Recomiendo:
0

El Gobernador de California decidió que el preso no se había redimido en veinticinco años que estuvo en el “corredor de la muerte”

Schwarzenegger ordena ejecutar a ‘Tookie’ Williams, preso propuesto para recibir el premio Noble de la Paz

Fuentes: Agencias/Rebelión

Stanley ‘Tookie’ Williams ha sido ejecutado en California, después de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos denegase la petición de clemencia y de que el gobernador Arnold Schwarzenegger se negara a conmutar la sentencia con el argumento de que no había mostrado una redención «completa y sincera». Williams, de 51 años, miembro de […]

Stanley ‘Tookie’ Williams ha sido ejecutado en California, después de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos denegase la petición de clemencia y de que el gobernador Arnold Schwarzenegger se negara a conmutar la sentencia con el argumento de que no había mostrado una redención «completa y sincera».

Williams, de 51 años, miembro de la banda callejera ‘Crips’, fue condenado a muerte en 1981 por el asesinato de cuatro personas, aunque siempre defendió su inocencia. Fue ejecutado mediante inyección letal hacia las 12:35, hora local (09:35, hora peninsular española) en el penal de San Quintín. El caso generó un profundo debate en Estados Unidos sobre la pena de muerte y la posibilidad de redención.

Antes de morir, Williams leyó mensajes de solidaridad que le fueron enviados desde todas partes de Estados Unidos y bebió un vaso de leche, pues había rechazado la cena.

Williams, quien nunca admitió su culpabilidad, alegaba que su condena fue el resultado de un proceso anómalo basado únicamente en pruebas circunstanciales. Fue hallado culpable de cuatro cargos criminales, como consecuencia de dos asaltos que causaron asesinatos en 1979. Entre el jurado no hubo ninguna persona afro-americana, desechada por los fiscales.

El reo escribió nueve libros con enfoques pacifistas, en los cuales repudió su historial criminal e inició una campaña mediática para recomendar a los jóvenes norteamericanos mantenerse alejados de la violencia y las sociedades delictivas.

Incluso, Linda Owens, viuda de Albert Owens, cuya muerte se le imputó al condenado, pidió indulgencia. «Quiero aportar a la iniciativa de paz del señor Williams, y lo invito a continuar con su mensaje benefactor hacia todas las comunidades», dijo.

El caso reverdeció el debate en el país sobre la pena de muerte y su aplicación con más frecuencia a miembros de las minorías, principalmente a los negros. Tras ser condenado y desarrollar un largo trabajo favorable a la no violencia, Williams fue nominado para el Premio Nobel de la Paz en cinco oportunidades, así como al Nobel de Literatura.

Los negros estadounidenses consideran al reo todo un símbolo de redención y ejemplo para los jóvenes de esa comunidad, según declaró Mary Huffman, directiva local de la Asociación Nacional para el Avance de Gente de Color. Incluso algunas bandas callejeras llegaron a proponer a las autoridades la entrega de sus armas y desmovilización si se suspendía la ejecucación. Nada de eso sirvió, Williams se convirtió en la persona número 12 ejecutada en California desde 1978.

Antes de morir, Williams se mostró «complaciente, tranquilo y pensativo», declaró la portavoz del Departamento Correccional, Terry Thornton.

El caso ha generado el mayor debate sobre la pena de muerte en California décadas. Varias estrellas de Hollywood y grupos opositores a la pena de muerte habían defendido que se le conmutara la pena en favor de la cadena perpetua, con el argumento de que Williams se había enmendado y incluso había escrito libros para niños en los que advertía de los peligros de las bandas callejeras y de la violencia juvenil.

Redencion «completa y sincera»

En los días previos a la ejecución, los tribunales estatales y federales se negaron a reabrir el caso. Ayer, el gobernador Arnold Schwarzenegger rechazó la clemencia para Williams e incluso afirmó que el arrepentimiento del reo no había sido legítimo porque no había mostrado ningún remordimiento por los crímenes cometidos por los ‘Crips’. El ahora sentenciado se negó a expresar arrepentimiento porque defendió en todo momento su inocencia sobre esos asesinatos.

«¿La redención de Williams ha sido completa y sincera, o sólo ha sido una promesa hueca?», escribió el protagonista de Terminator y un sin fin de películas en las que se ensalza la violencia discriminada. «Sin unas disculpas y sin una expiación por estos matanzas insensatas y brutales, no puede hablarse de ninguna redención», prosiguió.

Williams ha sido la decimosegunda persona ejecutada en California desde que se reinstauró la pena de muerte en Estados Unidos, en 1977. Cerca de un millar de partidarios y de opositores de la pena de muerte se concentraron frente al penal de San Quintín a la espera de la ejecución. La cantante Joan Baez, el actor Mike Farrell y el reverendo Jesse Jackson se encontraban entre los que protestaban contra la muerte de Williams.

«Para esta noche está planeado un asesinato eficiente, calculado, aséptico, a sangre fría, y pienso que todo el que esté aquí intenta recuperar la moralidad y el alma de este país», declaró Baez antes de cantar su ‘Swing Low, Sweet Chariot’.

Un grupo de 40 personas llegadas a pie desde San Francisco hizo llamamientos para que se acabe con «los asesinatos patrocinados por el Estado», mientras que otros manifestantes acudieron a homenajear a las víctimas de Williams.

Otro antiguo miembro de los ‘Crips’, Donald Archie, de 51 años, participó en la vigilia y se comprometió a extender el mensaje contra las bandas lanzado por Williams. «El trabajo no va a pararse», dijo Archie, a quien se conocía por el alias ‘Sweetback’ cuando era miembro de los ‘Crips’. «El cuerpo de ‘Tookie’ puede que haya caído, pero su espíritu no se va. Quiero que todos sepan que el espíritu vive», añadió.

0