Recomiendo:
0

Noam Chomsky: Lingüista y filósofo de la lucidez

Fuentes: Rebelión

«…si no hacemos nada, internet y el cable estarán monopolizados dentro de diez años o quince años por las mega corporaciones empresariales, la gente no es consciente que en sus manos está la posibilidad de disponer de estos instrumentos tecnológicos en vez de dejárselos a las grandes compañías. Para ello, hace falta coordinación entre los […]

«si no hacemos nada, internet y el cable estarán monopolizados dentro de diez años o quince años por las mega corporaciones empresariales, la gente no es consciente que en sus manos está la posibilidad de disponer de estos instrumentos tecnológicos en vez de dejárselos a las grandes compañías. Para ello, hace falta coordinación entre los grupos que se oponen a esa monopolización, utilizando la tecnología con creatividad, inteligencia e iniciativa para promocionar, por ejemplo, la educación». (Noam Chomsky)

Una de las mentes más críticas y brillantes en el estudio de la política exterior norteamericana, política con un gobierno que hace alarde de democracia y donde nadie sabe exactamente que es la democracia ni cuales son los fines que ésta persigue, Noam Chomsky, zorro viejo, de memoria enciclopédica e inteligencia sublime sabe que no hay discurso ni libros que valgan contra el poder avasallador de la propaganda de los cientos de canales de la televisión y diarios que forman el séquito del poder en EEUU.

Chomsky es el resultado del poder de la palabra (como experto lingüista que es, sabe hacer un buen uso de ellas), de un erudición seria, exhaustivo análisis y una información con datos precisos. Natural de Filadelfia, este erudito intelectual de izquierdas ha dedicado su vida al estudio de la desinformación (léase manipulación) y de cómo ésta se usa y administra a favor de los intereses de las minorías privilegiadas (lo que inevitablemente conlleva el abuso de muchas mayorías).

¿Por dónde empezar a leer a Chomsky?

 

Entre su prolífica bibliografía servida con sobresaliente estilo literario y un uso frecuente del sarcasmo mordaz y punzante, llegó a mis manos «Hegemony or survival» (Hegemonía o supervivencia, el intento americano de dominación global).

El ensayo se divide en nueve apartados cada uno de los cuales se pueden leer por separado aunque juntos conforman el tema del título, la hegemonía imperial norteamericana. El autor nos lleva desde la 2ª guerra mundial hasta las mismas puertas del siglo XXI, más concretamente hasta el año 2003. Expresa su comprometida opinión a través de muy diversas voces, intelectuales de cualquier nacionalidad, analistas políticos y económicos, profesores universitarios, portavoces de gobiernos, políticos, organismos como «Human Right Watch« y otros movimientos solidarios.

Opiniones que se dijeron o escribieron o se establecieron en discursos, libros, revistas especializadas, prensa, documentos oficiales, …lo que hace de esta obra un trabajo minucioso de recopilación de datos y fechas unido todo ello a una extensa bibliografía.

Nos pone al corriente, Chomsky, de las acciones políticas de los diferentes presidentes americanos y las consecuencias de sus políticas exteriores en el desarrollo de otros países especialmente pobres que ante una economía débil, política inestable y alineación cultural derivan en una respuesta étnica, ideológica y religiosa extremista. Respuesta extrema dirigida especialmente contra Estados Unidos.

Esto último tiene un claro exponente en la frase de George W.Bush : «Why do they hate us? (¿Por qué nos odian?)

Hace alusión a lo largo de los nueve capítulos a conflictos como la guerra de Vietnam, la guerra fría, Israel-Palestina, Colombia, Nicaragua, Afganistán, Turquía, China, Cuba, Corea del Norte, Irak, aunque elude los conflictos africanos.

Y acaba con el capitulo dedicado a Estados Unidos como el gran proveedor mundial de armas, y de desarrollo de armas nucleares, (no podría ser más actual ahora que sienten la rivalidad de Irán en la materia).

El autor está acreditado como un innovador de la lingüística moderna, y aquí utiliza un leguaje claro y periodístico sin concesión a metáforas, giros lingüísticos y adjetivos. Todo el libro está escrito como un informe, si bien con un estilo sencillo y claro.

Estupendo ensayo, fácil de seguir incluso para no lectores de ensayo. Ayuda a reflexionar sobre el estado del mundo, y sobre como debemos plantearnos y digerir la información que nos presentan oficialmente, esos medios globales de comunicación, esas corporaciones que se deben a sus accionistas y anunciantes, que saben muy bien fabricar la realidad. Un claro ejemplo de ello fue la sorpresa descubierta «in fraganti» en el periódico Clarín, que alteró una entrevista a Noam Chomsky (realizada por una periodista de The Guardian ), convirtiendo, a base de tijerazo, el sarcasmo y dureza verbal del texto en algo «desaborio» y sin sustancia.

 

 

 

 

 

 

0