Recomiendo:
0

¿Un estudiante palestino quiere una visa para Europa? Déjelo investigar en Gaza

Fuentes: Haaretz
Por ejemplo: un palestino sentado en un barco en la playa de la ciudad de Gaza el 11 de enero de 2018.

Un joven palestino sentado en un barco en la playa de Gaza. Crédito: MOHAMMED ABED / AFP

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El Tribunal de Distrito de Be’erSheva, actuando como un tribunal administrativo, se atrevió a dictaminar que S.O., un estudiante palestino de doctorado en ingeniería, debe poder salir de la Franja de Gaza hacia Tel Aviv para recibir una visa para el estado europeo en el que está destinado a comenzar su investigación el 1 de octubre. Pero Israel está decidido a impedir que el hombre de Gaza de 28 años haga realidad su sueño. Para ello contó con su interminable suministro de tiempo, recursos, empleados, oficiales y juristas. Tan importante fue para Israel derribar la beca de S.O. y su investigación que se apresuró a apelar el fallo de la corte de Be’erSheva ante la Corte Suprema.

Los magistrados de la Corte Suprema no defraudaron. No perdieron la oportunidad de demostrar su conservadurismo. El miércoles los jueces Neal Hendel, AnatBaron y Yosef Elron dictaminaron que una beca única para estudios de doctorado no cumple con los criterios para «casos humanitarios excepcionales». Este es el marco rígido que sigue la oficina del Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios para implementar la política de Israel de negar a los palestinos su libertad de movimiento y aislar a los habitantes de Gaza del resto del mundo.

Como es habitual en la guerra burocrática en la que Israel sobresale, matar el tiempo fue el arma inmediatamente desenfundada contra S.O. Su entrevista en el consulado estaba programada para el 24 de agosto. A fines de julio presentó una solicitud a la Oficina de Coordinación y Enlace del Distrito de Gaza por un día permiso de salida a Tel Aviv. Durante dos semanas, el DCO, que depende del Ministerio de Defensa y el ejército, guardó silencio.

Gisha, una organización israelí de derechos humanos que busca proteger la libertad de movimiento de los palestinos, presentó una petición al tribunal de Be’erSheva, pidiéndole que instruya al DCO para que responda. El Estado respondió que el caso no era urgente. El juez Gad Gidion no estuvo de acuerdo. Programó una audiencia para el 13 de agosto, el día después de que se presentase la petición, y ordenó al Estado que respondiera a la solicitud del permiso de salida. El 18 de agosto el DCO envió su rechazo estándar, S.O. no se aplicó a través de los canales adecuados (es decir, la Autoridad Palestina). No encaja en ninguna categoría de casos excepcionales a los que se les permita salir. Y además hay una pandemia

Los abogados de Gisha solicitaron de inmediato que se escuchara el caso de S.O. Se fijó una audiencia para el 24 de agosto. La reunión del consulado se pospuso para el 2 de septiembre. El juez Ariel Vago, al igual que Gidion, no se dejó intimidar por los argumentos formalistas del Estado (coronavirus, categorías y canales adecuados). Propuso ampliar la definición de “humanitario” más allá de los problemas médicos y pidió al Estado que sopesara la solicitud específica de S.O. Recién en la tarde del 2 de septiembre, pasada la hora de la entrevista consular, la DCO respondió: Consideramos la solicitud. SO no recibe un permiso de salida.

El 5 de septiembre Gisha presentó otra petición. S.O. había logrado obtener una tercera fecha para su entrevista consular, el 16 de septiembre. El 9 de septiembre el tribunal de Be’erSheva celebró su tercera audiencia. El caso había regresado a Gidion, quien, al igual que Vago, creía que la oportunidad que representaba esta beca única y especial era de hecho un caso humanitario. Decidió que se debía permitir a S.O. ir a Tel Aviv, sujeto a un control del servicio de seguridad Shin Bet, lo más rápido posible para no perderse su entrevista nuevamente.

Pero cuando el Estado quiere puede actuar rápidamente: no pasaron dos días antes de que apelara a la Corte Suprema. Esta vez ganó el Estado. Los jueces dictaminaron que el papel del tribunal en primera instancia no es establecer criterios en lugar de las autoridades, sino revisar y monitorear cómo se aplican los criterios. También insinuaron que otorgar un permiso a S.O. sentaría un precedente para otros habitantes de Gaza que ganen becas para estudios en el extranjero, Dios no lo quiera.

Así, los magistrados de la Corte Suprema se unieron al coordinador de actividades del Gobierno y prácticamente anunciaron: Queremos a nuestros habitantes de Gaza cuando son miserables, enfermos y moribundos (e incluso así no siempre) para que sean los únicos a los que arrojaremos migajas de libertad de movimiento. No nos gustan cuando son estudiantes talentosos, investigadores ambiciosos y doctores competentes.

Fuente: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-he-wants-a-visa-to-europe-let-him-do-research-in-gaza-1.9174600

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

0