La pandemia de coronavirus impulsa el aumento del racismo contra los judíos indios en Israel

Fuentes: 972mag

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Un judío indio israelí de 28 años en Israel está en el hospital después de ser asaltado por israelíes que lo llamaron «corona».

Bnei Menashe llega a Israel después de emigrar de la India, Aeropuerto Ben-Gurion, 25 de junio de 2015. (Flash90)

El sábado pasado Am Shalem Singson, un estudiante de yeshiva de 28 años, caminaba hacia el centro de Tiberíades con algunos amigos cuando dos hombres israelíes arrugaron la nariz y los llamaron «corona, corona». Singson les dijo que ni siquiera era de China, sino de India, él y sus amigos son Bnei Menashe, una comunidad de judíos indios, varios miles de los cuales viven en Israel. Pero los hombres, enojados por haber sido cuestionados, primero lo empujaron, luego lo patearon repetidamente. Singson tuvo que someterse a una cirugía por lesiones graves en el pecho y los pulmones.

Singson, quien todavía se está recuperando en el hospital, cree que la nueva pandemia de coronavirus se ha convertido en un catalizador para que los racistas intensifiquen su intolerancia. «No quieren vivir con nosotros, solo quieren pelear», dice. «Se aprovechan [de la situación] usando el coronavirus… y no soy solo yo, muchas personas se enfrentan a esto».

Ha habido informes significativos de ataques racistas contra asiáticos en todo el mundo por personas que los culpan por el brote y la propagación del coronavirus. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que continúa llamándolo «virus chino», ha sido criticado por poner en peligro a los asiáticos al alentar ponerlos como chivos expiatorios del racismo mientras aumentan la ira y el miedo de las personas por la propagación del virus.

Los Bnei Menashe se han enfrentado a la peor parte de este tipo de racismo. En su mayoría, creen, porque la gran mayoría de los israelíes no saben mucho sobre ellos. Con un número de 5.000 en Israel, los Bnei Menashe emigraron de dos estados del noreste de la India, Manipur y Mizoram, bordeados por Myanmar, y creen que son descendientes de una «tribu perdida» de Israel de hace 2.700 años. Para emigrar no pueden acogerse a la Ley de retorno israelí, pero pueden llegar esporádicamente en grupos de unos pocos cientos a través de Shavei Israel, una organización israelí sin fines de lucro que trabaja para localizar comunidades judías «perdidas» en todo el mundo y llevarlas a Israel. Singson emigró de Manipur en 2017 con su madre, su abuela y su hermano.

Otros miembros de  Bnei Menashe han expresado su indignación y decepción por el racismo dirigido hacia ellos y señalan numerosas instancias en las últimas semanas de miembros de la comunidad que han sido llamados «coronavirus» por otros israelíes.

Un israelí con una mascarilla camina por el mercado Mahane Yehuda, Jerusalén, 20 de marzo de 2020. (Olivier Fitoussi / Flash90)

«Es realmente triste ver a la mayoría de los israelíes infectados no por el coronavirus sino por el virus del racismo», dice Shlomo Thangminlien Lhungdim de 24 años, amigo de Singson. Hace unos días, después de subir a un autobús con algunos amigos Bnei Menashe, otros pasajeros los miraron de manera extraña y muchos se taparon la nariz. «Incluso el conductor tosía intencionalmente tan pronto como nos vio», dice. “La gente tiende a huir de nosotros. Nos miran de manera diferente en las estaciones de autobuses, supermercados… nos discriminan en todas partes. La vida es horrible ¿Por qué? ¿Solo porque nos ven diferentes?

Isaac Thangjom, gerente de proyectos de la Federación Judía de Nuevo México que emigró a Israel en 1997, dice que su familia no ha enfrentado ningún incidente de este tipo en Ramla o sus alrededores. Pero tales casos son comunes en ciudades más pequeñas como Tiberia, Kiryat Arba en Cisjordania y Akko, donde también vive la mayoría de Bnei Menashe, dice. También ha oído hablar de varios casos de racismo relacionado con el coronavirus. “Una mujer que tomó un autobús a Jerusalén desde Kiryat Arba, dijo que se sentía incómoda, porque cuando viajaba en el autobús de la ciudad, la gente se mantenía a distancia de ella».

Los Bnei Menashe siempre han enfrentado el racismo en Israel. A menudo se los confunde con los trabajadores tailandeses y filipinos a pesar de su vestimenta judía ortodoxa. Pero la pandemia de coronavirus ha llevado el prejuicio a nuevas alturas, dice Thangjom.

El asalto a Singson en Israel tiene paralelos en la India. Los indios del noreste están sujetos a discriminación y ataques en otras partes del país donde son minorías raciales. Según los informes, a muchos se les llama «corona», «coronavirus» y «chino», incluso en grandes ciudades como Delhi y Mumbai. En un video que se hizo viral la semana pasada, los estudiantes del noreste de India hicieron un llamamiento a sus compañeros indios para que dejaran de atacarlos.

En la colonia israelí de Kiryat Arba, Dimi Lhungdim, de 20 años, en un descanso de su servicio militar, estaba furiosa mientras miraba un video de «Shevet Achim Va’achayot» («Una tribu de hermanos y hermanas»), la canción oficial de las celebraciones del Día de la Independencia de Israel en 2019. El mensaje de unión de la canción suena hueco para Lhungdim a la luz del asalto a Singson.

«Estaba pensando, ¿por qué están cantando esta canción y diciendo que somos hermano y hermana?» dice Lhungdim. «Cada vez que llegaba esa frase, pensaba, ‘no sabes lo que estás diciendo’. Dicen, ‘este es nuestro hogar en Israel, este es nuestro corazón’. Lo que le hicieron a Am Shalem no es lo que están cantando en la canción. Yo estaba muy enojada».

Saudamini Jain es escritora y vive en Nueva York. Ha informado en toda la India, Cisjordania y Nueva York.

Fuente: https://www.972mag.com/coronavirus-indian-jews-racism/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.