Recomiendo:
0

Un gueto armado

Fuentes: Gush-shalom

Trducido del inglés para Rebelión por J. M.

Los terroristas de un lado son los luchadores por la libertad de la otra parte. Esto no es simplemente una cuestión de terminología. Es una diferencia de percepción, que tiene profundas consecuencias prácticas.

Tome a los prisioneros, por ejemplo.

Para el luchador por la libertad, el logro de la liberación de los compañeros presos es un deber sagrado, algo por lo que él está dispuesto a sacrificar su vida. Una de las hazañas más audaces del movimiento clandestino Irgun (en el cual fui una vez un miembro muy joven) era atacar con vigor la prisión británica en el castillo de los cruzados en Acre y liberar a cientos de prisioneros. Para nuestros amos coloniales, esto fue considerado un acto terrorista cobarde.

Esto debe quedar claro para nuestro actual gobierno, con base en el partido Likud, que fue fundado por los ex combatientes del Irgun. Sin embargo, éstos han quedado atrás, y los políticos actuales derechistas y militares son sólo una mala copia de nuestros antiguos gobernantes coloniales británicos. No tienen idea de cómo funciona la mente del militante.

Este es el núcleo del incidente que ha dominado la vida de Israel durante las últimas dos semanas.

A las diez en punto de la noche, hace dos semanas, tres adolescentes de una escuela religiosa ubicada en un asentamiento cerca de Hebrón se pararon en un cruce de camino solitario, tratando de hacer autostop a sus hogares de asentamientos. Desde entonces, han desaparecido.

Se asumió inmediatamente, con toda lógica, que habían sido arrebatados por un grupo palestino con el fin de llevar a cabo un intercambio de prisioneros. Hasta ahora, ninguna organización ha reivindicado la autoría conocida y no hay demandas presentadas.

Por lo tanto, no es igual que la captura del soldado Gilad Shalit hace algunos años. Shalit fue ocultado en la Franja de Gaza, que está densamente poblada por palestinos y controlada por Hamas. La Ribera Occidental, por el otro lado, está plagada de los asentamientos israelíes, y es sólo una leve exageración decir que uno de cada diez palestinos es un informante israelí. 47 años de ocupación han dado a los israelíes del Servicio de Seguridad innumerables oportunidades para presionar a los palestinos por medio del chantaje, el soborno y otras formas para ponerlos a su servicio.

Sin embargo, hasta ahora no hay señales detectadas de los captores o de los capturados, un logro extraordinario de los autores.

El gobierno de Netanyahu inmediatamente vio en el incidente una oportunidad propicia.

Sin la menor evidencia (por lo que sabemos), acusó a Hamas. Al día siguiente (había un ligero retraso debido a la incompetencia de la policía) una descomunal operación entró en acción. Se emplearon muchos miles de soldados para peinar el campo y llevar a cabo registros casa por casa. Pero al mismo tiempo, una operación aún más grande, que, evidentemente, se había preparado con mucho tiempo de antelación, se inició en Cisjordania un intento de erradicar a Hamas.

Noche tras noche, todo el mundo con la más mínima conexión con Hamas fue arrestado. Grupos de soldados fuertemente armados irrumpieron en las casas de las personas, empujaron a los niños y las mujeres asustadas, arrastraron a los hombres de sus camas, y se los llevaron, esposados y con los ojos vendados.

Se numeran muchos centenares, trabajadores sociales, maestros, predicadores, todos pertenecientes a la gran red social y política del movimiento Hamas.

Entre los detenidos había muchos que fueron puestos en libertad en el intercambio de prisioneros para recuperar a Shalit. El liderazgo político y de inteligencia israelí había acordado el intercambio desigual (un rehén por más de un millar de presos) sólo bajo una enorme presión pública, y, obviamente, había decidido, aun así, devolverlos a la cárcel en la primera oportunidad.

No por casualidad fue que se reveló esta semana que uno de estos prisioneros liberados había sido acusado ​​de matar a un israelí hace unos meses. Es de suponer que, si bien la mayoría de los presos están agradecidos de volver con sus familias después de décadas de encarcelamiento, algunos de los más decididos, de hecho, regresó a la actividad militante.

El esfuerzo para eliminar a Hamas es una tontería. Hamas es un movimiento religioso que existe en los corazones de sus seguidores. ¿Cuántos pueden arrestar?

Durante estas dos semanas, la sociedad israelí se mostró en la peor faz posible, como un gueto armado, carente de compasión por los demás e incapaces de pensamiento racional.

Es cierto que la primera reacción no fue uniforme. He oído a varias personas en la calle maldiciendo a los tres jóvenes colonos desaparecidos por su estúpida arrogancia, parados en la oscuridad de la noche en el centro del territorio ocupado subiéndose en un coche extraño. Pero tales sentimientos impíos pronto fueron arrastrados por una enorme ola de lavado de cerebro, que era poco menos que inevitable.

Es una tendencia universal común a los pueblos unirse en una emergencia nacional. En Israel, este fenómeno se amplifica por el reflejo del ghetto, formado por siglos de persecución durante los cuales los judíos debieron permanecer unidos contra los malos goyim.

