Recomiendo:
0

La Autoridad para el Transporte de Chicago rechaza el gasóleo a precio rebajado que les ofreció Chávez

Ud. no es bienvenido

Fuentes: Peace Reporter

Traducido para Rebelión por Gorka Larrabeiti

Conseguir carburante con descuento, en tiempos de crisis petrolífera, resultaría cómodo a bastante gente en los EE.UU. Pero evidentemente no a la Chicago Transit Authority (CTA), ente público que gestiona la red de metro y autobuses en la ciudad de Illinois. Los dirigentes de la compañía han desoído la oferta de la CITGO, sociedad petrolífera controlada por el gobierno venezolano, relativa al abastecimiento de gasóleo a bajo precio para satisfacer las necesidades de los usuarios más pobres del transporte público. Probablemente porque la oferta, último episodio de la «diplomacia del petróleo» del presidente Chávez, tendría un coste que no podría ser pagado en dólares sino en capital político: una suerte de reconocimiento hacia uno de los líderes más controvertidos del momento que no todo el mundo en los EE.UU está dispuesto a aceptar.

Los detalles del negocio. El encuentro entre representantes de la CTA y de la CITGO tuvo lugar el pasado mes de octubre; existía la posibilidad de obtener gasóleo a aproximadamente la mitad de precio para los autobuses de la red metropolitana, pero con una condición establecida por la compañía venezolana: que los dólares ahorrados por la CTA se usasen con el fin de emitir billetes y abonos rebajados para las franjas más pobres de la población. Más de dos meses después, la Autoridad de Chicago «no tiene intención de aceptar la oferta», según el portavoz Ibis Antongiorgi, de modo que los habitantes de Chicago no podrán disfrutar de las mencionadas facilidades, y para colmo, a partir del próximo mes los billetes aumentarán 25 centavos en un intento de nivelar el déficit de la compañía.

Los precedentes. La oferta de la CITGO no es la primera en este sentido por parte del gobierno de Chávez. Ya en noviembre llegó a buen puerto un acuerdo con dos compañías sin ánimo de lucro de Massachussetts, mediante el cual se vendieron 45 millones de litros de queroseno con un descuento del 45% a 45.000 ciudadanos de renta baja. Inmediatamente después, se llegó a un acuerdo similar en el Bronx, distrito de Nueva York en el que casi la mitad de la población es de origen hispano: otras tres organizaciones sin ánimo de lucro distribuirán a cuenta de la CITGO más de 18 millones de litros de queroseno, con un descuento del 45% respecto al precio del mercado. El acuerdo permitirá un ahorro de 500 $ para cada una de las 8.000 familias beneficiarias.

La atmósfera. De la administración Bush, enzarzada en una guerra verbal contra Chávez (mientras el comercio petrolífero entre los dos países continúa viento en popa), no se ha escuchado ningún comentario sobre estas iniciativas de la compañía venezolana, si bien, hasta ahora, habían atañido a organizaciones no gubernamentales. Sin embargo, la Autoridad para el Transporte de Chicago es gubernamental y depende de Washington para buena parte de sus fondos. Precisamente algunas semanas después de la propuesta de la CITGO, la CTA obtuvo una financiación estatal de 89 millones de dólares para sus infraestructuras; algo que venía pidiendo desde hacía años. Que la imprevista prontitud por parte de Washington se deba a una voluntad de mantener a Chávez fuera del negocio, no se sabe. Pero la CITGO no cede y está pensando en impulsar iniciativas similares en otros estados de los EE.UU; en su página web declara estar sondeando la posibilidad de ofrecer carburante a precio reducido en Maine, Connecticut, Rhode Island y Pennsylvania.

Texto original en italiano en:

http://www.peacereporter.net/dettaglio_articolo.php?idc=0&idart=4420

0