces, ¿por qué esos gobiernos firman, aprueban, acuerdan leyes que luego incumplen? La burguesía siempre se ha comportado tan hipócritamente como lo vemos aquí, y sólo ha dejado la presa cuando ha encontrado una fuerza equivalente frente a ella. Pero esos derechos proclamados los conculcan diariamente, pongo aquí un ejemplo: el 10 de Marzo de 2020, Stephen Ledman, investigador del Centro de Investigación sobre Globalización (CRG) publicaba un artículo en Global Research https://www.globalresearch.ca/idf-knee-capping-besieged-gazans-hundreds-of-palestinians-killed/5705989?utm_campaign=magnet&utm_source=article_page&utm_medium=related_articles del que les dejo aquí un fragmento, y juzguen ustedes:

Las reglas de compromiso israelíes son como las de Washington: al permitir que todo valga, los civiles se consideran objetivos legítimos, el costo humano sin consecuencias, la responsabilidad por los altos crímenes de guerra y contra la humanidad nunca llegará.

El fin de semana pasado, Haaretz publicó una cuenta de francotiradores israelíes a quienes los comandantes ordenaron usar fuego vivo contra manifestantes no violentos de Gaza, incluidos miembros de la brigada Golani de las FDI.

Una vez comandado por Ariel Sharon, es infame por cometer crímenes de guerra y contra la humanidad.

Un ex miembro anónimo de la brigada dijo que los elementos más criminales de la sociedad israelí son reclutados en sus filas.

Incluyen «psicópatas, pobres, huérfanos, israelíes que viven en pequeños pueblos, inmigrantes, analfabetos, personas con problemas mentales, abusadores de drogas y alcohol, y personas con antecedentes penales».

El ex jefe de las FDI, el general Gabi Ashkenazi, sirvió con Golani durante la guerra israelí de Yom Kippur en 1973.

Los críticos acusan a los miembros de la brigada de invasiones de hogares, violencia no provocada, infligir lesiones físicas, arrestos y detenciones arbitrarias, agredir a mujeres y niños, y muchas otras violaciones de los derechos humanos.

Según Haaretz, un ex soldado de Golani dijo: «Sé exactamente cuántas rodillas he golpeado».Mantuve la carcasa de cada asalto que disparé. Los tengo en mi cuarto. Entonces no tengo que hacer una estimación. Lo sé: 52 aciertos definitivos», agregando:Hubo incidentes cuando la bala no se detuvo y también golpeó la rodilla de alguien detrás (la persona objetivo). Esos son errores que suceden».Desde el punto de vista de los éxitos, tengo más. En mi batallón decían: ‘Mira, aquí viene el asesino’.»»Cuando volvía del campo, me preguntaban: ‘Bueno, ¿cuántos hoy?’ Debes comprender que antes de que apareciéramos, las rodillas eran lo más difícil de acumular ”.Hubo una historia sobre un francotirador que tenía 11 rodillas en total, y la gente pensó que nadie podía superarlo. Y luego traje siete u ocho rodillas en un día. En unas pocas horas, casi rompo su récord «.

¿Cuántos miembros más de la brigada de Golani están involucrados en el uso de fuego real contra los habitantes de Gaza que no amenazan?

¿Cuántos otros como ellos en los Territorios Ocupados contra la resistencia palestina no violenta por la equidad y la justicia los negaron?

Las demostraciones de la Gran Marcha del Retorno del viernes comenzaron el 30 de marzo de 2018, continuando semanalmente hasta que se reduzcan a una vez al mes en enero.

Cientos de palestinos fueron asesinados, más de 20,000 heridos, alrededor de 8,000 de fuego vivo, incontables números mutilados de por vida.

La respuesta de la comunidad mundial se ha silenciado en gran medida. Gaza es un microcosmos del maltrato israelí de palestinos en todos los territorios desde su guerra de agresión de 1947-48 contra su pueblo.

La infame Declaración Balfour de Gran Bretaña de 1917 marcó el comienzo del fin de la Palestina histórica al pedir el establecimiento de una nación para los judíos en su tierra.

Durante más de 100 años, los palestinos sufrieron prácticamente todas las formas de indignidad, degradación y crímenes contra la humanidad imaginables, incluidos el robo de tierras, los encarcelamientos políticos, la brutal tortura en detención y los asesinatos a sangre fría, entre otros delitos graves.

