Recomiendo:
0

Quién es el canciller yanqui Mike Pompeo

Fuentes: Diario ¡Por esto! (Mérida)

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó, repitiendo a su jefe, el Presidente Donald Trump, que lo sucedido en Bolivia no fue un golpe militar sino una «expresión de la voluntad del pueblo». Del oligarca presidente yanqui podría esperarse algo así, pero sorprende que su Secretario de Estado, que ha desempeñado otros […]

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó, repitiendo a su jefe, el Presidente Donald Trump, que lo sucedido en Bolivia no fue un golpe militar sino una «expresión de la voluntad del pueblo».

Del oligarca presidente yanqui podría esperarse algo así, pero sorprende que su Secretario de Estado, que ha desempeñado otros cargos de alta responsabilidad en varios regímenes de Estados Unidos, no hubiera buscado una variante más aceptable para evitar entrar en contradicción con su jefe sin incurrir en una falta de respeto tan flagrante con la ciudadanía estadounidense y la opinión internacional como la de negar que lo recién ocurrido en Bolivia fuera un clásico golpe de Estado (de los más burdos, además).

Desconocer que la brutal represión emprendida por el ejército y la policía de la nación boliviana contra su pueblo desarmado, califica como un brutal golpe de Estado es tapar el sol con un dedo y una desvergüenza. Pompeo fue designado canciller, básicamente, por sus estrechos vínculos con la comunidad de inteligencia respecto al objetivo estratégico de hacer del Departamento de Estado una dócil dependencia de ésta y sucursal de la CIA.

En el caso del golpe en Bolivia, por ejemplo, EEUU solicitaba que las embajadas de los países que ellos controlan plantearan las quejas formales por un supuesto fraude en las elecciones, para hacerlas más creíbles y verosímiles que si lo hiciera aisladamente Estados Unidos, que se centraba en documentar supuestas irregularidades de la agencia del gobierno que regía el proceso electoral, que sirvieran para denunciar un hipotético fraude mientras su testaferro Mike Pompeo, jugaba el papel de director de orquesta aplaudiendo a los golpistas.

No es de extrañar que Pompeo alabara la salida de los más de 700 médicos y técnicos cubanos de la salud que prestaban sus servicios en Bolivia y declarara en rueda de prensa que la «expulsión de cientos de funcionarios cubanos de su país fue la decisión correcta y añadiera que Cuba «no estaba enviando funcionarios y médicos a Bolivia para ayudar a los bolivianos, sino que era para apoyar al «régimen» de Evo Morales.
Estados Unidos había desatado durante los últimos meses una feroz campaña de mentiras sobre el carácter de las misiones solidarias de salud de Cuba en diversos países del mundo, con el objetivo de enlodar una de las áreas de más prestigio internacional de la revolución cubana. Mark Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy and Research (CEPR), comentó que lo ocurrido fue un golpe militar que no podría haber sido viable sin apoyo de Washington y la OEA, acompañada por una acusación de fraude electoral sobre la que no tienen, ni existe, evidencia alguna. Es obvio, consintió Weisbrot, que la CIA apoyó este golpe, al igual que lo hizo en ese mismo país en los años 1952, 1964, 1970 y 1980 la propia agencia.
Se sabe que, por más de una década, la embajada de Estados Unidos en La Paz tenía dos planes: el Plan A, el golpe de Estado y Plan B, el asesinato de Morales. Ambas constituyen violaciones graves de la Carta de Naciones Unidas y demás obligaciones Internacionales». Todas las fuentes y evidencias señalan que fue la mano de la tenebrosa CIA, representada por Mike Pompeo, la que movió los hilos de esta nueva conjura contra la democracia en América Latina.
Desde los servicios secretos estadounidenses se suele describir a Pompeo como el más leal seguidor de Donald Trump, a quien defendió en numerosas ocasiones frente a las críticas. Se asegura que este siniestro personaje se ganó el favor del presidente brindando desde la CIA los informes presidenciales diarios de seguridad nacional que más complacían al mandatario.

Nacido y educado en el sur de California, Pompeo se graduó en la academia militar de West Point en 1986, especializándose en ingeniería. Hizo el servicio militar durante cinco años (nunca en combate) y luego ingresó en la facultad de Derecho de Harvard. Más tarde fundó una empresa de ingeniería en Wichita, Kansas, con apoyo financiero de los hermanos Charles y David Koch, multimillonarios petroleros afiliados al Partido Republicano, cada uno de ellos con una fortuna por encima de los $40.000 millones.

La influencia electoral de los hermanos Koch está igualmente bien documentada. Su red político-empresarial ha ayudado a financiar el Tea Party y al Partido Republicano actual. Los Koch también apoyaron la exitosa campaña de Trump para entrar al Congreso en 2010 y la legislación que él promovió sobre la energía durante los primeros años en la Cámara baja.


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.
0