Recomiendo:
3

La DGST marroquí atiza al Polisario con sus desechos

El azote de los necios

Fuentes: Rebelión





Vuelve a aparecer en escena el último del Majzen, Hach Ahmed, ahora rebautizado como Hach Baricala y de  la mano de un agente a sueldo de los servicios secretos marroquíes, sobradamente conocido y reconocido en Canarias. Es un individuo cuyo oficio durante los últimos 20 años es denigrar la justa lucha del pueblo saharaui por unas pocas migajas que le tira el Majzen y que en Canarias casi todos le conocen como el siervo del Majzen y que responde al nombre de Miguel Ortiz Asin, él y su Foro Ca

Es realmente digna de un profundo estudio la transformación que sufren individuos que cambian de chaqueta, como es el caso de Hach Baricala. Cuando estaba donde tenía que estar, al lado de su pueblo y en las trincheras de su justa causa, era una persona admirada por su dominio de la lengua castellana y sobre todo por su buen hacer como diplomático y su valentía y honestidad. Y un buen día lanzó por los aires la cartera de ministro. Sin embargo, desde que pasó a la otra acera, la de los malos, la de los que defienden la injusticia, el abuso, los atropellos y sobre todo del mundo de las prebendas, su metamorfosis ha sido tan acelerada que los que le conocen cuentan que el hombre ha tenido que pasar por un trago y un calvario mental de dimensiones monumentales. Cómo es posible que un hombre de sólidos principios hasta hace muy poquitos años se haya transformado de la noche a la mañana en un hombre sin credo, ni ideales, ni convicciones y, además, embustero.

Escribía una vez el genio e irrepetible Francisco Umbral: “El amor de Juan Goytisolo por Marruecos le entra por el ano”, yo diría que el amor al nuevo Baricala, posiblemente le entra por el bolsillo. Resulta harto difícil hacer una entrevista escrita larguísima, pensada y razonada hasta la saciedad y no dedicar ni una sola palabra de reproche al verdadero criminal y culpable de todos los males del pueblo saharaui a quien dice representar. No es un olvido, ni descuido, ni omisión, es algo premeditado y deliberado. De su actual conducta se puede extraer una conclusión simple y básica hasta para un profano en el tema, la consigna es que Marruecos es intocable.

Las trolas que soltó el Sr. Baricala en su guiada entrevista son del manual del lenguaje de los servicios secretos marroquíes. Dice que los abusos cometidos hace más de 40 años en la cárcel de Rachid salieron a la luz a raíz de la estúpida detención, por parte de las autoridades Saharauis, de dos miembros de su organización, que no son más que dos payasos y vividores sin muchas luces y uno de ellos, Fadel, con toda seguridad es un chivato de la DGST, que vivía de timar a la seguridad marroquí con noticias falsas o basadas en hechos reales. De todos modos su detención fue después de los abusos de finales de los setenta y principios de los ochenta, la decisión más torpe que han cometido las autoridades saharauis en cuestiones de seguridad. No se puede detener a bombo y platillo a dos bocazas sin oficio, ni beneficio, ni cultura. Tan solo se dedicaban  a los habituales timos que practican con la DGST.

La paradoja es que según cuentan algunos responsables saharauis el Sr. Hach Baricala formó parte de la Comisión que creó el difunto Abdelaziz en los noventa para esclarecer los abusos de Rachid y ahora sale el Sr. Hach anunciando que se enteró de los abusos en 2018, posiblemente los 30 años que pasaron entre su participación en la Comisión y esta entrevista han dejado secuelas irreparables en el hipocampo de su cerebro.

Dice que la comisión de derechos humanos saharaui solo tiene ojos para denunciar a Marruecos. Sr Hach, en los campamentos la situación de los derechos humanos la conocemos todos y salvo esa patosa detención de sus dos “colegas”, en los campamentos se viola de todo menos los derechos humanos. Lo malo del caso es que usted lo sabe perfectamente. Sin embargo debiera usted haber tenido solo un poquito de coraje para denunciar los más de 50 presos de conciencia saharauis que están en condiciones infrahumanas en las cárceles de Marruecos (claro, quien paga manda)

Sr. Baricala, es lamentable que a sus sesenta y pico años renuncie a lo más preciado para los saharauis: recuperar su tierra, por la que se han quedado muchos y valiosos guerreros en el camino, entre ellos varios miembros de su familia. ¿Se atrevería usted a ir un viernes al cementerio de Smara a contar a sus parientes allí enterrados que ahora es usted un nacionalista moderado y sensato capaz de buscar una fórmula de compromiso con Marruecos? Ah, y sobre todo dígales que la propuesta del régimen feudal marroquí, sin ninguna credibilidad ni signos democráticos, es desde luego un buen punto de partida.

¿Habla usted de intolerancia, alergia y policía política en el seno del POLISARIO ante el discrepante? Estos no son síntomas de un día, estos son males crónicos y debió usted haberlos detectado durante sus cuarenta años de responsabilidad. Y por otro lado, ¿qué es lo que quiere?, ¿qué le aplaudan después de cambiar de chaqueta, de defender al enemigo, de criticar de forma nociva y no constructiva al único mecanismo que tienen los saharauis hoy por hoy para defenderse, que es el Frente Polisario con todos sus errores y defectos?

Su mezcla de manera enajenada de las alabanzas y las faltas de respeto al gran amigo del pueblo saharaui, el Sr. Carmelo, lo colocan a usted en el lugar más indigno de los oportunistas. Calificar a Carmelo de torpe, falto de tacto, imprudente, agresivo y desmemoriado es lo más ruin que se ha escuchado sobre una de las personas más honestas, integras, constantes y cabales del mundo solidario con el pueblo saharaui.

Insisto, lo doloroso del asunto es que Baricala conoce perfectamente al Sr. Carmelo y sabe de sobra que estas descalificaciones no encajan en absoluto en la personalidad del Sr. Ramírez. Y solo por haber dicho una verdad como una mezquita, que muchos de los miembros de saharauis por la paz son informadores y chivatos de los servicios secretos, por ejemplo: Saruj, Gay, Rakrak, Ramdan, Fadel Breica, etc., ni Carmelo, ni nadie, ignora que hay algunos que no tienen nada que ver con los servicios secretos marroquíes, pero hay muchos que colaboran o han colaborado con la DGST.

El Sr. Baricala, les dijo a los “periodistas” que se han apuntado a su partido cientos de saharauis. Si no me equivoco las noticias que tengo es que ha habido una desbandada de miembros de saharauis por la paz.  Pero no les dijo que él mismo en un audio reciente para calmar a la tropa ansiosa por la llegada de las prebendas  que no acaban de llegar, les dijo que Saharauis por la Paz era algo ficticio, que no tiene absolutamente nada, que son más pobres que el ratón de la mezquita. Tampoco les dijo que había prometido a todos los codiciosos que le acompañan que está pendiente de la llegada de ayudas financieras “españolas y francesas” basándose en promesas falsas que nunca llegaran a concretarse. Y las ayudas reales que sí pueden llegar que son las de la DGST serán escasas, como suele ser habitual últimamente y no darán beneficio para tanto aprovechado. 

“El azote de los necios”

3