Novedad editorial en versión digital y libre: por primera vez se traduce al castellano un libro de la intelectual sudafricana

Homenaje a la activista contra el apartheid Ruth First

Fuentes: Rebelión

Prólogo de Silvia Arana para la edición española de «117 Días», Ruth First. Ediciones Dyskolo, mayo 2015.

Hace diez años, mientras leía 117 Days de Ruth First, tuve la certeza de que algún día lo traduciría. En principio, porque el relato de sus vivencias como presa política del régimen del apartheid de Sudáfrica le daba voz a mis memorias como presa política de la dictadura cívico-militar argentina. Al recorrer el camino de Ruth, rememoraba mi propia experiencia: el efecto erosivo de la incertidumbre de no saber si estaría presa por un año, diez o para siempre; la determinación -con altibajos pero irrevocable- de resistir al plan de destrucción que era la cárcel; y el esfuerzo para conectarse con la lucha popular librada fuera de los muros carcelarios. Ruth First logra plasmar el espíritu de lucha que se cultiva en la resistencia cotidiana en la cárcel; no solo contra los interrogadores y torturadores sino también contra los carceleros. «No le iba a dar a nadie la ilusión de que yo aceptaba mi arresto con resignación», afirma Ruth. Estos puntos representan ejes esenciales en torno a los cuales gira la cotidianeidad de un preso político en cualquier parte del mundo.

Al salir en libertad, Ruth First continuó militando en el exilio en la campaña de denuncia internacional del apartheid y como investigadora de las realidades africanas y propuestas de alternativas socio-económicas y políticas. Murió asesinada en 1982. Era la directora investigativa del Centro de Estudios Africanos, donde brindaba un aporte académico valiosísimo de formación de cuadros y apoyo crítico al gobierno progresista de Mozambique, cuando abrió una carta-bomba que le explotó en las manos. Los oficiales de la policía sudafricana Craig Williamson y Roger Raven, -quienes confesaron haber preparado y enviado la carta-bomba- fueron amnistiados por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación el 31 de mayo de 2000. Una ola de indignación se levantó desde las barriadas de Sudáfrica hacia el resto del mundo.

Como traductora y como expresa política, este es mi humilde y sentido homenaje a Ruth First. Me anima la esperanza de que quizás la próxima vez que leamos una noticia sobre la larga lucha inconclusa para hacer realidad los postulados por la libertad de Sudáfrica (Freedom Chart) -nacionalización de los recursos naturales, socialización del agro, industrialización, eliminación de toda forma de discriminación socio-económica y racial- tengamos presente el legado de Ruth First, que jamás hizo concesiones al régimen opresor y racista, ni a las deficiencias dentro de su propio movimiento.

En América del Sur, el periodista, escritor y revolucionario Rodolfo Walsh personificó ese mismo compromiso irrevocable, como lo expresa en su Carta Abierta a la Junta Militar de Argentina: «…con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles». También Ruth First sabía que era y sería perseguida, y fue fiel al compromiso de dar testimonio y luchar por la liberación del pueblo africano hasta el último día de su vida.

Mi agradecimiento a Gillian, Shawn y Robyn Slovo, las hijas de Ruth First, quienes generosamente me autorizaron para hacer la traducción al español de las memorias carcelarias de su madre.

117 Días, Ruth First

Traducción de Silvia Arana

Prólogo: Albie Sachs

Epílogo: Tom Lodge

1ª edición (digital), abril 2015, ediciones Dyskolo (www.dyskolo.cc)

epub: 313 Kb. mobi: 935 Kb. pdf: 267 pág.

Descarga el libro desde aquí: http://www.dyskolo.cc/cat%C3%A1logo/lib011/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.