Recomiendo:
0

Informe de alcaldes

El hambre y la falta de vivienda se intensifican en ciudades de EE.UU.

Fuentes: World Socialist Web Site

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

La cantidad de personas que padecen hambre y carecen de vivienda en las ciudades de EE.UU. volvió a aumentar dramáticamente en 2007, según el informe anual sobre el hambre y la falta de vivienda de la Conferencia de Alcaldes de EE.UU. El XXIII Estudio de Hambre y Falta de Vivienda fue publicado a fines de diciembre.

Los pedidos de alimentos de emergencia aumentaron en cuatro de cada cinco ciudades. Entre 15 ciudades con datos cuantificadores, el aumento medio en los pedidos de alimento fue de un 10% y en algunas ciudades fue muy superior. Detroit y algunas otras ciudades informaron que hubo más pobres con trabajo entre los que pedían alimentos.

En Detroit, los pedidos de alimentos de emergencia aumentaron en un 35% durante el período de 12 meses que terminó en octubre. Los funcionarios de la ciudad señalaron que «debido a una falta de recursos, las instalaciones de ayuda con alimentos de emergencia tuvieron que reducir la cantidad de días y / o horas de operación.»

Trece de 19 ciudades en el estudio informaron que no pudieron satisfacer las necesidades de alimentos de emergencia. Los Ángeles fue una de las principales ciudades que informaron sobre dificultades en la satisfacción de la creciente necesidad.

Un funcionario de Los Ángeles dijo: «Las instalaciones de ayuda con alimentos de emergencia tuvieron que rechazar gente. Según el Banco Regional de Alimentos de Los Ángeles, más de un 30% de sus despensas de alimentos tuvieron que rechazar clientes y las despensas que no lo hacen suministran menos alimentos.

«En 2002, una despensa de alimentos suministraba un promedio de ocho a diez diferentes artículos del USDA [Departamento de Agricultura de los Estados Unidos] por distribución. En estas fiestas de fin de año, las despensas de alimentos están suministrando tres artículos del USDA. Las despensas de alimentos están encargadas de servir a más clientes con la misma cantidad de recursos que tenían hace seis años. No se satisface un 21% de la demanda general para ayuda con alimentos de emergencia.»

En todas las ciudades, hay que rechazar un promedio de 15% de las familias con niños que piden alimentos de emergencia. Nueve de 10 ciudades analizadas en cuanto a detalles del hambre urbano dicen que para el próximo año esperan aumentos en los pedidos de alimentos.

Responsables municipales dijeron que entre los factores específicos que exacerbaron el hambre durante el año pasado estaban la crisis de la ejecución hipotecaria, los altos precios de los alimentos y de la gasolina, y la falta de viviendas asequibles. La disminución de los beneficios sociales como ser los subsidios públicos y la reducción del valor de los cupones alimentarios también fueron enumerados como problemas particularmente agudos. La falta de alimentos y artículos donados e insuficientes fondos fueron mencionados como la razón más importante para el rechazo de los hambrientos.

Aspectos económicos como el desempleo y la pobreza junto con altos costes de la vivienda y de la salud fueron los más citados por las ciudades que respondieron como causas mayores del hambre crónico. El abuso de drogas y las enfermedades mentales fueron las menos mencionadas.

Falta de viviendas

En 20 de las ciudades incluidas en el estudio, 193.183 personas tuvieron estadías en refugios de emergencia y / o viviendas transitorias en el año pasado. La duración promedio fue de seis meses para familias y de cinco meses para individuos, en comparación con ocho meses el año pasado.

Las estadísticas del estudio de los alcaldes mencionan estadías no duplicadas en instalaciones habitacionales temporales de las ciudades, queriendo decir que si se suministraba refugio, una estadía que dura semanas o meses es contada como una sola estadía no duplicada.

El estudio estableció que casi una de cuatro estadías no duplicadas en refugios es realizada por miembros de grupos familiares. La ratio de miembros de familias a solteros fue generalmente igual en los recuentos de gente sin vivienda compilados en otros sitios que documentan personas sin vivienda que reciben refugio en cualquier noche aislada.

