Recomiendo:
0

Ex analista acusa a Tenet de hipocresía por no haber revelado antes las presiones de la Casa Blanca en favor de la guerra

El nuevo libro del ex director de la CIA, George Tenet, arremete contra Bush

Fuentes: Democracy Now!

Traducido por Mabel Rivas González del Equipo de Traduccion de Cubadebate y Rebelión

En un nuevo libro, el ex director de la CIA George Tenet arremete contra la administración, dice que no había razones contundentes para invadir al Iraq, y acusa a la Casa Blanca de tratar de echarle la culpa a la CIA. En respuesta, seis ex oficiales de la CIA están acusando a Tenet de hipocresía por no haber hablado antes. Estamos conversando con uno de esos ex oficiales de inteligencia, Ray McGovern. [incluye trascripción apresurada]


El 10 de mayo de 2003, el Presidente Bush se paró en la cubierta del portaaviones USS Abraham Lincoln debajo de un cartel que decía «Misión Cumplida.»

 

  • El Presidentee Bush dijo el 10 de mayo de 2003: «Las principales operaciones de combate en el Iraq han concluido. En la batalla del Iraq, los Estados Unidos y nuestros aliados hemos vencido.»

 

Cuatro años después, la ocupación del Iraq por parte de los Estados Unidos continúa sin que se vislumbre un claro final. El Presidente Bush ha prometido vetar un proyecto de ley que la dirección demócrata está enviando hoy a la Casa Blanca y en el que se establece un cronograma no vinculante para la retirada de los soldados de los Estados Unidos. Entretanto, en el Iraq continúa el derramamiento de sangre diario. Solamente el lunes, al menos 102 iraquíes resultaron muertos y el ejército de los Estados Unidos anunció que otros cinco soldados estadounidenses habían muerto durante el fin de semana.

Ahora, en el quinto año de la guerra, otro ex funcionario más de la administración de Bush está acusando a la Casa Blanca de manipular la información de inteligencia para justificar la invasión del año 2003: George Tenet – ex director de la CIA. El nuevo libro de Tenet titulado «At the Center of the Storm» (En el centro de la tormenta) salió a la venta el lunes. En el libro, Tenet arremete contra la administración y dice que no había ninguna razón contundente para ir a la guerra. Tenet acusa a la Casa Blanca de tratar de echarle la culpa a la CIA al afirmar falsamente que él le había dicho al Presidente Bush que encontrar las armas de destrucción en masa en el Iraq sería una «canasta clavada» («slam dunk»).

Tenet también acusa al Vicepresidente Dick Cheney y a sus aliados neoconservadores de empujar a la nación hacia la guerra. Tenet escribe: «Que yo sepa, jamás hubo un debate serio en la administración acerca de la inminencia de la amenaza iraquí.»

Tenet renunció en el año 2004 y fue el segundo director de la agencia central en cuanto a tiempo de permanencia en ese cargo. Posteriormente, Bush le confirió la Medalla de la Libertad , que es la más alta condecoración civil otorgada por la Presidencia de los Estados Unidos.

Ahora, seis ex oficiales de la CIA , incluidos ex importantes expertos sobre el terrorismo, están acusando a Tenet de hipocresía por no haber hablado antes. En una carta publicada durante el fin de semana, exhortaron a Tenet a que «dedicara un gran porcentaje de sus derechos de autor por [su] libro a los soldados estadounidenses muertos y heridos en el Iraq y a sus familiares.»

Uno de esos ex oficiales de inteligencia conversa conmigo desde Washington DC:

  • Ray McGovern , analista de 27 años de carrera en la CIA.

AMY GOODMAN: El 10 de mayo de 2003, el Presidente Bush se paró en la cubierta del portaaviones USS Abraham Lincoln debajo de un cartel que decía «Misión Cumplida.»

PRESIDENTE GEORGE W. BUSH: Las principales operaciones de combate en el Iraq han concluido. En la batalla del Iraq, los Estados Unidos y nuestros aliados hemos vencido.

