Recomiendo:
0

Hijo de los Rosenberg denuncia abuso del gobierno de Estados Unidos en el caso de sus padres

Fuentes: Cubadebate

Queridos Amigos, Ya muchos de ustedes deben haberse enterado que el 11 de septiembre pasado, se divulgaron las transcripciones que registran el testimonio de 43 de los 46 testigos que se presentaron ante el gran jurado que investigaba a mis padres en 1950 – 1951. (*Solo una parte del testimonio de Harry Gold, un testigo […]

Queridos Amigos,

Ya muchos de ustedes deben haberse enterado que el 11 de septiembre pasado, se divulgaron las transcripciones que registran el testimonio de 43 de los 46 testigos que se presentaron ante el gran jurado que investigaba a mis padres en 1950 – 1951. (*Solo una parte del testimonio de Harry Gold, un testigo fundamental para la fiscalía, fue asequible, y a pesar de esfuerzos legales hechos hasta la fecha no se ha logrado publicitar los testimonios de otros tres testigos que incluyen al hermano de Ethel Rosenberg, David Greenglass, la pieza más importante en el caso.)

Dar a conocer esta información coincide con un artículo publicado en el New York Times donde se entrevista a Morton Sobell, compañero también acusado en el caso de mis padres. Desde que fuera detenido hace ya más de 50 años, Mort ha insistido en su inocencia. Pero durante la entrevista de la semana pasada admitió que él y Julius Rosenberg le habían pasado inteligencia militar no-atómica a los Soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial con el propósito de ayudarlos a derrocar a los Nazis.

Durante la pasada semana he leído las 930 paginas de testimonios del Gran Jurado que han sido dadas a conocer y mi hermano ha conversado directamente con Mort para esclarecer lo planteado por él. Muchos de ustedes deben estarse preguntando cual ha sido mi reacción ante estas revelaciones.

Aquí les expongo lo que primero pensé después de haber integrado la información de la semana pasada con el resto de los registros históricos.

1 ) Desde los años 1980 sostengo que es posible que mi padre haya incurrido en el espionaje no-atómico, pero que JAMÁS participó en NINGUNA actividad que resultara en la obtención por parte de él de «los secretos de la bomba atómica» ni en habérselo pasado a los Soviéticos. La declaración de Mort me motiva a aceptar que es prácticamente inequívoco que Julius en efecto participó con otros en el paso de información militar. Pero al mismo tiempo, considero que este letargo que no cesa esclarece aun más el hecho de que Julios no «robó» ni transmitió «los secretos de la bomba atómica,» el crimen por el cual fue ejecutado.

2) El testimonio de Ruth Greenglass ante el gran jurado trae consigo varios bombazos pero solo detallaré uno aquí. Ruth y su esposo David (la cuñada y el hermano de mi madre), cooperaron con la fiscalía a cambio de que le dieran una sentencia relativamente suave a David y para que no hubieran cargos contra Ruth. Fue el testimonio de Ruth durante juicio el que trajo consigo la única prueba que llevó a que la condenaran. Ruth planteó durante el juicio que Ethel mecanografió las notas escritas a mano por David que describían la bomba atómica, un acto que hubiera convertido a Ethel en una participante activa dentro de la supuesta red de espionaje. Sin embargo, a pesar de haber cooperado como testigo y tratando de mantenerse con el favor del fiscal, el testimonio de Ruth ante el gran jurado NO incluye nada respecto a que Ethel haya mecanografiado notas; NO incluye nada ni siquiera respecto a la presencia de Ethel durante reuniones donde ni siquiera hubía notas; y la maldita contradicción que aparece durante su testimonio donde dice que fue RUTH la que escribió notas a mano y que estas describían los edificios en Los Alamos y no la bomba atómica.

  3) Todo lo que he aprendido durante la semana pasada unido a lo que sé por la información ya estaba al alcance, refuerza la mayor lección que se puede aprender del caso de mis padres – que el gobierno de los EEUU abusó de su poderío de manera verdaderamente peligrosa, abuso que es revelado ahora. Los que desde el poder estuvieron involucrados en el caso de mis padres:

 

  • Crearon y alimentaron la histeria anticomunista
  • Sacaron provecho del clima político al atacar a mis padres y luego hacer de ellos el centro del miedo y la ira durante la Guerra fría
  • Crearon testimonios y pruebas
  • Facilitaron la mala conducta judicial
  • Acosaron a testigos debido a sus creencias políticas y no por sus supuestas actividades ilegales
  • Detuvieron a Ethel simplemente como palanca para ver si lograban que Julius cooperara con la fiscalía
  • Usaron el arma fundamental – la amenaza de muerte – para intentar extorsionar una confesión por parte de mis padres y obligarlos a nombrar e inculpar a otros
  • Crearon el mito de que había «un secreto» clave de la bomba atómica, y luego inventaron una estrategia para hacer parecer a Julius como el que había buscado y pasado ese «secreto»
  • Ejecutaron a Julius cuando se negó a cooperar a pesar de saber que el «secreto» usado para justificar la pena de muerte era una falacia creada por la fiscalía
  • Ejecutaron a Ethel cuando esta se negó a cooperar, a pesar de saber que ella no era culpable de NINGUN cargo expuesto en su contra y que no había participado en NINGUNA actividad de espionaje.

Y por último, las agencias y los individuos involucrados en el caso de mis padres sistemáticamente y enfáticamente encubrieron y negaron todos estos abusos. Para finalizar, estas nuevas revelaciones hacen aun más resuelto mi compromiso de ayudar a aquellos para quien existe la Fundación Rosenberg para Niños: las familias de hoy que son víctimas de acoso similar y sufren tragedias personales similares.

Les agradezco a todos los múltiples mensajes de apoyo y solidaridad que nos han enviado a mí y a mi familia, y los invito a que aquellos de ustedes que deseen más información (incluyendo detalles sobre como ver las transcripciones del gran jurado) a que visiten el sitio Web de RFC en el vínculo: www.rfc.org.

Robert Meeropol Director Ejecutivo

*********************************

Rosenberg Fund for Children

0