Recomiendo:
0

Arrestan a sospechoso de ataque en Boston

Fuentes: La Jornada

El hombre más buscado del país, un estudiante de 19 años, fue capturado vivo esta noche en un suburbio de Boston. Es sospechoso de haber llevado a cabo -junto con su hermano mayor, quien murió después de un enfrentamiento con la policía- el peor ataque con bomba contra civiles desde el 11 de septiembre de […]

El hombre más buscado del país, un estudiante de 19 años, fue capturado vivo esta noche en un suburbio de Boston. Es sospechoso de haber llevado a cabo -junto con su hermano mayor, quien murió después de un enfrentamiento con la policía- el peor ataque con bomba contra civiles desde el 11 de septiembre de 2001.

Dzhokhar A. Tsarnaev, identificado ayer por la FBI junto con su hermano en imágenes tomadas en la recta final del maratón de Boston -el pasado lunes, cuando dos bombas estallaron y mataron a tres e hirieron a más de 180-, fue rodeado por un contingente de fuerzas de seguridad pública en una zona residencial de Watertown, suburbio de Boston.

El estudiante de la Universidad de Massachusetts, Dartmouth, estaba escondido en una lancha cubierta en el patio trasero de una casa, donde el residente vio sangre, levantó la cubierta y observó a un joven herido. Entonces se alejó y alertó a las autoridades. Cuando llegaron la policía y la FBI hubo una balacera, pero después de una negociación se logró detener al joven.

Así culminó, a las 20:42 horas locales, una de las más grandes operaciones de captura de un fugitivo en este país, apenas poco más de 24 horas después de que la FBI difundió públicamente las caras de los dos hermanos, Dzhokhar y Tamerlan Tsarnaev, ambos de origen checheno. Con ello también acabó lo que parecía un estado de sitio para un millón de residentes de la zona metropolitana de Boston.

En Washington, el presidente Barack Obama, quien había estado en consultas con los integrantes de su equipo de seguridad nacional todo el día, mientras se mantenía el monitoreo federal a lo que sucedía en Boston, fue informado esta noche de la captura por el director de la FBI, Robert Mueller.

Esta noche Obama declaró en la Casa Blanca: Hemos cerrado un capítulo importante en esta tragedia con la captura del sospechoso. Pero expresó que aún hay muchas preguntas sin respuestas, y aseguró que determinaremos qué ocurrió y determinaremos qué asociaciones tenían estos terroristas. Agregó que también se necesitará entender por qué jóvenes que crecieron y estudiaron aquí optaron por tal violencia.

Elogió la cooperación entre ciudadanos y fuerzas de seguridad, y enfatizó que la investigación continuará. Aconsejó que no se llegue a conclusiones sin sustento, sobre las motivaciones de estos sospechosos. Recordó que la mayor virtud de este país es la diversidad y unidad de la gente que viene de todas partes del mundo.

En Boston, el jefe de la policía, Ed Davis, ofreció algunos detalles sobre la captura. Informó que el sospechoso está herido, en condición seria.

Con la detención del joven se espera responder por fin las dos grandes preguntas detonadas junto con las bombas: ¿quién y por qué?

La fase final de lo que muchos caracterizaron como una pésima película se inició alrededor de las 22 horas del jueves, cuando se reportó que un oficial de seguridad de MIT fue asesinado en el campus de esa prestigiada universidad. Poco después, huyendo en una camioneta robada, se reportó un enfrentamiento entre policías y los hermanos, con un intercambio de unas 200 balas y explosivos. El hermano mayor murió, mientras el otro huyó a pie, aparentemente herido, logrando evadir a los agentes de seguridad pública y el aparato antiterrorista más sofisticado y masivo del mundo.

Con el escape, la ciudad de Boston amaneció hoy clausurada, con casi todas sus actividades suspendidas, mientras las fuerzas de seguridad pública, de más de 30 agencias, intensificaban sus operaciones, incluyendo el rastreo aéreo, terrestre y cibernético de toda pista.

Policía, agentes de la FBI y otras corporaciones federales, soldados de la Guardia Nacional, tanquetas, carros militares blindados, equipos antibombas, escuadrones de francotiradores y helicópteros artillados fueron desplegados por Boston y sus suburbios, en algunos lugares entrando casa por casa, cuadra por cuadra.

El gobernador Patrick Deval había ordenado sellar la ciudad y suspender el servicio de transporte público, hasta de taxis, durante un periodo. Con ello cerraron los comercios de toda la zona. También solicitó que los residentes permanecieran en sus casas con las puertas cerradas y no permitieran ingresar a nadie que no se pudiera identificar como agente de seguridad pública.

En Cambridge, al otro lado del río Charles de Boston, las universidades de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology, junto con Boston University, suspendieron actividades y giraron instrucciones para que todos los estudiantes se mantuvieran en sus dormitorios y casas. Igual para una larga lista de universidades de otras partes de esa zona, reconocida por su alta concentración de instituciones académicas.

El servicio de ferrocarriles de pasajeros, Amtrak, suspendió a lo largo del día todo servicio al norte de Nueva York hasta Boston. El partido de beisbol de los Red Sox, como el de hockey de los Bruins, fueron cancelados.

Durante el día, imágenes de calles principales, plazas y hasta el famoso Harvard Square vacíos, a la entrada de la universidad, dieron un ambiente surrealista a la zona metropolitana este viernes.

Esta noche, poco después de que las autoridades suspendieron la orden de sellar la zona metropolitana y sus suburbios, la ciudad, poco a poco, reanudó sus actividades. Pero se escucharon disparos en el suburbio de Watertown. De inmediato un despliegue masivo de agentes de seguridad -policía, FBI, unidades paramilitares y militares- y ambulancias se concentró en una grupo de casas cerca del río Charles.

¿Es un caso de un atentado terrorista internacional o los actos de extremistas que vivieron muchos años aquí? ¿O es una combinación de las dos cosas?

Durante el día se reveló que el hermano mayor había viajado de regreso a Rusia y, posiblemente, Chechenia durante meses. Además, que se había vuelto más religioso con su fe islámica. Tenía una hija de tres años y todos decían que estaba feliz con ello, que le gustaba vestirse bien y manejar un Mercedes. El hermano menor es recordado como alguien admirado y sociable por sus compañeros de escuelas privadas y la universidad, como atleta, y como alguien que gozaba las fiestas. Una tía de los hermanos en Toronto, Canadá, decía que no era posible que fueran culpables. Un tío en Estados Unidos dijo que merecían ir al infierno si lo hicieron, y llamó a que su sobrino sobreviviente se entregara a las autoridades. El padre, en Rusia, quien había comentado a medios poco antes que creía que sus hijos eran víctimas de un complot para implicarlos, dijo gracias a Dios cuando fue informado que su hijo estaba vivo.

Ahora todos esperan algunas respuestas.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/04/20/mundo/023n1mun

0