Israel se escapa con el asesinato y mucho más porque la comunidad mundial no lo hace responsable, haciendo la vista gorda ante sus altos crímenes de guerra, contra la humanidad y la persecución diaria del apartheid de un pueblo sufriente: los habitantes de Gaza bloqueados ilegalmente dañaron la mayor parte de todos.

El conflicto, la ocupación, el despojo y la represión sin fin, junto con la fragmentación social y cultural definen las condiciones para todos los palestinos.

Haaretz entrevistó a ex soldados de las FDI que sirvieron como francotiradores a lo largo de la frontera de Gaza, diciendo:

No están dispuestos a ‘romper el silencio’ ni a expiar sus actos, solo a relatar lo que sucedió desde su punto de vista”, sus identidades ocultas.

Desde el preescolar hasta la educación superior, a los niños, jóvenes y adultos israelíes se les lava el cerebro para odiar a los árabes y convertirse en guerreros del estado: el servicio militar es obligatorio, incluso para las mujeres jóvenes.

Los árabes son considerados hostiles, violentos, desviados, crueles, inmorales, sedientos de sangre, vengativos e injustos: los judíos son trabajadores, justos, dignos de confianza y valientes.

Un soldado entrevistado por Haaretz afirmó que los habitantes de Gaza que se arrodillaban eran «lo correcto», y agregó:

(B) porque si no fuera por nosotros, los terroristas (sic) intentarían cruzar la valla ”.

Estos y otros comentarios similares de francotiradores israelíes entrevistados reflejan años de lavado de cerebro patrocinado por el estado, a pesar de que los manifestantes de Gaza no amenazan a los soldados o civiles israelíes.

A lo largo de muchos meses de manifestaciones semanales, no se informaron muertes ni heridos de israelíes, solo palestinos.

En su informe de fin de año de 2019 sobre violaciones de derechos humanos israelíes, el Centro Palestino de Derechos Humanos (PCHR) con sede en Gaza dijo lo siguiente:

La Franja continúa «sufriendo el peor cierre en la historia de la ocupación israelí de la OPT, ya que ha entrado en el decimocuarto año consecutivo, sin ninguna mejora en el movimiento de personas y bienes, condiciones humanitarias y consecuencias catastróficas en todos los aspectos de la vida .»

Lo que continúa sin cesar es lo que Cuarta Ginebra, los principios de Nuremberg y el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional consideran crímenes contra la humanidad, impunes debido al desdén de la comunidad mundial hacia los derechos fundamentales palestinos.

Durante 86 protestas consecutivas de la Gran Marcha del Retorno / Rompiendo el Asedio, Israel ha estado y continúa cometiendo una «violación del derecho a la vida y a la integridad corporal» de Gaza, subrayó el PCHR, y agregó:

El régimen israelí continúa «el uso excesivo de la fuerza contra las protestas en la Franja de Gaza».

Según el columnista de Haaretz Gideon Levy, las FDI «no tienen francotiradores en la frontera de Gaza». Tiene cazadores», agregando:

Desde que comenzaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno, «8,000» habitantes de Gaza fueron «permanentemente discapacitados» por los soldados de las FDI.

Ninguno de los entrevistados por Haaretz expresó su pesar por sus acciones. Ninguno fue testigo de la miseria que soportaron los gazatíes con las rodillas u otros heridos graves.

La mayoría de los israelíes tampoco expresan preocupación por alrededor de dos millones de habitantes de Gaza que han estado prácticamente encarcelados en la Franja desde 2007, aislados del mundo exterior por razones políticas, no por ninguna amenaza que planteen.

Las condiciones de crisis humanitaria se apoderan del territorio. Casi toda su agua no es segura para beber debido a la contaminación de las aguas residuales, los altos niveles de salinidad y la electricidad esporádica.

En la última década, tres guerras preventivas de agresión israelíes devastaron Gaza y su infraestructura vital.

Los bombardeos terroristas israelíes y las incursiones transfronterizas ocurren a su discreción.

Sin embargo, la comunidad mundial sigue siendo en gran medida indiferente a lo que continúa sin cesar, sin hacer nada para ayudar a los sufridos habitantes de Gaza, dejando que Israel salga con la suya y mucho más.

Seguro que ahora comprender mejor por qué es tan importante la solidaridad de los pueblos con Palestina, y por qué el día 30 nos debemos volcar en la exigencia a los gobiernos, entre ellos al español, de su reconocimiento como Estado soberano e independiente, sumándole que se cumpla su Derecho al Retorno.

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días, Palestina. Crónicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero, y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI).