Recomiendo:
0

Ralph Nader, candidato a la presidencia de EEUU:

«Yo soy el candidato de la justicia»

Fuentes: La Nación

El tercer postulante a la Casa Blanca, al que los demócratas culpan de su derrota en 2000, explica al periódico La Nación por qué es necesario fortalecer una oposición que enfrente la trampa del bipartidismo

Ralph Nader está enojado. Como su apoyo en las encuestas no llega al piso mínimo del 5 por ciento en el nivel nacional, la Comisión de Debates lo excluyó de los duelos televisivos que a partir de hoy enfrentarán tres veces al republicano George W. Bush y al demócrata John Kerry. Sin embargo Nader, candidato independiente, decidió no quedarse callado y vino a Miami a hacer escuchar su voz, que, según él, es la única que representa verdaderamente a la oposición.

Aunque mucha gente -especialmente los demócratas- lo culpan de facilitarle el acceso a la Casa Blanca a Bush por presentarse en las elecciones del 2000 y dividir así el llamado «voto liberal», Nader, famoso activista de los derechos de los consumidores, asegura que el daño se lo hicieron los demócratas mismos, porque no se diferencian del Partido Republicano.

«Las grandes corporaciones están haciendo demandas a Kerry 24 horas al día; las petroleras, las farmacéuticas, las aseguradoras, los bancos. Como Bush, está rodeado de sus captores corporativos», señala a LA NACION el candidato independiente poco antes de una presentación en la Universidad de Miami, el mismo lugar donde el jueves se realizó el primer debate presidencial de esta campaña electoral.

Aunque se lo ve demacrado y cansado, Nader afirma que pondrá todo su esfuerzo en esta aventura y batallará sin descanso en los 32 Estados en los que juntó las firmas necesarias para que su nombre se incluyera en las boletas de votación. A Florida, donde en el 2000 logró 97.421 votos, vino a hacer campaña durante cuatro días, el doble que la vez anterior. Aunque visten bolsas de Louis Vuitton y cinturones de Gucci, las estudiantes de esta aristocrática universidad le piden su autógrafo, se sacan fotos con él y luego gritan «¡Empecemos una revolución!», mientras se retiran riendo, sin tomarse en serio la candidatura del quijotesco Nader.

Desde el escenario, él señala que «la mayoría de los norteamericanos creen que la política está viciada, que está corrompida, que es narcisista, que no refleja las necesidades de la gente, sólo las tácticas de los políticos que reciben órdenes de sus patrones corporativos». El auditorio completo lo aplaude, pero luego es difícil encontrar a alguien que vaya a votar por él. «Es un voto perdido; a favor de Bush», repiten una y otra vez.

«Mi mantra es que la lucha por la justicia no debe darse descanso, jamás», responde él, estoico, en entrevista con La Nación.

-¿No le genera ningún problema el venir a competir a un Estado tan decisivo como Florida?

-Creo que la gente tiene que poder presentarse para presidente donde quiera. Y aquí creo que se debe apoyar la enmienda 5 que aumentaría el salario mínimo a 6,15 dólares. El gobernador Jeb Bush se opone a eso y está buscando acabar con esta enmienda con sus grandes empresarios amigos, y mantener así a cientos de miles de trabajadores en Florida con salarios de esclavos. Yo no veo ni a Kerry ni a Bush enfrentar el problema, y ése es tan sólo un ejemplo. También hay que concentrarse en la industria de las aseguradoras, ahora después de los huracanes. En años anteriores intentaron evitar pagar lo que les correspondía.

-¿No cree que tendría más poder para influir sobre esos temas si apoyara la campaña de Kerry?

-Creo que Kerry tendría más poder de influencia si apoyara mi campaña, porque Kerry no defiende a la gente como yo lo hago.

-¿Le asusta la perspectiva de que Bush gane la reelección?

-Sí, y es por eso que me decidí a lanzarme a la campaña, para desarrollar una oposición. Si ve nuestra página de Internet verá que atacamos a Bush en todos los frentes, y no como los demócratas que son demasiado cautos, no tienen imaginación o están muy atados a intereses comerciales. En la última década, los demócratas se han convertido en expertos en enseñarnos cómo perder frente a lo peor de los republicanos, a todo nivel. Y no se los voy a permitir nuevamente.

-¿Se considera el candidato de la izquierda?

-El candidato de la justicia.

-¿Qué lección aprendió de las elecciones de 2000?

-Que estas son elecciones donde lo que vale es el dinero. Si no tienes dinero no tienes cobertura en los medios, y si no tienes cobertura en los medios no entras en las encuestas, y si no entras en las encuestas no te dan dinero. Es un círculo vicioso que intentamos exponer.

-¿Y cómo piensa superar el 3% que obtuvo cuatro años atrás?

-Uno hace lo que puede con los recursos que tiene. Pero intento establecer en alto los estándares de una campaña presidencial, busco estar al tanto de las necesidades del pueblo americano en vez de perder el tiempo en guerras inconstitucionales e ilegales en Irak. Son miles de millones de dólares utilizados en una guerra que podrían haber sido invertidos aquí. Los medios tienen también una seria responsabilidad. Son prisioneros de un sistema de colegio electoral de 200 años en el que el ganador se lleva todo. Todos somos prisioneros, pero la diferencia es que la fórmula Nader-Camejo quiere sacarnos de esa cárcel y dejar la puerta abierta para el resto del país.

-Gente como Susan Sarandon y Tim Robbins lo respaldaron en el 2000 pero hoy no?

-Son liberales asustados. Todos quienes piensan que para que Bush no gane no se le deben hacer demandas a Kerry son liberales asustados. ¡Déjenlo perder entonces! Si quieren que Kerry gane en este monopolio bipartidista, deberían convertirlo en un mejor candidato y no dejar que las grandes corporaciones lo empeoren. Son empresas que explotan a los consumidores, roban dinero de las pensiones, saquean y vacían los bolsillos de pequeños inversores. ¿Acaso no son esos temas populares? ¿Dónde está el candidato de la ley y el orden contra el crimen corporativo? Debería ser John Kerry. Cuando meses atrás me reuní con él me dijo que así lo haría, pero no lo hizo.

-¿No cree que su participación en estas elecciones terminará favoreciendo a Bush?

-Mi participación ayudará a crear una futura reforma política más grande. Roma no se construyó en un día?tampoco Miami. Esta campaña es como una carrera de caballos en la que un ponny está compitiendo con dos caballos grandes al atravesar un río. El agua podría ser bebida por Kerry, pero él no lo está haciendo. El viejo Partido Demócrata hubiera acabado con Bush, pero se ha convertido en un partido corporativo. En su círculo íntimo Kerry tiene asesores corporativos y donantes de grandes corporaciones que, tras las elecciones del 2 de noviembre, seguirán en sus puestos empresariales. No hay ningún líder sindical en ese círculo, ni figuras importantes latinas, ni negras; ha marginalizado a Jesse Jackson, no se ha preocupado por registrar activamente a los 9 millones de potenciales votantes negros, con los que podría ganar las elecciones. En cambio, están gastando millones y millones de dólares en anuncios televisivos tontos de 30 segundos, que no consiguen ningún voto.

-¿Ha estado en contacto con Kerry?

-Sí, antes, pero no últimamente. Está totalmente rodeado de sus captores corporativos. Ahora no contesta mis llamadas.

-El ex presidente Jimmy Carter advirtió esta semana que en Florida no se dan las condiciones para unas elecciones limpias. ¿Está de acuerdo?

-Sí, es verdad. Mientras el gobernador Jeb Bush esté a cargo de la campaña de su hermano, la enfermedad del nepotismo continuará expandiendo su epidemia contra los derechos de los votantes.

-¿Qué podemos esperar de un nuevo gobierno de Bush?

-Más de lo mismo, salvo que creo que se le acabaron las invasiones. Me parece que Iraq le ha enseñado una lección. El atolladero allí se está profundizando y compromete a los halcones neoconservadores alrededor de Bush.

-¿Qué haría feliz a Ralph Nader el próximo 2 de noviembre?

-¿Más allá de poder dormir bien? Me gustaría poder tener más votos, que más gente acuda a votar, más gente joven, que serán los líderes del futuro. Y mantener la agenda progresista viva. Los dos partidos que tenemos hoy son fósiles.

-¿Se volvería a presentar en las elecciones del 2008?

-Seguro, pero vamos de a una elección por vez.

* El perfil: Nació hace 70 años en Winsted, Connecticut, en una familia de inmigrantes libaneses, y estudió derecho y lenguas orientales en Princeton y Harvard. Esta es la tercera vez que se presenta como candidato presidencial, después de 2000 y de 1996. Nader se ha dedicado a sostener ante los medios la defensa del consumidor en temas como la salud, la economía, la protección del medio ambiente y los derechos de los trabajadores.
 

 

0