Recomiendo:
3

Los migrantes y la contingencia del COVID 19 en EU

El recrudecimiento de la exclusión y la violencia

Fuentes: Rebelión

El COVID 19 y la población en un contexto global

La pandemia del COVID 19 se ha expandido prácticamente a todos los países del orbe, y ya hay más de un millón doscientos mil infectados y más de está sesenta y cuatro mil muertos [1]. Actualmente Estados Unidos (EU) es el país con el mayor número de contagios (con cerca de trescientos mil) y está sumergido en una crisis sanitaria sin precedentes [2]. Además, en el contexto del incremento del desempleo de varios millones de personas debido a la pandemia, en dicho país pronto se avizora una recesión económica muy acentuada.

Si bien en los procesos de contagio no hay una distinción de clase social, etnicidad o estrato socio económico, quienes se verán más afectados son las poblaciones con condiciones de vida más precarias y que tienen poco o nulo acceso a servicios de salud. Esta emergencia sanitaria no se limita únicamente al contagio del virus, sino que se ve incrementada y magnificada por el deterioro, adelgazamiento, privatización e insuficiencia de los servicios de salud de muchos países (en especial de EU), consecuencia de décadas de políticas neoliberales en el sector salud.

Además, los efectos no se acotan a las centenas de miles de enfermos y las decenas de millares de muertes registrados a nivel mundial a la fecha. Están también el impasse de los procesos productivos y las profundas crisis económicas derivas del cese de actividades comerciales y laborales, que generarán dinámicas de pauperización, pérdida de empleo y contracción de la actividad económica (a escala nacional, regional y global).

Dentro de los grupos de población que han sido fuertemente impactados, los migrantes internacionales forzados y los refugiados serán uno de los más afectados a nivel internacional. En diversos campos de refugiados de Europa (Alemania, Francia, Grecia) y Medio Oriente, las crisis humanitarias asociadas al COVID 19 son inminentes [3]. Esto resultado de las precarias condiciones de vida actuales de los refugiados en dichos sitios (hacinamiento, insuficiencia de alimentos y agua, y carencia de servicios médicos), y del casi nulo acceso a recursos materiales e infraestructura para hacer frente a la pandemia.

Los migrantes en EU y la contingencia del COVID 19

Actualmente en EU hay millones de trabajadores migrantes indocumentados y cerca de cincuenta mil migrantes irregulares en diversos centros de detención. Ya desde antes de la contingencia del COVID 19, dichos centros eran cárceles de facto, donde acontecían abiertas, generalizadas y gravísimas violaciones a los derechos humanos de los migrantes. Dichas violaciones abarcaban, desde la ausencia de procesos de asesoría jurídica, condiciones de claro hacinamiento y falta de atención médica, hasta la separación de miles de familias, la retención y confinamiento de millares de menores, e incluso han ocurrido las muertes de varios migrantes de 2019 a la fecha [4].

En el contexto de esta ominosa historia de los centros de detención (como lugares de fehaciente violencia hacia los migrantes), dichos centros, dada sus condiciones de acentuado hacinamiento y de insuficiencia en el acceso a servicios de salud, corren el riesgo de volverse focos de infección y contagio para miles de migrantes. Como es sabido y ha sido documentado, la mayoría de estos centros no tienen las condiciones para el aislamiento y el tratamiento médico necesarios para contener la epidemia del COVID 19 [5]. Ahora, los migrantes, no sólo están expuestos a las dinámicas de exclusión y violencia que habitualmente sufrían y sufren en esos lugares, sino que, además, serán vulnerables a procesos de contagio masivos y no contarán con la atención de salud básica [6].

Por ello, desde hace semanas, varios grupos de la sociedad civil, algunos políticos y diversas organizaciones pro migrantes han demandado la liberación de aquellos migrantes sin antecedentes penales graves (que son la inmensa mayoría) y que están retenidos en diversos centros de detención en EU [7].

Por otra parte, millones de trabajadores migrantes irregulares, que se encontraban laborando en EU, se quedaron sin trabajo en la contingencia del COVID 19 y no serán contemplados en el plan de rescate económico que anunció recientemente el gobierno estadounidense. Con esto, la incertidumbre y la zozobra se cierne y caerá sobre millones de personas (y sus familias), quienes, mediante trabajos mal pagados y sin prestaciones, lo único que buscaban era mejorar sus condiciones de vida y resolver sus necesidades.

Notas.

[1] https://www.jornada.com.mx/2020/04/05/politica/005n2pol

[2] https://www.jornada.com.mx/2020/04/05/politica/003n1pol

[3] https://www.france24.com/es/20200405-grecia-cuarentena-segundo-campo-refugiados-covid19

[4] https://www.alainet.org/es/articulo/203907

[5] https://www.jornada.com.mx/sin-fronteras/2020/04/05/bomba-de-tiempo-centros-de-detencion-en-eu-por-covid-19-advierten-expertos-8495.html

[6] https://www.jornada.com.mx/sin-fronteras/2020/04/05/bomba-de-tiempo-centros-de-detencion-en-eu-por-covid-19-advierten-expertos-8495.html

[7] https://www.democracynow.org/2020/4/1/headlines/congressional_hispanic_caucus_demands_release_of_all_jailed_immigrants_amid_pandemic

[8] https://www.democracynow.org/2020/3/30/headlines/millions_of_undocumented_workers_left_out_of_coronavirus_stimulus_plan_dozens_of_immigrants_on_hunger_strike_at_northwest_detention_center

3