Recomiendo:
0

Los discípulos de Goebbels se ensañan con Siria

Fuentes: domenicolosurdo.blogspot

¿Cuál es la naturaleza del conflicto que asola Siria desde hace meses? Con este artículo me gustaría invitar a todos los que defienden la causa de la paz y la democracia en las relaciones internacionales a hacerse algunas preguntas elementales; por mi parte, trataré de responder dando la voz a órganos de prensa y periodistas […]

¿Cuál es la naturaleza del conflicto que asola Siria desde hace meses? Con este artículo me gustaría invitar a todos los que defienden la causa de la paz y la democracia en las relaciones internacionales a hacerse algunas preguntas elementales; por mi parte, trataré de responder dando la voz a órganos de prensa y periodistas nada sospechosos de complicidad con los dirigentes de Damasco.

1. En primer lugar cabe preguntarse cuál era la situación de este país de Oriente Próximo antes de la llegada al poder, en 1970, de los Assad (padre e hijo) y del régimen actual. Pues bien, antes de aquella fecha, «la república siria era un Estado débil e inestable, un palenque para las rivalidades regionales e internacionales»; los acontecimientos de los últimos meses significan la vuelta a la «situación anterior a 1970». Quien se expresa en estos términos es Itamar Rabinovich, ex embajador de Israel en Washington, en el International Herald Tribune del 19-20 de noviembre . Podemos extraer una primera conclusión: la rebelión apoyada en primer lugar por EE. UU. y la Unión Europea podría retrotraer a Siria a una situación semicolonial.

2. ¿Las condenas y sanciones de Occidente y su aspiración a un cambio de régimen en Siria están inspiradas en la indignación por la «represión brutal» de manifestaciones pacíficas, una represión ejercida por el poder? En realidad, ya en 2005, «George W. Bush quería derrocar a Bashar al-Assad». Siguen siendo palabras del ex embajador israelí en Washington, quien añade que ahora el gobierno de Tel Aviv se ha sumado a esta política de «cambio de régimen» en Siria: hay que acabar de una vez con un grupo dirigente que desde Damasco apoya a «Hizbulá en Líbano y a Hamás en Gaza» y estrecha vínculos con Teherán. Sí, «profundamente preocupado por la amenaza iraní, Israel es de la opinión de que si se quita el ladrillo sirio del muro iraní, la política regional podría entrar en una nueva fase. Es evidente que tanto Hizbulá como Hamás se mueven ahora con más cautela». De modo que el blanco de la rebelión y de las maniobras relacionadas con ella no es únicamente Siria, sino también Palestina, Líbano e Irán: se trata de asestar un golpe decisivo a la causa del pueblo palestino y consolidar el dominio neocolonial de Israel y Occidente en una región de crucial importancia geopolítica y geoeconómica.

3. ¿Cómo lograr este objetivo? Lo explica con claridad Guido Olimpio en el Corriere della sera del 29 de octubre: en Antakya, una región de Turquía colindante con Siria, ya opera el «Ejército Libre Sirio, una organización que practica la lucha armada contra el régimen de Assad». Es un ejército que recibe armas e instrucción militar de Turquía. Además (sigue diciendo Guido Olimpio en el Corriere della sera del 13 de noviembre) Ankara «ha amenazado con crear una franja tapón de 30 kilómetros en territorio sirio». Vemos que el gobierno de Damasco no sólo tiene que hacer frente a una rebelión armada, sino a una rebelión armada respaldada por un país que dispone de un dispositivo militar de primer orden, que es miembro de la OTAN y amenaza con invadir Siria. Cualesquiera que hubieran sido los errores y las culpas de sus dirigentes, este pequeño país está sufriendo, de hecho, una agresión militar. Turquía, que lleva varios años de fuerte crecimiento económico, desde hace algún tiempo mostraba signos de impaciencia por el dominio de Israel y EE. UU. en Oriente Próximo. Obama responde a esta impaciencia empujando a los dirigentes de Ankara en una dirección de subimperialismo neo-otomano, controlado, evidentemente, por Washington.

4. De los análisis y testimonios que acabo de aportar se desprende que Siria se ve obligada a pelear en condiciones muy difíciles para mantener su independencia, haciendo frente a un formidable bloqueo económico, político y militar. Además, la OTAN amenaza directa o indirectamente a los dirigentes de Damasco con reservarles el mismo fin que a Gadafi, el asesinato y el linchamiento. La infamia de la agresión debería ser evidente para todos los que estén dispuestos a hacer siquiera un mínimo esfuerzo intelectual. Pero Occidente, valiéndose de su terrible potencia de fuego mediático y de las nuevas técnicas de manipulación que brinda el desarrollo de internet, presenta la crisis siria como en ejercicio de una violencia brutal y gratuita contra manifestantes pacíficos y no violentos. No cabe duda de que Goebbels, el maléfico y brillante ministro del Tercer Reich, ha creado escuela; es más, debemos reconocer que sus discípulos de Washington y Bruselas han superado a su nunca olvidado maestro.

Traducción: Juan Vivanco para Tercera Información:http://domenicolosurdo.blogspot.com… contro.html#comment-form

0