Recomiendo:
0

Si los judíos israelíes quieren un cambio tienen que dejar de ser los amos

Fuentes: 972mag

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El hecho de que el ocupante declare su negativa a ser «el enemigo» de los oprimidos, simplemente no es suficiente. Los israelíes deben ir un paso más allá y negarse a ser los amos de los palestinos.

 

Diputados de la Kneset participan en una manifestación en Tel Aviv, a la que asistieron miles de árabes y judíos, en contra de la demolición de viviendas y por la igualdad. 4 de febrero de 2017. (Lev Tohar Jacobson)

Unas horas antes de la protesta árabe-judía en Tel Aviv en la noche del sábado, la ciudad de Qalansuwa realizó una conferencia con motivo del día internacional de solidaridad con los palestinos en Israel. Sí, existe algo así. Este es el segundo año consecutivo en el que se marca este día, con eventos que tienen lugar en Gaza, Ramala y Beirut.

Tuve el honor de hablar en la conferencia el sábado y por lo que pude ver yo era la única persona judía en el recinto. El evento terminó lo suficientemente temprano como para que yo pudiera llegar a la marcha en Tel Aviv. Sin embargo, de alguna manera al final del evento, la protesta parecía menos relevante. Qalansuwa está a menos de una hora de Tel Aviv y aún así existe en lo que se siente como un universo paralelo. Me pareció que era necesario invertir un poco más de energía en aprender acerca de este universo antes de protestar en las calles de Tel Aviv.

No me malinterpreten, en estos días cada acto de resistencia conjunta árabe-judía es digno de elogio. Pero también cabe preguntarse cómo es que siempre jugamos el papel del «anfitrión». ¿Por qué estos actos de protesta conjunta casi siempre tienen lugar en Tel Aviv, que está allí -una vez más- para mostrar al mundo cuán liberal es, mientras que los palestinos se ven obligados a hacer otro peregrinaje desde todo el país hacia la Ciudad Blanca? Uno puede preguntarse también acerca de por qué el idioma hebreo en las manifestaciones es la lengua dominante, donde los judíos hablan en contra del racismo, la demolición de viviendas, la violencia policial. Donde llaman por la igualdad y se niegan a ser enemigos.