AMY GOODMAN: Cuatro años después, la ocupación del Iraq por parte de los Estados Unidos continúa sin que se vislumbre un claro final. El Presidente Bush ha prometido vetar un proyecto de ley que la dirección demócrata está enviando hoy a la Casa Blanca y en el que se establece un cronograma no vinculante para la retirada de los soldados de los Estados Unidos. Entretanto, en el Iraq continúa el derramamiento de sangre diario. Solamente el lunes, al menos 102 iraquíes resultaron muertos y el ejército de los Estados Unidos anunció que otros cinco soldados estadounidenses habían muerto durante el fin de semana.

Ahora, en el quinto año de la guerra, otro ex funcionario más de la administración de Bush está acusando a la Casa Blanca de manipular la información de inteligencia para justificar la invasión del año 2003: George Tenet, ex director de la Agencia Central de Inteligencia. El nuevo libro de Tenet titulado At the Center of the Storm (En el centro de la tormenta) salió a la venta el lunes. En el libro, Tenet arremete contra la administración y dice que no había ninguna razón contundente para ir a la guerra. Tenet acusa a la Casa Blanca de tratar de echarle la culpa a la CIA al afirmar falsamente que él le había dicho al Presidente Bush que encontrar las armas de destrucción en masa en el Iraq sería una «canasta clavada» («slam dunk»). Tenet también acusa del Vicepresidente Dick Cheney y a sus aliados neoconservadores de empujar a la nación hacia la guerra. Tenet escribe: «Que yo sepa, jamás hubo un debate serio en la administración acerca de la inminencia de la amenaza iraquí.»

Tenet renunció en el año 2004 y fue el segundo director de la agencia central en cuanto a tiempo de permanencia en ese cargo. Posteriormente, Bush le confirió la Medalla de la Libertad , que es la más alta condecoración civil otorgada por la Presidencia de los Estados Unidos.

Ahora, seis ex oficiales de la CIA , incluidos ex importantes expertos sobre el terrorismo, están acusando a Tenet de hipocresía por no haber hablado antes. En una carta publicada durante el fin de semana, exhortaron a Tenet a que «dedicara un gran porcentaje de sus derechos de autor por [su] libro a los soldados estadounidenses muertos y heridos en el Iraq y a sus familiares.» Uno de esos ex oficiales de inteligencia conversa conmigo ahora desde Washington, D.C. Ray McGovern trabajó durante veintisiete años como analista de la CIA. Bienvenido a Democracy Now!, Ray McGovern.

RAY McGOVERN: Gracias, Amy.

AMY GOODMAN: Háblenos acerca de lo que  George Tenet ha dicho en su libro.

RAY McGOVERN: Bueno, es cierto , desde luego, que se comenzó la guerra de manera fraudulenta. La información de inteligencia fue manipulada. Pero lo que George Tenet no confiesa es que él fue el principal manipulador. Tenemos pruebas documentales de que George Tenet, por ejemplo, dijo a su homólogo británico el 20 de julio de 2002, o sea, ocho meses antes de la guerra, que la información de inteligencia se estaba ajustando en torno a la política. Más claro ni el agua. Esas fueron una actas tomadas por un participante en una reunión celebrada en 10 Downing Street ese mismo día, y el Gobierno británico ha dado fe de su autenticidad. De modo que George Tenet está siendo un poco insincero al sugerir que él es el ángel caído aquí.

AMY GOODMAN: Tenent dice  que él jamás dijo que el hecho de que Saddam Hussein tuviera armas de destrucción en masa fuera una canasta clavada (slam dunk).