El diluvio de propaganda gubernamental resultó de proporciones increíbles. Casi la totalidad de la cobertura en la prensa se dedicó a las operaciones militares. La radio y la TV extendieron esta cobertura en vivo durante todo el día, las 24 horas al día, día tras día.

El consenso periodístico estaba encabezado por los «corresponsales militares», casi todos ellos ex oficiales de inteligencia del ejército, que actuaban como agentes para el portavoz del Ejército, recitando los comunicados del ejército como si fueran sus propias revelaciones y visiones. Ninguna diferencia entre las diversas estaciones y periódicos podía ser detectada. Si algún comentarista liberal se atrevió a expresar una palabra de crítica, era inmediatamente silenciado y se le concedía solo los detalles menores.

Por casualidad, al mismo tiempo, un proyecto de ley se abría paso en la Knesset. Se quería probar la ilegalidad de cualquier intercambio de prisioneros ilegales, un caso poco frecuente de un gobierno poniéndose las esposas a sí mismo. Además prohibía al gobierno dar amnistía a los «prisioneros de seguridad» o negociar intercambios de prisioneros.

Esto significa la muerte de los rehenes.

En su increíble ingenuidad – por no decir estupidez, los políticos de derecha creen que esto impediría la toma de rehenes. Cualquiera que tenga una ligera comprensión de la mentalidad militante sabe que el efecto sería todo lo contrario: hay que tomar más rehenes, aumentar la presión para liberar prisioneros.

Las vidas de los rehenes se volverían muy baratas, por cierto. El actual esfuerzo de las agencias de inteligencia y el ejército para descubrir el paradero de los tres ausentes, si tiene éxito, podría dar lugar a una acción para liberarlos por la fuerza. Como la experiencia muestra, en una situación así, las posibilidades de que los rehenes sobrevivan son escasas. Atrapados en el fuego cruzado, los matan, ya sea por sus captores o – con mayor frecuencia – por sus libertadores. Sin embargo, ni una sola voz en Israel planteó este punto crucial.

La familia Shalit, los israelíes laicos ordinarios, eran muy conscientes de este peligro que corría su hijo. No así las familias de los tres jóvenes colonos desaparecidos, todos ellos pertenecientes a la extrema derecha. Se han convertido en agentes voluntarios de la propaganda del gobierno, pidiendo oraciones en masa y el apoyo al movimiento de los colonos. Su rabino explicó que la captura de los jóvenes era un castigo de Dios por los recientes esfuerzos para obligar a los jóvenes religiosos para servir en el ejército.

EL GOBIERNO obviamente está mucho más interesado en una propaganda política exitosa que en asegurar la liberación de los rehenes.

El principal objetivo es presionar a Mahmoud Abbas a abandonar la reconciliación entre palestinos y destruir el nuevo gobierno palestino de expertos solamente. Abbas se resiste. Él ya está ampliamente denunciado en Palestina, debido a la estrecha cooperación existente entre sus fuerzas de seguridad y los israelíes, incluso cuando la operación israelí continúa. Abbas está jugando un juego muy peligroso, tratando de equilibrar las presiones. Cualquiera que sea la opinión política de uno, su valor no se puede negar.

El liderazgo israelí, viviendo en su burbuja, es totalmente incapaz de entender la reacción mundial, o la falta de ella.

Antes de que todo esto comenzara, el número de palestinos, incluidos niños, muertos por fuego real durante las manifestaciones había aumentado constantemente. Al parecer, las reglas de combate, tal como las entienden los soldados, han hecho que esto sea más fácil. Desde que la presente operación comenzó, más de cinco palestinos no combatientes han sido asesinados por el ejército, algunos de ellos niños.

En la edición israelí del New York Times, una gran parte de la portada fue tomada por el dibujo de una madre palestina de duelo por su hijo, no el de los rehenes.

Pero cuando las tres madres, que fueron enviados con fines de propaganda a la comisión de derechos humanos de la ONU en Ginebra, se les otorgaron una recepción fría, el gobierno israelí se quedó asombrado. Los delegados estaban más interesados ​​en las violaciones de los derechos humanos por parte de Israel que en los rehenes que para muchos israelíes significó otro claro ejemplo del antisemitismo de la ONU.

Más que nada, este episodio muestra una vez más cuán desesperadamente necesitamos paz. La reconciliación entre los palestinos podría acercar la paz – y por lo tanto la derecha israelí, y en especial a los colonos, quiere destruirlo.

Yo creo que los asentamientos son un desastre para Israel. Pero mi corazón sangra por los tres chicos – dos de ellos de 15 años, uno un poco mayor – que ahora están detenidos en condiciones, difíciles de imaginar, si aún están vivos.

La mejor manera de prevenir la toma de rehenes es liberar prisioneros voluntariamente. Incluso el Servicio de Seguridad no puede mantener seriamente que todos los miles de presos políticos ahora en nuestras prisiones constituyen un peligro mortal para nuestra existencia.

Una mejor manera de avanzar es poner fin a la ocupación para hacer la paz.

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1403876541/

 

0