Recomiendo:
0

Cuando la verdad es ofensiva

Fuentes: Tribuna Hispana USA

En Estados Unidos la verdad es ofensiva. Si usted dice la verdad, usted es ofensivo. Yo soy ofensivo. Michael Hudson es ofensivo. Gerald Celente es ofensivo. Herman Daly es ofensivo. Nomi Prins es ofensivo. Pam Martens es ofensiva. Chris Hedges es ofensivo. Chris Floyd es ofensivo. John Pilger es ofensivo. Noam Chomsky es ofensivo. Harvey […]

En Estados Unidos la verdad es ofensiva. Si usted dice la verdad, usted es ofensivo. Yo soy ofensivo. Michael Hudson es ofensivo. Gerald Celente es ofensivo. Herman Daly es ofensivo. Nomi Prins es ofensivo. Pam Martens es ofensiva. Chris Hedges es ofensivo. Chris Floyd es ofensivo. John Pilger es ofensivo. Noam Chomsky es ofensivo. Harvey Silverglate es ofensivo. Naomi Wolf es ofensiva. Stephen Lendman es ofensivo. David Ray Griffin es ofensivo. Ellen Brown es ofensiva.
Afortunadamente, muchos otros son ofensivos. ¿Pero cuánto tiempo hay que ser ofensivo antes de ser un «un enemigo del estado»? A lo largo de la historia los que dicen la verdad han sufrido y los historiadores de la corte han prosperado. Es lo mismo hoy. Gerald Celente ilustra esto brillantemente en el próximo ejemplar del Trends Journal.
Durante los últimos 35 años he aprendido esta lección como una columnista. Si usted le dice a los lectores lo qué se está ocurriendo realmente, ellos quieren saber porqué usted no puede ser positivo. ¿Por qué nos está diciendo que hay malos sucesos que no pueden ser remediados? ¿Usted no sabe que Dios le dio a los norteamericanos el poder de arreglar todos los males? ¿Quién es usted? ¿Cierta clase de idiota, un anti-americano, un rojillo-liberal-comunista? ¿Si usted odia a los EE.UU. tanto, por qué no se va a Cuba, Irán o a China (o a cualquier lugar de esos)? Los griegos clásicos lo entendían muy bien. En la mitología griega, Casandra era la profetisa en quien nadie creía a pesar de su expediente de acertar el 100 por ciento. Decir la verdad a los norteamericanos o a los europeos es tan costoso como decirle la verdad a los Griegos en mitología antigua.
En EE.UU. y por todas partes en el mundo occidental o el mundo entero, decir la verdad es impopular. De hecho, en los EE.UU. se ha criminalizado decir la verdad. Mire por ejemplo a Bradley Manning, encarcelado por dos años, sin fianza y sin un juicio en violación de la Constitución de los EE.UU., torturado por un año en su confinamiento ilegal en violación a las leyes de los EE.UU. y el derecho internacional, y ahora puesto en juicio por fiscales corruptos por ayudar a los «enemigos de los EE.UU.» revelando la verdad, como le era requerido por el código militar de los EE.UU. A los soldados se les requiere reportar los crímenes de guerra. Cuando los superiores de Bradley Manning se mostraron indiferentes ante los crímenes de guerra, Manning reportó los crímenes vía WikiLeaks. ¿Qué más puede hacer un soldado con un sentido del deber y una conciencia moral, cuando la cadena de mando es corrupta?
Medios «prestituídos» Julian Assange es otro ejemplo. WikiLeaks ha tomado la función de reportar lo que los medios occidentales ha dejado de hacer. Recuerde, The New York Times publicó los papeles de Pentágono en 1971, que socavaron las mentiras que Washington había dicho al público y al Congreso para justificar la costosa guerra de Vietnam. Pero hoy ningún periódico o canal de televisión acepta más la responsabilidad de informar sinceramente al público. Julian Assange dio un salto el vacío y fue demonizado inmediatamente, no sólo por Washington sino también por los medios de la izquierda y de la derecha, incluyendo a los de Internet. Era una combinación de celos, de ignorancia, y de hacerle el bajo a Washington.
Sin WikiLeaks y Assange el mundo no conocería esencialmente nada. Los manipuladores de Washington, los medios «prestituídos», y los medios que son marionetas del estado prevalecieron. La orden era destruir a Julian Assange. Es sorprendente cuánta gente y páginas de internet obedecieron la orden de Washington. Assange fue tan demonizado que aunque Ecuador le ha concedido el asilo político, el gobierno británico, obedeciendo a su amo de Washington, se rehúsa a permitirle un paso seguro para salir de la embajada de Londres y viajar a Ecuador. ¿Assange está destinado a vivir el resto de su vida dentro de la embajada de Ecuador en Londres?
¿Assange será una réplica del cardenal Jozsef Mindszenty, quien el 4 de noviembre de 1956, buscado asilo en la embajada de los EE.UU. en Budapest, cuando los tanques soviéticos entraron en Hungría para sofocar la revolución anticomunista? El cardenal Mindszenty vivió por 15 años en la embajada de los EE.UU. Hoy en día la amerika de la «libertad y de la democracia» está copiando las prácticas soviéticas durante la guerra fría. En contraste a la «libertad y la democracia» los EE.UU. y el Reino Unido, el gobierno «autoritario», «comunista» y «opresivo» de China, cuando estaba enfrentado la deserción del disidente chino Chen Guangcheng a la embajada de los EE.UU., Pekín lo dejó irse.
Un pueblo indolente es un mundo al revés cuando EE.UU. y los británicos se rehúsan a obedecer el derecho internacional, pero los chinos comunistas cumplen con el derecho internacional.
Los norteamericanos indolentes ni se preocupan de que los alegados terroristas son torturados, detenidos indefinidamente en prisión sin un debido proceso, y algunos ejecutados al capricho de algún funcionario del Poder Ejecutivo, sin el debido proceso de la ley.
La mayoría de los norteamericanos están de lado de los asesinatos irresponsables, de la tortura, y la detención sin evidencias, lo que proclama su estupidez al mundo entero. Nunca en la historia una población ha sido tan inconsciente como la de los norteamericanos. El mundo está sorprendido de cómo una gente tan inconsciente se convirtió, por poco tiempo, en una superpotencia.
El mundo necesita inteligencia y liderazgo para evitar la catástrofe, pero EE.UU. no puede proporcionar ni inteligencia ni liderazgo. EE.UU. es una tierra perdida donde las armas nucleares están en las manos de aquellos que sólo están preocupados por su propio poder. Washington es el enemigo del mundo entero y abarca la concentración más grande de mal en el planeta. ¿Dónde están los buenos para alzarse contra el mal?

Traducción de A. Mondragón del original publicado por Institute for Political Economy.

Fuente: http://www.tribunahispanausa.com/cuando-la-verdad-es-ofensiva/#more-14753

0