Recomiendo:
0

Los estadounidenses viven sumidos en falacias

Fuentes: Global Research

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

He llegado a la conclusión de que los súbditos del Gran Hermano en 1984 de George Orwell están mejor informados que los estadounidenses.

Los estadounidenses no tienen la menor idea del motivo que llevó a una década de guerras en Medio Oriente, Asia y África. No se dan cuenta de que sus libertades han sido suplantadas por un Estado policial al estilo de la Gestapo. Pocos comprenden que las dificultades económicas serán permanentes.

El 27 de octubre de 2011, el gobierno de EE.UU. anunció algunas estadísticas económicas de rutina, y el presidente del Consejo Europeo anunció un nuevo enfoque frente a la crisis de la deuda soberana griega. El resultado de esas cifras extrañas y simples palabras envió al Índice de Standard & Poor’s 500 a su mayor mejora mensual desde 1974, borrando su pérdida anual en 2011. El euro subió, colocando de nuevo a la moneda europea a un 40% por sobre su paridad inicial con el dólar estadounidense, cuando fue introducido el euro.

En la Radio Pública Nacional [NPR] un analista bobo declaró, enfáticamente, que las últimas estadísticas del gobierno de EE.UU. prueban que ha comenzado la recuperación y que no hay peligro alguno de una recaída en la recesión. Y economistas bobos predijeron un mañana mejor.

Europa está feliz porque los bancos privados europeos, los acreedores de los gobiernos europeos, han aceptado tragarse un 50% de la deuda soberana de Grecia y que los recapitalicen con dineros públicos que les entregará el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, piensa que la deuda de Grecia es la única deuda soberana que se amortizará y que las deudas de Italia, España y Portugal se rescatarán de alguna manera por otros medios, incluida una contribución china al fondo de rescate FEEF. Obviamente, si toda la deuda soberana de la UE también debe recortarse en un 50%, el fondo de rescate no estará a la altura de la tarea.

Para nuestros corruptos mercados financieros, cualquier noticia que pueda sesgarse para que parezca buena puede aumentar el precio de las acciones. ¿Pero cuáles son los hechos?

Para conocer los hechos hay que volverse hacia gente seria, no a los medios de la prensa-institución. Entre los que nos ofrecen hechos reales está John Williams de shadowstats.com. En su informe del 27 de octubre, Williams saca a la luz que la alegre cifra de crecimiento económico de 2,5 para el segundo trimestre de 2011 es una tontería. Todos los demás indicadores económicos contradicen esa falacia. Por ejemplo, se informa de que el consumo personal ha aumentando en un 1,7%, ¡pero ese aumento en el consumo tuvo lugar a pesar de una caída de 1,7% en el ingreso disponible del consumidor! En otras palabras, si hubo un aumento en el consumo personal, provino de la reducción de los ahorros o del aumento de la deuda del consumidor.

Los consumidores de un país no pueden reducir sus ahorros o aumentar sus deudas eternamente. Para que una economía se recupere, debe haber un aumento en los ingresos del consumidor. Ese aumento no se ve por ninguna parte en EE.UU. Un gran porcentaje de los bienes y servicios vendidos a los estadounidenses por corporaciones de su país son producidos ahora en el exterior por mano de obra extranjera. Por lo tanto, los estadounidenses ya no reciben ingresos de la producción de los bienes y servicios que consumen. El mercado de consumo estadounidense se está acabando.

El Dow Jones aumentó 339,51 puntos gracias a las falsas buenas noticias, pero el sentimiento del consumidor está en lo más bajo. John Williams informa de que «la confianza del consumidor llegó a los niveles más bajos registrados en 2008 y 2009» y la confianza del consumidor ha caído ahora «a ese nivel de 2008». Pero el mercado bursátil vive un auge. De alguna manera una población desocupada en un 23% con deudas hasta el cuello va a generar una recuperación económica.

La recuperación solo puede tener lugar en el mundo ilusorio creado para nosotros por los medios concentrados. Ya que ya no se les permite expresar una sola palabra verídica, la prensa-institución elogia recuperaciones no existentes y armas de destrucción masiva y sataniza a los oponentes elegidos por Washington.

La crisis de la deuda soberana en Europa ha distraído a los estadounidenses de la crisis mucho peor de su propio país. Después de dos décadas de exportación de la manufactura y los puestos de trabajo de la clase media estadounidense, y después de una década de crecimiento de la deuda del consumidor que ha causado millones de dueños de viviendas embargadas y una masiva deuda de tarjetas de crédito y préstamos a estudiantes que no pueden pagarse, los consumidores no tienen un crecimiento de los ingresos o de su capacidad de préstamo con la cual avivar una economía basada en la demanda del consumidor.

Los bancos europeos, ya arruinados por las compras de derivados chatarra con calificaciones AAA de Standard & Poor’s y Moody’s, se ven amenazados por la crisis de la deuda soberana. La crisis de la deuda de Grecia, causada con ayuda de Goldman Sachs para ocultar la verdadera deuda del país, como lo hizo con Enron, ha desvelado que Portugal, Irlanda, Italia, y España, aparte de Grecia, tienen más deuda de la que pueden afrontar sus gobiernos.

En la UE, a diferencia de EE.UU. y del Reino Unido, que tienen sus propios bancos centrales que pueden crear más dinero para rescatar a gobiernos sobre-endeudados, al banco central de la UE se le prohíbe por tratado que imprima dinero para comprar bonos de Estados miembros que no pueden ser redimidos.

Sin consideración a la prohibición del tratado, el banco central de la UE ha estado prestando dinero a Grecia para que pague a los dueños de sus bonos. La austeridad impuesta que forma parte del acuerdo creó la inestabilidad política en Grecia.

Ahora, cuando el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha anunciado una condonación de 50% de la deuda soberana griega por bancos privados, ¿se puede negar el mismo tratamiento a Portugal, Italia, y España?

El Banco Central Europeo sigue la iniciativa de la Reserva Federal y crea más dinero para rescatar deuda. El coste será pagado con inflación y huída del euro y del dólar. Como indicador del futuro, a pesar de las falacias positivas de las noticias y del aumento del valor de las acciones estadounidenses, el yen japonés subió el 27 de octubre a un nuevo nivel máximo respecto al dólar de EE.UU.

© Copyright Paul Craig Roberts, Global Research, 2011

El Dr. Paul Craig Roberts fue nombrado secretario adjunto del Tesoro de EE.UU. por el presidente Reagan y confirmado por el Senado de EE.UU. Fue editor asociado y columnista en el Wall Street Journal y sirvió en los equipos personales del representante Jack Kemp y del senador Orrin Hatch. Fue asociado del personal del Subcomité de Apropiaciones para la Defensa de la Cámara de Representantes, asociado del personal del Comité Económico Conjunto del Congreso, y Economista Jefe, Personal Republicano, Comité Presupuestario del Congreso. Escribió la ley de reducción de la tasa de impuestos Kemp-Roth, y fue un líder en la revolución de la oferta. Fue profesor de economía en seis universidades y es autor de numerosos libros y contribuciones académicas. Ha testificado ante comités del Congreso en 30 ocasiones.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=27347

rCR

0