Recomiendo:
0

Se prohíbe a los académicos israelíes expresar su opinión política en clase

Fuentes: Ynet

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Como parte del nuevo código ético promovido por el ministro de Educación Bennett, no se les permitiría a los profesores discutir cuestiones políticas en clase o apoyar públicamente boicots académicos; muchos profesores salen al paso de este movimiento.

Como parte de un nuevo código de ética, los profesores de las instituciones académicas de Israel no podrían expresar opiniones políticas durante la clase.

El código de ética de la actividad política en el ámbito académico fue escrito por el profesor Asa Kasher -quien también escribió el código de ética para el ejército israelí- a petición del ministro de Educación Naftali Bennett.

Bennett, que también preside el Consejo de Educación Superior, planea presentar el nuevo código de ética para su aprobación en el Consejo por lo que podría ser implementado en todas las universidades y escuelas superiores de Israel.

 

El ministro de Educación Bennett habla en la Universidad de Tel Aviv (Foto: Motti Kimchi) (Foto: Motti Kimchi)

«Completa libertad académica sí. La promoción de programas políticos de los profesores en el ámbito académico no», explicó Bennett. «La universidad no es un partido político y los estudiantes no deben tener miedo de expresar sus opiniones en clase por temor a que afecten sus calificaciones. Además, a los profesores no se les debe permitir que llamen a un boicot en contra de la institución en la que enseñan».

«Esto no es en contra de ningún ala político, implica a todo el espectro político», aclaró. «Ninguna de las partes tiene una razón para oponerse a este movimiento».

A pesar de la afirmación de Bennett, muchos profesores ya han declarado que no se adhieren al nuevo código ético.

En diciembre, después de que Bennett le pidiera al profesor Kasher que escribiera un código ético, funcionarios de alto nivel del mundo académico llamaron a Kasher a renunciar al pedido de Bennett.

En ese momento cientos de profesores firmaron una petición diciendo: «Nosotros, los profesores de la enseñanza superior, declaramos que pretendemos ignorar por completo las conclusiones del comité Kasher… el Gobierno no tiene autoridad para determinar qué expresiones son apropiadas en el ámbito académico».