Recomiendo:
0

Las protestas de los trabajadores vuelven a multiplicarse en China mientras las empresas buscan adaptarse a la nueva realidad económica creada por la pandemia de Covid-19.

Trabajadores protestan contra múltiples atrasos en el pago de salarios

Fuentes: A l’encontre

Traducción de Correspondencia de Prensa

El desempleo se mantiene relativamente elevado (oficialmente el 5,7% en las zonas urbanas), ya que las fábricas y los proveedores de servicios se vieron obligados a cerrar, dejando a los trabajadores sin salarios y sin trabajo. Según los datos oficiales, durante el primer semestre de 2020, la renta per cápita disponible en China disminuyó un 1,3% en términos reales en comparación con el mismo período de 2019. La disminución media para los habitantes de las ciudades fue del 2%.

Muchos conflictos de larga data sobre los salarios atrasados siguen sin resolverse. Por lo tanto, las trabajadoras y trabajadores no tienen otra opción que la de adoptar medidas colectivas para reclamar sus salarios.

El mapa de huelgas del China Labour Bulletin registró 89 incidentes en junio. Este es el total mensual más elevado en lo que va del año, pero aún así se mantiene por debajo de la cantidad registrada el año pasado. Las principales zonas de protestas fueron los centros de producción de Jiangsu (13 incidentes) y la provincia central de Henan (10), que registraron un gran número de protestas de trabajadores de la construcción en reclamo de salarios atrasados.

El mes pasado hubo 21 manifestaciones de trabajadores de fábricas, principalmente relacionadas con quiebras de empresas y atrasos en los salarios, mientras que en enero sólo hubo siete incidentes de este tipo. Como señalamos en nuestro boletín del mes de julio, ha habido un aumento en el número de protestas de los trabajadores de las fábricas de mascarillas. Muchos empresarios han realizado enormes ganancias a corto plazo gracias a la repentina demanda de mascarillas y de equipos de protección. Sin embargo, a medida que la pandemia se fue desacelerando en China, la demanda cayó y los precios cayeron también, dejando a las fábricas con toneladas de stock sin vender.

En la industria electrónica, la mecánica y la alimentaria, hubo también movilizaciones de trabajadores. El 13 de junio, más de 100 trabajadores de la fábrica FujiFilm de Suzhou protestaron por los atrasos salariales, pero la policía antidisturbios intervino para detener la protesta. Y la policía también intervino en una movilización del 17 de junio cuando varias decenas de trabajadores de una planta de producción de alimentos en Guangzhou se movilizaron ante un atraso de varios cientos de miles de yuanes en sus salarios.

Como informamos el mes pasado, las manifestaciones de los trabajadores del sector de los servicios siguen siendo frecuentes. Hubo 15 casos de protestas en junio, principalmente pequeñas manifestaciones de empleados de los sectores de la hostelería, la restauración, el comercio y el tiempo libre.

El sector de la construcción concentró el mayor número de movilizaciones (33 en total), con algunos conflictos por atrasos de más de un año en el pago de salarios. Ante la escasez de puestos de trabajo en la construcción, los trabajadores reclaman, al menos, los salarios adeudados por las obras anteriores. En Jinan, la capital de la provincia de Shandong, por ejemplo, más de 70 trabajadores de la construcción esperaban el pago de un millón de yuanes en concepto de salarios atrasados. En las redes sociales, los trabajadores argumentaron que la movilización no era solamente por sus propios salarios, sino también por un problema que afecta a la sociedad en su conjunto. Según dijeron, el gobierno había prometido proteger los salarios de los trabajadores migrantes (internos), pero luego no hizo nada al respecto.

Los gobiernos locales intervinieron en el caso de muchas de las protestas de trabajadores del mes pasado (junio), pero el efecto de sus intervenciones fue limitado. El 17 de junio, por ejemplo, los funcionarios del gobierno municipal de Dujiangyan (Sichuan) trataron sin éxito de resolver un conflicto sobre los atrasos en el pago de los salarios en una obra dirigida por la segunda empresa de construcción más grande de China. Del mismo modo, en Yangquan (Shanxi), trabajadores temporeros organizaron una manifestación el 30 de junio después de haber solicitado repetidamente al gobierno local el pago de los salarios atrasados en una obra de infraestructura local.

Para entender mejor el conflicto de Yangquan, miembros del China Labour Bulletin se pusieron en contacto con el sindicato municipal, al que los trabajadores también habían pedido ayuda. Los responsables del sindicato dijeron que su voluntad era la de ayudar a esos trabajadores pero que no tenían la autoridad necesaria para que su intervención fuera eficaz. Dijeron que el problema era que aunque el principal contratista de la obra, Yuancheng Construction, había creado un sindicato de empresa, ese sindicato estaba abierto solamente a los empleados oficiales. Como tal, los trabajadores con contrato temporario, a los que se les debían salarios, estaban efectivamente excluidos.

Tal como lo señaló el China Labour Bulletin en un reciente informe sobre la industria de la construcción, el sindicato debe ser mucho más inclusivo. También tiene que garantizar que todos los trabajadores de la construcción puedan afiliarse a un sindicato del sector que empieza a organizarse, en lugar de depender del arcaico e ineficaz sistema de sindicatos de empresa, los que sólo contemplan a la pequeña minoría de trabajadores con contrato de trabajo formal.

Artículo publicado en China Labour Bulletin, 15-7-2020: https://clb.org.hk/

0