Recomiendo:
0

Las fuerzas armadas israelíes bajo escrutinio

¿Está utilizando Israel armas experimentales en Gaza?

Fuentes: CounterPunch

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Crece la preocupación ante el hecho de que Israel esté utilizando armas experimentales y no convencionales en la Franja de Gaza, haciendo que los comentarios evasivos de sus portavoces y la renuencia a permitir que entren periodistas independientes en el diminuto enclave sólo sirvan para aumentar las especulaciones.

La controversia más importante gira alrededor del uso de proyectiles que contienen fósforo blanco, que causan espantosas quemaduras al entrar en contacto con la piel. Bajo el derecho internacional, se permite el fósforo si se utiliza como pantalla de humo para proteger a los soldados pero es un armamento químico prohibido cuando se usa contra civiles.

El ejército israelí sostiene que está utilizando sólo armas autorizadas por el derecho internacional, aunque los grupos por los derechos humanos están criticando intensamente a Israel por disparar proyectiles de fósforo sobre las densamente pobladas áreas de Gaza.

Pero pudiera suceder que Israel estuviera utilizando otras armas no convencionales fuera de la vista de todo el mundo.

Una munición de ese tipo podría ser un DIME (por sus siglas en inglés), es decir, un explosivo de metal denso inerte, un arma recién desarrollada por el ejército estadounidense para crear una explosión potente y letal sobre un área pequeña.

Se supone que esa munición está aún en fase de desarrollo y que aún no está regulada. Sin embargo hay temores de que Israel pueda haber recibido luz verde del ejército estadounidense para utilizar Gaza como campo de pruebas.

«Hemos visto que se ha utilizado Gaza como laboratorio de pruebas de lo que yo llamo armas infernales», dijo David Halpin, un cirujano británico jubilado y especialista en traumatología que ha visitado Gaza en diversas ocasiones para investigar las extrañas heridas sufridas por sus habitantes.

«Me temo que el pensamiento de Israel sea que le interesa crear tanta mutilación como sea posible para aterrorizar a la población civil con la esperanza de que se levanten contra Hamas».

Los doctores de Gaza, incluido uno de los pocos doctores extranjeros que están allí, Mads Gilbert, un especialista noruego en medicina de emergencia que trabaja en el hospital de Al Shifa en la Ciudad de Gaza, están informando que muchas de las heridas que están viendo tienen que ver con el uso de DIME.

Se dice que según sean las armas así pueden distinguirse las heridas. Los que han estado expuestos a ese tipo de explosión tienen los miembros cortados o derretidos, o roturas internas, especialmente de tejidos blandos, como el abdomen, que a menudo provocan la muerte.

Se dice también que en esas armas no aparece metralla, sólo de un fino «polvillo» compuesto de mínimas partículas de metal sobre los órganos dañados que puede verse cuando se lleva a cabo una autopsia. Los supervivientes de una explosión DIME están muy expuestos al riesgo de desarrollar cáncer, según investigaciones realizadas en Estados Unidos.

Las municiones tradicionales, en cambio, causan grandes heridas allá por donde la metralla penetra en el cuerpo.

«La potencia de la explosión se desvanece rápidamente y la fuerza no va muy lejos, quizá diez metros, pero las personas que resultan alcanzadas por esta explosión, por su onda de presión, son cortadas en trozos», dijo el Dr. Gilbert en una reciente entrevista.

Esta no es la primera vez que en Gaza hay mucha preocupación por el uso de DIME por parte de Israel. Los doctores informaron allí de extrañas heridas que no podían tratar, y de las cuales los pacientes morían inesperadamente días después, en el curso de una prolongada oleada de ataques aéreos israelíes en 2006.

Una consiguiente investigación italiana descubrió que Israel estaba utilizando un prototipo de arma similar al DIME. Las muestras halladas en las víctimas de Gaza mostraban concentraciones inusuales de metales en sus cuerpos.

Yithak Ben-Israel, ex director del programa de desarrollo de armas del ejército israelí, parecía muy familiarizado con ese arma cuando declaró a la TV italiana que el corto radio de la explosión ayudaba a evitar heridas a los transeúntes, permitiendo «atacar sobre objetivos muy pequeños».

Las negativas israelíes acerca del uso de armamento prohibido por el derecho internacional no cubriría al DIME, porque aún no está oficialmente autorizado.

Será difícil investigar, hasta que se alcance un alto el fuego, las afirmaciones de que se han utilizado armas no convencionales en Gaza, pero investigaciones previas han demostrado que Israel recurre a tales municiones.

El grupo israelí por los derechos humanos B’Tselem ha recogido en numerosas ocasiones que el ejército israelí ha disparado proyectiles flechette tanto en Líbano como en Gaza. El proyectil libera miles de diminutos dardos de metal que causan horribles heridas a cualquiera que resulte alcanzado.

Un cámara de Reuters, Fadel Shana, filmó el lanzamiento de un proyectil de esa clase desde un tanque israelí en Gaza en el mes de abril pasado, momentos antes de que las flechettes que contenía le mataran.

Miri Ewingarter, portavoz de Médicos por los Derechos Humanos, dijo que habían estado muy atentos ante el uso de una nueva arma, tipo flechette, que el ejército israelí ha desarrollado denominada kalanit (anémona). Es una munición anti-personas, por la que el proyectil despide cientos de pequeños discos.

Israel apareció utilizando toda una serie de armas controvertidas durante su ataque contra el Líbano en el verano de 2006. Tras sus primeras negativas, un ministro del gobierno de Israel admitió que el ejército había disparado proyectiles de fósforo, y los medios israelíes informaron ampliamente también de los millones de bombas de racimo arrojadas sobre el sur del Líbano.

Hay también sospechas de que Israel puede haber utilizado ojivas con uranio. Una posterior investigación de un periódico británico encontró niveles elevados de radiación en dos cráteres abiertos por misiles israelíes.

Sarit Michaeli, portavoz de B’Tselem, dijo que su organización aún no había podido confirmar qué armas estaban utilizándose en los actuales ataques contra Gaza. Sin embargo, añadió que no debería darse crédito alguno a las negativas israelíes de que no estaban utilizando munición no convencional.

«Es verdad, como dice el portavoz del ejército, que armas tales como el fósforo y los proyectiles flechette no están expresamente prohibidas. Pero nuestra opinión es que esas armas, que no distinguen entre combatientes y no combatientes, no pueden utilizarse legalmente en una zona densamente poblada como es Gaza».

Informaciones aparecidas este mes han revelado que EEUU ha estado organizando envíos masivos de armas a Israel, aunque un portavoz del Pentágono negó que fueran a utilizarse en Gaza.

Jonathan Cook es escritor y periodista. Vive en Nazaret, Israel. Su libro más reciente es «Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair» (Zed Books). Su página en Internet es: www.jkcook.net. La primera versión de este artículo apareció en The National (www.thenational.ae), publicada en Abu Dhabi.

Enlace con texto original:

http://www.counterpunch.org/cook01132009.html

0