RAY McGOVERN: Amy, esta es la cosa más extraña que he visto en todos los años que llevo viendo a los líderes de la inteligencia. Lo que él dice es… sí… cuando dijo «canasta clavada» («slam dunk») no quiso decir que las pruebas de que hubiera armas de destrucción en masa en el Iraq fuese una canasta clavada (slam dunk). Lo que él quiso decir fue: «Sr. Presidente, con esta prueba podemos lograr que este caso sea una canasta clavada para el consumo popular con el público y con el Congreso». Ahora bien, ¿acaso piensa que eso lo exime de culpa? Lo que quiero decir es que eso es peor aún. ¿En qué lugar se dice que el director de la inteligencia central… o qué lugar del calificador de cargo del director de la CIA se dice que tiene que participar y ayudar al Presidente a manipular las pruebas para comenzar una guerra sin motivo y que era totalmente innecesaria? Está aceptando haber cometido un delito más atroz que el de sencillamente haberse equivocado acerca de la presencia de las armas de destrucción en masa en el Iraq. Él no se da cuenta de eso.

AMY GOODMAN: Una de las cosas que está aduciendo la  administración es que George Tenet no está diciendo la verdad. Por ejemplo, acerca del 12 de septiembre, al día siguiente de los ataques contra el World Trade Center y el Pentágono, Tenet escribió que se dirigía hacia la Casa Blanca detrás de Richard Perle, quién dijo que esos ataques estaban vinculados con el Iraq. Resulta que Richard Perle no se encontraba en el país ese día. Luego George Tenet afirmó que tal vez se había equivocado de fecha, pero que no se había equivocado en cuanto a la sustancia de la conversación.

RAY McGOVERN: Claro , Amy. Tenet se ha equivocado en muchas cosas, ¿sí? Anoche, en el programa de Larry King, Tenet estaba hablando acerca del cuñado de Saddam Hussein. Pues bien, ese hombre no era su cuñado, sino su yerno. Y eso es importante, pues su yerno era el encargado de los programas nucleares, químicos, biológicos y coheteriles en el Iraq. El hombre desertó en 1995, y ¿adivinen lo que nos dijo? Nos dijo que allí no había armas de destrucción en masa. ¿Cómo lo sabía? Él era el que estaba encargado de eso y ordenó destruirlas.

Ahora bien, su testimonio, el hecho de que hablara con nosotros, fue utilizado por Dick Cheney, George Bush y otros altos funcionarios para demostrar la utilidad de los desertores. Pero tergiversaron las pruebas al decir que el hombre había dicho que había armas de destrucción en masa en el Iraq, cuando en realidad el hombre había dicho exactamente lo contrario. Y ese testimonio… su testimonio… es decir… el informe recapitulativo de su testimonio, fue entregado a la revista Newsweek, que lo publicó el 24 de febrero de 2003, o sea, tres semanas antes de que se iniciara la guerra. Y, desafortunadamente, los principales medios de difusión no le prestaron atención. Se publicó en una pequeña sección de Newsweek, y los principales medios de difusión no consideraron que fuera importante que la principal razón utilizada para comenzar esta guerra fuera comprobadamente falsa, como había dicho el propio yerno de Saddam Hussein, quién no sólo sabía de lo que estaba hablando, sino que el resto de la información que había aportado resultó correcta.

De modo que… usted sabe… George Tenet también sabía eso. Así pues, hay muchas cosas aquí que realmente huelen a quemado. Pero, básicamente… usted sabe… lo principal es que sí…. que George Tenet está en lo cierto. La administración mintió descaradamente para llevarnos a esta guerra. El único problema es que George Tenet debía reconocer que lo sabía. Debía decir: «Bueno, sí, fui parte de eso. Fui parte de esa conspiración. Y esos 4 millones de dólares que estoy ganando con este libro se los daré a los familiares de los que fueron asesinados debido a este engaño y a los familiares de los lisiados que aún rondan el Hospital Walter Reed.»

AMY GOODMAN: George Tenet dice en su libro que la idea del injustificado programa de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional partió del Vicepresidente Dick Cheney.

