Recomiendo:
0

Una chica de 14 años tiene una pregunta

¿Por qué?

Fuentes: Boston Globe

NOOR es una encantadora chica de 14 años, una escritora con talento en inglés y árabe gracias a la American International School en Gaza. Noor es mi hijastra. Ella me pregunta constantemente preguntas difíciles sobre gramática y geografía, sobre la vida y las personas. Se incorporó a la escuela cuando tenía 8 años. Fue popular […]

NOOR es una encantadora chica de 14 años, una escritora con talento en inglés y árabe gracias a la American International School en Gaza. Noor es mi hijastra. Ella me pregunta constantemente preguntas difíciles sobre gramática y geografía, sobre la vida y las personas.

Se incorporó a la escuela cuando tenía 8 años. Fue popular entre sus profesores estadounidenses y canadienses, pero se fueron en 2008 después de un asalto al centro por un desconocido grupo de extremistas islámico que atacó la escuela alegando que ésta enseñaba cultura occidental. Como presidente de la Junta Directiva de la escuela, acusé al grupo de tratar de llevarnos de nuevo a la Edad Media. Toda la comunidad de Gaza vino a apoyar a la escuela, dejando claro que la educación es el camino hacia el desarrollo y la construcción de la nación.

Noor espera acceder a una educación superior en los Estados Unidos, pero ahora no está segura de si será posible. El 3 de enero, los bombarderos israelíes destruyeron su escuela.

Como si eso no fuera suficiente, Noor recibió la noticia de que su amiga Christine murió en uno de los bombardeos.

Noor sabe que no está sola en el dolor. Muchas personas, incluidos los niños, son asesinados todos los días.

Noor me preguntó por qué Israel destruyó su escuela. Ella pregunta por qué los palestinos no tienen defensas aéreas y por qué los buenos americanos no son justos. Le dije que los americanos buenos no estaban en el poder. Le conté mi reunión de 2006 con Elliot Abrams, un oficial de la administración Bush, quien dijo que su gobierno no aceptaría los resultados de unas elecciones en las que Hamas saliese elegido democráticamente.

Entonces Hamas estaba dispuesto a formar un gobierno con el partido laico Fatah y estaba listo para unirse a la comunidad política. Hamas estaba dispuesto a evolucionar, como ha hecho el Sinn Fein en Irlanda o el Congreso Nacional Africano en Sudáfrica.

Pero nunca se le dió una oportunidad para gobernar. Incluso después de la mediación árabe la elección de Hamas llevó a Palestina a un absoluto bloqueo económico.

Noor pregunta por qué los árabes no hacen nada. Por qué no pedir a Rusia o China que nos defiendan.

Noor no sufre sola. Muchos niños de Gaza están mojando sus camas, incapaces de dormir se aferran a sus madres. Peor aún son las consecuencias a largo plazo de este trauma severo. De los niños palestinos que en la primera intifada hace 20 años arrojaron piedras contra los tanques israelíes tratando de conseguir la libertad ante la ocupación militar israelí. Algunos de estos niños se convirtieron en bombas suicidas diez años más tarde en la segunda intifada.

No es difícil imaginar las repercusiones que tendrán en los niños los sucesos acontecidos.

Noor se sintió mejor la otra mañana. Ella me preguntó cómo podía ayudar a otros, me dijo que se había dado cuenta de que muchos habían sido asesinados o heridos y que vecindades enteras habían sido echadas de sus casas. Esa tarde las noticias decían que Israel había bombardeado una escuela de la ONU llena de civiles. Noor cree que esa acción es mala.

Ella critica a Hamas porque debería haber considerado que Israel utilizaría el lanzamiento de cohetes como un pretexto para invadir Gaza y destruirla. Le dije que Hamás superaría esta prueba sólo sobreviviendo. Le conté una conversación que tuve con el Dr. Zahhar, un alto líder de Hamas, en el que predijo, casi exactamente, lo que Israel estaba haciendo ahora.

Israel puede ganar la seguridad de su frontera sur, pero Hamas saldrá más fuerte por sobrevivir a la guerra. Los perdedores son los que murieron en la lucha junto a Abbas.

Israel eventualmente detendrá la guerra y nosotros podremos ser salvados, pero ¿quién salvará a Israel de sí misma?

Eyad El-Sarraj, psiquiatra, es el fundador y presidente de la Gaza Community Mental Health Program y un comisionado de la Comisión Independiente Palestina para los Derechos Humanos.

© Copyright 2009 The New York Times Company

Traducción

Juan Pedro Peralta.

Publicado en Boston Globe, 11/1/2009

0