Recomiendo:
0

Coronavirus en EE.UU.

Muerte por racismo

Fuentes: The Lancet - Viento Sur

Las personas negras de todos los grupos etarios tienen casi tres veces más probabilidades que las blancas de contraer COVID-19. Estas cifra no son sorprendentes y reflejan patrones bien documentados de morbilidad y mortalidad en una amplia gama de resultados de salud que se han observado en Estados Unidos durante décadas.

El asesinato de George Floyd, asfixiado por un oficial de policía que, durante 8 minutos y 46 segundos, presionó con su rodilla en el cuello de Floyd el 25 de mayo, es sólo el último ejemplo de una larga historia de terror racial y brutalidad policial contra los negros en los EE.UU., y ha provocado la indignación mundial. Si bien este acto de violencia es horrendo en sí mismo, su ocurrencia en el contexto de una pandemia mundial que ha causado estragos en las comunidades negras – causando más de 30 000 muertes en el lapso de 4 meses – ha obligado a un reconocimiento colectivo del hecho de que el racismo, en todas sus formas, es mortal y tiene un impacto devastador en las vidas de los negros.

Debido a una respuesta federal imprudente y descoordinada, los EE.UU. siguen siendo el epicentro mundial de la pandemia COVID-19 con más de 3 millones de casos confirmados (VS: a 2 de agosto, más de 4,5 millones) y 135.205 muertes confirmadas (VS: a 2 de agosto superaron las 152 mil). La gente negra y otros grupos raciales marginados están soportando una carga desproporcionada en la actual pandemia. Las personas negras constituyen el 13% de la población de los Estados Unidos pero aproximadamente una cuarta parte de las muertes por COVID-19 y tienen casi cuatro veces más probabilidades de morir por COVID-19 en comparación con los blancos (94,2 frente a 24,8 muertes por cada 100 000). Las personas negras de todos los grupos de edad tienen casi tres veces más probabilidades que las blancas de contraer COVID-19. Estas cifras, aunque sorprendentes, no son sorprendentes y reflejan patrones bien documentados de morbilidad y mortalidad en una amplia gama de resultados de salud que se han observado en los Estados Unidos durante décadas. Los expertos sostienen que «el racismo y no la raza» es el principal impulsor de estas desigualdades y muchos citan «sistemas entrelazados de racismo» que han convergido para aumentar la exposición, la transmisión y la muerte entre las personas negras. Estos sistemas -desde la atención sanitaria, pasando por la vivienda, hasta el estado carcelario- tienen sus raíces en una ideología de supremacía blanca y en la institución de la esclavitud que se remonta a más de 400 años, y se mantienen gracias a políticas y prácticas racistas que construyen y refuerzan el acceso desigual al poder y a los recursos.

Por ejemplo, la explotación económica racializada en relación con el capitalismo racial se ha citado como uno de los principales factores de aumento del riesgo de infección entre la gente negra. Según los datos del censo de los Estados Unidos, el 43% de los trabajadores negros y latinos (en comparación con el 25% de los trabajadores blancos) están empleados en trabajos de servicio o producción que se han considerado «esenciales» durante la pandemia. Los empleados de estas industrias se han visto obligados a trabajar con equipos de protección personal inadecuados, en condiciones de trabajo hacinadas y con protecciones de ingresos inadecuadas, tales como las licencias remuneradas por enfermedad y las remuneraciones extras por trabajos de riesgo, lo que los pone en un mayor riesgo de exposición al virus. Además, debido a los bajos salarios y a la falta de opciones de vivienda asequibles, estos mismos trabajadores suelen residir en vecindarios racialmente segregados que han experimentado décadas de desinversión. Los factores estructurales de esas comunidades, como las condiciones de hacinamiento en las viviendas, aumentan aún más la exposición y la transmisión. El impacto de la mayor exposición se ve agravado por el acceso limitado a la atención médica de calidad, lo que supone la limitación del acceso a las pruebas y al tratamiento de seguimiento, la discriminación dentro del sistema de salud que hace más probable que la gente negra sea rechazada cuando buscan atención médica, y una amplia gama de exposiciones como a peligros ambientales tóxicos, el estrés crónico y el acceso limitado a alimentos saludables, todo lo cual conduce a problemas de salud crónicos subyacentes.

Pero lo que está sucediendo en los EE.UU. no es único. El racismo es y siempre ha sido una empresa global que se manifiesta en otras sociedades racializadas. El Brasil -país con una historia de esclavitud aún más larga que la de los Estados Unidos (que se remonta al siglo XVI), con la mayor población de ascendencia africana fuera de África y un violento legado de racismo y marginación- es un excelente ejemplo.

El 18 de mayo de 2020 -una semana antes del asesinato de George Floyd- João Pedro, de 14 años, recibió un disparo en el estómago por parte de la policía federal mientras jugaba en su jardín. Al igual que los asesinatos de la policía en los EE.UU., esto no fue un hecho aislado. Pedro fue víctima de la violencia asesina que se cobra la vida de un joven negro cada 23 minutos en Brasil. Su muerte también ocurrió en medio de una crisis desenfrenada de COVID-19 que afecta desproporcionadamente a las comunidades negras. Por ejemplo, la gente negra de Sao Paulo tienen un 62% más de probabilidades de morir a causa de la COVID-19 que la blanca, debido a los bajos salarios de los trabajos esenciales, las malas condiciones de la vivienda con escaso o nulo acceso al agua potable y a la sanidad, y la discriminación dentro del sistema de salud.

Los asesinatos sin sentido de las personas negras y el devastador impacto de la COVID-19 han puesto de manifiesto las consecuencias mortales del racismo en los EE.UU. y en otros lugares. Desde junio, las protestas antirracistas como el movimiento Black Lives Matter han movilizado a millones de personas en todo el mundo. Movimientos como éste, que se organizan desde abajo, exigen una reestructuración radical de nuestra sociedad y un mundo reimaginado donde las vidas de los negros realmente importan.

The Lancet, agosto, 2020

Sharrelle Barber es profesora asistente de Investigación en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Drexel Dornsife, Departamento de Epidemiología y Bioestadística, Filadelfia, PA, y la Colaboración de Salud Urbana, Centro para el Estudio del Racismo, la Justicia Social y la Salud de la UCLA, Los Angeles, CA

+ Info:

Bailey ZD, Krieger N, Agénor M, Graves J, Linos N, Bassett MT. Structural racism and health inequities in the USA: evidence and interventions. Lancet 2017, 389:1453-1463

Leonard E. Egede, Rebekah J. Walker. Structural Racism, Social Risk Factors, and Covid-19 — A Dangerous Convergence for Black Americans. NEJM 2020; July 22, 2020.

Michele K. Evans. Covid’s Color Line — Infectious Disease, Inequity, and Racial Justice. N Engl J Med 2020; 383:408-410.

Edwards F, Lee H, Esposito M. Risk of being killed by police use of force in the United States by age, race-ethnicity, and sex. Proc Natl Acad Sci USA 2019, 116: 16793-16798

Bor J, Venkataramani AS, Williams DR, Tsai AC. Police killings and their spillover effects on the mental health of black Americans: a population-based, quasi-experimental study. Lancet 2018, 392:302-310.

Imagen: AP Foto/Charles Rex Arbogast

Fuente: https://vientosur.info/coronavirus-en-los-eeuu-muerte-por-racismo/

0