RAY McGOVERN: Bueno… usted sabe…  casi todas las ideas han partido del Vicepresidente Dick Cheney. Hay una cita de él…bueno, en realidad él habló unos tres días después de los ataques del 11 de septiembre y dijo: «Como saben, tendremos que hacer muchas cosas ocultas aquí», de modo que incluyeron la tortura… y él fue el vicepresidente de la tortura. Incluyeron las escuchas telefónicas injustificadas, y usted y yo podemos estar siendo escuchados ahora, aun cuando somos civiles estadounidenses, e incluso aun cuando, que yo sepa, nadie ha abolido la Cuarta Enmienda. Y sobre este país y sobre el resto del mundo han caído humillaciones de todo tipo por culpa de Dick Cheney.

AMY GOODMAN: Permítame pasar al tema de la  tortura. En la entrevista de George Tenet en el programa 60 Minutes el domingo, cuando lanzó su libro, negó que las técnicas de interrogatorio de la CIA pudieran definirse como tortura.

GEORGE TENET: Permítame repetírselo de nuevo : nosotros no torturamos a la gente.

SCOTT PELLEY: Bueno… no me diga , George.

GEORGE TENET: Le estoy diciendo que nosotros no torturamos a la gente .

SCOTT PELLEY: Khalid Sheikh Mohammed?

GEORGE TENET: N osotros no torturamos a la gente.

SCOTT PELLEY: ¿ El submarino (asfixia por inmersión)?

GEORGE TENET: Nosotros no….

SCOTT PELLEY: Eso es tortura .

GEORGE TENET: Yo no hablo sobre las técnicas, y nosotros no torturamos a la gente.

SCOTT PELLEY: Es…

GEORGE TENET: Bueno, ahora escúcheme a mí. No. Escúcheme usted a mí.

AMY GOODMAN: Y ahora de nuevo escucharán a  George Tenet hablando con Scott Pelley en 60 Minutes del domingo.

GEORGE TENET: Sé que este programa ha salvado vidas. Hemos logrado desbaratar complots.

SCOTT PELLEY: Pero lo que usted está diciendo esencialmente es que hay que torturar a algunas personas.

GEORGE TENET: No, no he dicho eso. No he dicho eso.

SCOTT PELLEY: Usted me está diciendo que las técnicas perfeccionadas de interrogatorio…

GEORGE TENET: Yo no he dicho eso. Yo no he dicho eso. Nosotros no torturamos. Óigame lo que le digo.

SCOTT PELLEY: Bueno, usted podría…

GEORGE TENET: Usted está haciendo una suposición. Usted…

SCOTT PELLEY: En su libro usted las llama «técnicas perfeccionadas de interrogatorio.»

GEORGE TENET: Bueno, así es como las llamamos.

SCOTT PELLEY: Eso es un eufemismo.

GEORGE TENET: Bueno, no voy a tener un debate semántico con usted. Le estoy diciendo lo que yo creo.

SCOTT PELLEY: ¿Jamás muere nadie en el programa de interrogatorio?

GEORGE TENET: No.

SCOTT PELLEY: Usted está seguro de eso.

GEORGE TENET: Sí. En el programa del que estamos hablando usted y yo no muere nadie.

SCOTT PELLEY: ¿ Alguna vez ha presenciado cómo se hacen esos interrogatorios?

GEORGE TENET: No.

SCOTT PELLEY: ¿Usted no consideraba que fuera su responsabilidad conocer lo que usted estaba aprobando?

GEORGE TENET: Lo entendía. No soy un mirón. Entiendo lo que estaba aprobando.

AMY GOODMAN: George Tenet fue interrogado por Scott Pelley en 60 Minutes del domingo. «En este programa…no», no muere nadie. George Tenet hablaba muy cautelosamente aquí, mientras bebía un sorbo de agua, al responder la pregunta de Scott Pelley. Ray McGovern, ¿podría darnos su criterio sobre esa respuesta?

