Bahréin hace público su informe ante una oposición escéptica

Fuentes: Al-Akhbar English

Traducción para Rebelión de Loles Oliván

Una investigación sobre la represión en Bahréin contra los manifestantes en marzo ha revelado el miércoles, 23 que las fuerzas de seguridad usaron fuerza excesiva y la tortura. El rey Hamad Al-Jalifa ha instado a la reforma.

La Comisión Bassiuni, encabezado por el egipcio-estadounidense Mahmud Cherif Bassiuni, ha urgido igualmente a las autoridades a que revisen las condenas impuestas a individuos encarcelados por la revuelta.

El equipo lo formó y lo financió el gobierno de Bahréin hace cinco meses para investigar presuntos delitos cometidos contra civiles durante las protestas a favor de la democratización que se extendieron por el país en febrero y marzo.

Los resultados de la investigación han sido leídos por Bassiuni en una conferencia de prensa celebrada en el palacio del rey Hamad en Manama.

Bassiuni ha afirmado que fueron asesinadas 35 personas, entre ellas cinco miembros del personal de seguridad, y ha añadido que numerosos detenidos fueron torturados y obligados a confesar.

El número de víctimas mortales de Bassiuni difiere respecto al de un informe similar publicado por una coalición de grupos de derechos humanos de Bahréin el martes 22, que afirmaba que fueron 45 las personas asesinadas durante la represión.

En una declaración en respuesta a la conclusión de la Comisión, el gobierno de Bahréin ha mantenido que la investigación demuestra que los abusos no fueron el resultado de una política oficial. «Lamentablemente, el informe confirma que ha habido casos de fuerza excesiva y malos tratos a detenidos, así como cinco muertes como consecuencia de la tortura», sostiene, y agrega: «El informe no confirma la existencia de una política gubernamental de tortura, malos tratos o uso de fuerza excesiva».

El rey Hamad ha afirmado asimismo que todos los funcionarios que participaron en los actos de tortura y en los abusos serán despedidos e imputados. «Debemos reformar nuestras leyes para armonizarlas con las normas internacionales», ha anunciado el rey Hamad en declaraciones tras la publicación de las conclusiones de la Comisión de Investigación Independiente de Bahréin.

«Vamos a introducir y aplicar reformas que satisfarán a todos los sectores de nuestra sociedad», ha añadido el rey Hamad.

Horas antes de que el esperado informe se hiciera público, han estallado enfrentamientos en Alia entre manifestantes y fuerzas de seguridad después de que un hombre fuera golpeado y muerto por un coche de policía. La policía ha disparado gases lacrimógenos y ha golpeado a los manifestantes con porras.

Se espera que en los próximos días se produzcan nuevas protestas ya que las sigue aumentando la tensión entre los activistas pro-democracia y la policía. Los dirigentes de la oposición han convocado protestas coincidiendo con la publicación del informe y han asegurado que la investigación no será relevante a menos que culpabilice a altos responsables.

El periodista independiente, Matthew Cassel, ha informado a Al-Akhbar desde Bahréin que son muchos los que se han mostrado escépticos sobre la imparcialidad de la comisión, dado que fue establecida y financiada por los gobernantes del reino. «La gente de aquí me decía: ¿cómo es posible que una comisión sea independiente cuando está financiado y creada por el rey, que es quien está cometiendo los delitos?».

Bahréin presenció protestas populares a favor de la democratización y contra la familia real del rey Hamad Al-Jalifa en febrero de 2011. También denominadas como Revolución de la Perla, las protestas fueron reprimidas cuando Arabia Saudí y otros vecinos del Golfo enviaron tropas a Bahréin para reforzar la represión que ha dado lugar a acusaciones de graves violaciones de derechos humanos.

Base de la Quinta Flota de la Marina de guerra estadounidense y a las puertas de Irán, Bahréin es un importante aliado de Estados Unidos en una región actualmente sacudida por una oleada de protestas a favor de la democratización, también conocida como la Primavera árabe.

Un acuerdo de venta de armamento por valor de 53 millones de dólares entre Estados Unidos y Bahréin ha sido suspendido provisionalmente a la espera de que se resuelva la preocupación por las posibles violaciones de derechos humanos de Manama. Washington ha vinculado la aprobación de la venta de armas a la Comisión Bassiuni.

Bahréin está gobernado por una familia real suní sobre una población de mayoría chií. Las protestas a favor de la democratización, sin embargo, atrajeron tanto a militantes suníes como chiíes en un intento de poner fin al régimen de monarquía absoluta del Estado.

Fuente: http://english.al-akhbar.com/content/bahrain-report-released-opposition-skeptical