En general, las ciudades informaron de aumentos reales en grupos familiares con niños en sus albergues transitorios o de emergencia durante el año pasado. Nueve de diez ciudades dijeron que más viviendas permanentes son necesarias para remediar el problema de la carencia de viviendas.

Las ciudades estudiadas agregaron miles de camas para recibir a los sin vivienda, pero la mitad de las ciudades informaron que rechazan gente parcialmente o todo el tiempo. En Phoenix, entre 7.000 y 10.000 personas no tienen albergue en cualquier noche dada y 3.000 no pueden ser recibidas por falta de camas.

Perfiles individuales de las ciudades provienen de la amplia gama de ciudades de EE.UU. que participan en el informe. Tienen promedios de ingresos per capita ampliamente diferentes y están ubicadas en varias partes del país. Por ejemplo, Santa Mónica, California, una ciudad de 83.000 con un ingreso per capita de 58.000 dólares, informa que 728 solteros y 142 grupos familiares con niños fueron albergados en 2007. Por contraste, Filadelfia, con una población de 1,4 millones y una tasa de pobreza de un 23%, informa de 8.103 individuos y 5.300 grupos familiares con niños en esta categoría.

Estos perfiles muestran sólo a los individuos que encuentran refugio. Miami, una ciudad de 360.000, informó que sólo 735 familias y 365 individuos estuvieron en refugios durante algún tiempo en el año pasado. Des Moines, una ciudad de mitad del tamaño de Miami, pero con un clima mucho más frío, informó que 3.632 familias y 2.435 individuos estuvieron en refugios para gente sin vivienda en 2007.

Limitaciones en los informes

Veintitrés ciudades cuyos alcaldes son miembros de la Fuerza de Tareas sobre el Hambre y la Falta de Vivienda de la Conferencia de Alcaldes de EE.UU. contribuyeron de alguna manera al informe para el año que terminó el 30 de octubre.

La sección de Perfiles de Ciudades del estudio incluye varios informes de programas de ayuda emprendidos por administraciones de las ciudades que reconocidamente están lejos de satisfacer las necesidades. Lo que es más importante, es que tomados en conjunto, esos informes locales, que detallan las condiciones ciudad por ciudad son más valiosos en el suministro de una cierta perspectiva de los problemas de hambre y falta de vivienda que en gran parte faltan en el discurso político en EE.UU. Las estadísticas sobre hambre y falta de vivienda son mucho más válidas cuando son comparadas con informes oficiales del gobierno que se basan en datos mucho más antiguos.

Una sección en el informe intitulada «Limitaciones de este estudio» apunta a esfuerzos emprendidos este año o planificados para el futuro para reunir datos más precisos. Esto aparentemente tiene lugar como reacción a críticos derechistas que han impugnado el valor del informe en años anteriores, afirmando que no constituye una muestra representativa y que exagera la extensión de la pobreza. Esta reacción de los autores del estudio ignora la verdadera razón del malestar de esos críticos – el deseo de limitar que salgan a la luz los flagelos gemelos del hambre y de la falta de vivienda característicos del paisaje social de las ciudades de EE.UU.

El estudio fue concebido primero por alcaldes demócratas cuando las poblaciones urbanas fueron afectadas por los recortes del presupuesto federal bajo el gobierno republicano de Ronald Reagan a comienzos de los años ochenta. La planilla de comparación año por año al final del informe ha sido un verdadero índice de la miseria, pasando por los años de Clinton y Bush, mostrando aumentos de dos dígitos casi para cada año en los pedidos de alimentos de emergencia y de refugio. Sin embargo, por motivos no declarados, el apéndice con la planilla histórica de 16 años comparando los resultados año por año del estudio es omitido este año.

Otra flagrante omisión muestra una manera como el informe subestima la seriedad de la crisis social en EE.UU. Nueva Orleans no es incluida en el estudio, y datos de esa ciudad son excluidos del informe desde el huracán Katrina en 2005.

Copyright 1998-2007 – World Socialist Web Site – All rights reserved

http://www.informationclearinghouse.info/article18980.htm

0