RAY McGOVERN: Bueno Amy , usted sabe… esta gente se piensa que si repiten las cosas bastante… Tenet repitió: «Nosotros no torturamos» cinco veces en el espacio de un párrafo. Y luego, si uno bravuconea e intimida y dice: «Ahora escúcheme. Usted no me está escuchando,» se cree que la gente lo va a tomar a uno más en serio. Eso es ridículo. Desde luego que torturan. En la próxima oración dice que había circunstancias especiales, esa gente era terrible, el contexto posterior a los ataques del 11 de septiembre era tal que en gran medida teníamos que hacer frente a esa gente con medidas extraordinarias… usted sabe, no sé por quiénes nos toma. ¿Por idiotas? Lo que quiero decir es que tal vez él nunca recibió clases de lógica, aunque fue a la Universidad de Georgetown. Solíamos recibir clases de lógica. Y cuando uno dice: «Nosotros no torturamos», y luego uno dice: «Había que torturar a esa gente», evidentemente, el número no juega con el billete.

Ahora bien, creo que John McCain estaba en lo cierto al decir: «No creo en la premisa de George Tenet de que se salvaron vidas gracias a la tortura», y yo no lo creo tampoco. Amy, en este país solía entenderse que la tortura estaba descartada por ser inhumana, por ser indigna de naciones civilizadas. Es más, el propio Patrick Henry dijo que nosotros dejamos las clavijas y los dispositivos de tortura en el viejo mundo. La tortura no funciona. Ya sabes, si eres utilitarista debes saber eso. Los oficiales de inteligencia experimentados lo saben. Esa bomba colocada en Times Square, es una pista falsa, nunca sucedió, ¿Está bien? Y lo otro es que… y no es insignificante, Amy…creo firmemente que la tortura es intrínsicamente algo malo. Está en la misma categoría que la violación sexual o la esclavitud: siempre es algo malo. Y creo que John McCain lo reconoce de una manera especial. De modo que ver al director de la Agencia Central de Inteligencia decir que nosotros no torturamos, pero en realidad sí lo hacemos, verdaderamente me da mucho dolor.

AMY GOODMAN: Ray McGovern, usted trabajó para la CIA durante más de un cuarto de siglo. Usted era uno de los principales oficiales encargados de informar al Vicepresidente George H.W. Bush. Ya llevamos cinco años de guerra. Este es el aniversario del día en que el Presidente Bush se paró debajo del cartel que decía «Misión Cumplida» y dijo que las principales operaciones habían terminado. Es el día en que la dirección demócrata del Congreso está enviando un proyecto de ley al Presidente Bush, proyecto que ha prometido vetar, que financia la guerra, pero que también contiene un cronograma no vinculante para la retirada. ¿Qué cree usted que tiene que pasar ahora?

RAY McGOVERN: Creo que personas como Dick Durbin tienen que cambiar radicalmente su modo de pensar y darse cuenta de que ellos no son una rama supeditada al Gobierno. Como usted sabe, yo soy de Virginia, y creo que George Mason y James Madison y Tom Jefferson deben estar revolviéndose en la tumba. Por ejemplo, Durbin dijo: «Yo sabía que la guerra se iba a realizar de manera fraudulenta, pero me hicieron jurar que guardaría el secreto.» Bueno, él juró defender la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, externos e internos. Y eso es lo que debió haber hecho. La información clasificada es para proteger a las fuentes y los métodos. No es para proteger a los Presidentes, ¿correcto? De modo que él debió haber dicho: «Miren, esto no es lo que estoy oyendo en el Comité de Inteligencia. Deténganse ahí. No vamos a ir a la guerra hasta que esté satisfecho con los argumentos.» Él no lo hizo.

Ahora ellos son… bueno, ahora ellos son mayoría. Ellos eran mayoría entonces en el Senado, y ellos no le hicieron frente. Ahora… uno tiene que hacerle frente ahora, porque este país necesita poner fin a esta guerra. Espero que tengan las agallas para hacerlo.

