Recomiendo:
0

El Servicio Secreto de EE.UU. lo investiga

Wal-Mart denuncia a estudiante por foto contra Bush

Fuentes: The Progressive

Traducido para Rebelión por Germán Leyens

Selina Jarvis dirige el departamento de estudios sociales de la escuela secundaria de Currituck County en Carolina del Norte, EE.UU., y no está acostumbrada a que el Servicio Secreto la interrogue a ella o a uno de sus estudiantes.

Pero es precisamente lo que ocurrió el 20 de septiembre.

Jarvis había asignado a su clase superior de educación cívica y economía la tarea de «utilizar fotografías para ilustrar sus derechos en la Declaración de Derechos», dice. Un estudiante «sacó una foto de George Bush de una revista, la fijó en una pared con una tachuela roja a través de la cabeza. Luego hizo un signo de rechazo con el pulgar hacia abajo con su propia mano al lado de la foto del presidente, e hizo tomar una foto del conjunto, y lo pegó en un cartel».

Según Jarvis, el estudiante, que guarda el anonimato, sólo estaba cumpliendo con su tarea, ilustrando el derecho al disenso.

Pero en el Wal Mart de Kitty Hawk, donde el estudiante encargó el desarrollo de su película, ese derecho se convierte, evidentemente, en algo sospechoso.

Un empleado del departamento fotográfico de Wal Mart alertó a la policía de Kitty Hawk respecto al estudiante. Y la policía de Kitty Hawk pasó el asunto al Servicio Secreto.

El martes 20 de septiembre, el Servicio Secreto se presentó en la escuela en Currituck. «A las 1.35 el estudiante vino a verme y me dijo que el Servicio Secreto se había llevado su cartel», dice Jarvis. «Primero no le creí. Pero entraron a mi oficina cuando yo no estaba presente y se llevaron su cartel, que estaba en una pila con todos los demás».

Dice que el estudiante estaba angustiado.

«Estaba nervioso, asustado, y sus padres se encontraban en un viaje de negocios, fuera de la ciudad», dice Jarvis.

Ella, también, tuvo que hablar con el Servicio Secreto.

«Hacia la mitad de mi clase de la tarde, el asistente del director me sacó del aula y me llevó a la sala de conferencias de la oficina», dice. «Dos hombres del Servicio Secreto me esperaban. Preguntaron lo que sabía sobre el estudiante. Les dije que era un muchacho formidable, que estaba en el homecoming court [dirección de la fiesta estudiantil a comienzos de año], y que nunca había causado ningún problema».

Pasaron a hablar de su cartel.

«Me preguntaron, si no pensaba que era sospechoso», recuerda. «Les dije que no, ¡que había sido un proyecto sobre la Declaración de Derechos!»

Al terminar la reunión, le dijeron que el incidente «sería interpretado por el fiscal de EE.UU., quien decidiría si el estudiante podía ser citado ante la justicia», dice.

El estudiante no fue encausado, y el Servicio Secreto no siguió preocupándose del caso.

«Culpo más que a nadie a Wal-Mart», dice. «Me enfadé verdaderamente con ellos. Pero todos mostraron un pobre criterio, desde Wal-Mart hasta el Servicio Secreto.»

Una persona en el departamento fotográfico de Wal-Mart en Kitty Hawk dijo, «Tiene que llamar al Ministerio del Interior o a las autoridades para obtener información sobre eso».

Jacquie Young, portavoz de Wal-Mart en la central de la compañía, no hizo comentario alguno dentro de un período de 24 horas.

Sharon Davenport en el Departamento de Policía de Kitty Hawk dijo: «Sólo lo transferimos» al Servicio Secreto. «No registramos un informe investigativo».

Jonathan Scherry, portavoz del Servicio Secreto en Washington, D.C., dijo: «Ciertamente respetamos la libertad artística, pero también tenemos la responsabilidad de investigar incidentes cuando es necesario. En este caso, fuimos alertados por un ciudadano, un empleado de un laboratorio fotográfico».

Jarvis utiliza una palabra para describir todo el incidente: «ridículo».

———–

http://progressive.org/mag_mc100405

0