AMY GOODMAN: Sobre la cuestión que  usted plantea acerca de que el Senador Dick Durbin había dicho que estaba molesto sobre ese asunto, pero que «francamente, no podía hacer mucho al respecto porque en el Comité de Inteligencia tenemos que jurar guardar secreto», él se estaba refriendo a que fue engañado para que aceptara la guerra. Durbin añadió: «No podemos salir por la puerta y decir que la declaración que hizo ayer la Casa Blanca se contradice directamente con la información clasificada que se le está dando al Congreso.» ¿Por qué él no puede decir precisamente eso?

RAY McGOVERN: Desde luego que puede… desde luego que puede decirlo . Y desde hace varios años ya, la gente de la Cámara ha venido diciendo; «Bueno, no podemos hacer nada porque somos minoría.» Bueno, al reflexionar sobre esto, me doy cuenta de que cuando él hizo esto o no hizo esto… los demócratas eran la mayoría en el Senado. De modo que, lo que estoy diciendo aquí es que ellos tienen que ponerse a la altura de sus prerrogativas constitucionales, de sus responsabilidades constitucionales, y asegurarse de que esta guerra se detenga, porque no hay justificación para aumentar los efectivos ni la financiación, salvo para impedir que la guerra se pierda definitivamente durante el mandato de George Bush y Dick Cheney. Eso es por lo que están muriendo nuestros hombres, por lo que nuestros hombres y mujeres están muriendo ahora, y es algo sin escrúpulos.

AMY GOODMAN: ¿Qué es lo que usted cree que suceda si el Presidente veta el proyecto de ley que se le ha enviado , como en efecto ha prometido hacer ?

RAY McGOVERN: Creo que los demócratas tienen que volver a empezar de nuevo e imponer estructuras más bien restrictivas en el próximo texto legislativo y no guardar sus tiendas de campaña como hacen los árabes y escabullirse sigilosamente. La idea generalmente aceptada era que si el primer proyecto de ley era rechazado, entonces los demócratas tendrían que dar al Presidente lo que él quiere. Lo que realmente me preocupa, Amy, es que personas como Carl Levin han dicho que jamás nos negaremos a financiar a los soldados.

Y tratando de entender por qué Carl Levin socavaría la autoridad del Líder de la Mayoría en el Senado, encontré algo interesante, Amy, y es que Carl Levin obtiene más dinero del cabildeo pro israelí del Comité Israelo-Estadounidense de Asuntos Públicos (AIPAC) que cualquier otro senador. Ahora bien, ¿con esto estoy queriendo decir que él está haciendo esto por dinero? Creo que tenemos que darle el beneficio de la duda, porque él es uno de los chicos buenos, pero indudablemente se está comportando como uno de esos neoconservadores que no pueden distinguir con claridad entre lo que ellos perciben como interés estratégico de Israel, por una parte, y los intereses estratégicos de los Estados Unidos, por la otra. Y cuando Olmert y Livni, la ministra de relaciones exteriores, vinieron aquí a la reunión del AIPAC hace cuatro semanas y dijeron: «No den muestras de debilidad con respecto al Iraq ahora. Si se van del Iraq, esta región sería más peligrosa para Israel –bueno, y para todo el mundo y para ustedes mismos también». Dios mío, Amy, eso es muy transparente. Si Levin es una de esas personas que no puede distinguir en lo absoluto entre nuestros intereses y los de Israel, bueno, es que no ha leído el discurso de despedida de George Washington, que alertó precisamente contra esas ataduras apasionadas y alianzas enredadas. Eso es lo que tenemos, y eso es lo que está en el fondo de muchos de nuestros problemas en el Medio Oriente.

AMY GOODMAN: Ray McGovern, analista de veintisiete años de experiencia con la CIA , quiero darle las gracias por haber estado con nosotros.

RAY McGOVERN: Ha sido un gran placer.

AMY GOODMAN: Gracias

 

0