Recomiendo:
3

Israel y el acuerdo nuclear iraní: una fábrica de mentiras

Fuentes: Weekly Worker

En el momento de escribir este artículo, el resultado de las conversaciones de Viena sobre la restauración del acuerdo nuclear con Irán, el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, sus siglas en inglés) de 2015, que pretende evitar que Irán alcance la capacidad de desarrollar armamento nuclear,[1] está en juego.

¿Deberíamos creer los persistentes informes periodísticos sobre la existencia de un ‘abismo infranqueable’ entre las posiciones de EEUU (que se retiró del acuerdo durante la presidencia de Trump) e Irán? Quizás. Pero podrían simplemente reflejar tácticas negociadoras, como sucede a menudo en negociaciones difíciles, que parecen estar al borde del colapso antes de alcanzar un acuerdo de última hora.

Una cosa es segura: Israel, el kibitzer en este juego de póquer político, está haciendo todo lo posible para evitar cualquier acercamiento real entre su patrón estadounidense y la bête noire iraní.

Conservando

¿Cuáles son las preocupaciones reales de Israel? La propaganda israelí afirma continuamente que Irán tiene como objetivo lograr la capacidad de producir armas nucleares, porque tiene la intención de aniquilar a Israel. He aquí hay un ejemplo típico, de un discurso del primer ministro Binyamin Netanyahu en Yad Vashem en el Día de Conmemoración del Holocausto, 15 de abril de 2015:

«Así como los nazis aspiraban a aplastar la civilización y establecer una ‘raza superior’ para controlar del mundo, mientras aniquilaban al pueblo judío, Irán también se esfuerza por obtener el control de la región, desde donde se extendería aún más, con la intención explícita de destruir el estado judío. Irán avanza en dos direcciones: la primera, desarrollando la capacidad de armarse con armas nucleares y acumular un arsenal de misiles balísticos; y la segunda, exportardo la revolución jomeinista a muchos países mediante la utilización masiva del terrorismo para apoderarse de gran parte de Oriente Medio». [2]

Esto es, por supuesto, pura tontería. Irán no tiene ni la intención ni la capacidad de ‘borrar’ a Israel. Las alegaciones en contrario son invenciones de hasbarah (propaganda) , la eficiente fábrica de falsedades de Israel. Es cierto que los líderes iraníes han expresado ocasionalmente la esperanza de que el régimen sionista se derrumbe y desaparezca. Pero esto es una ilusión más que una amenaza de que Irán tiene la intención de iniciar una acción militar para provocar la desaparición de Israel, como afirman los medios amigos de Israel.

El caso más notorio de esta falsificación deliberada utilizó una declaración hecha el 26 de octubre de 2005 por el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad. Estaba citando la expectativa del primer líder de la República Islámica en el sentido de que “ese régimen que ocupa Jerusalén debe desaparecer de las páginas del tiempo”. Esto fue ampliamente tergiversado como una amenaza de “borrar a Israel del mapa”. [3]

Además, incluso si Irán logra “la capacidad de armarse con armas nucleares”, no representaría un peligro existencial para Israel. Así fue señalado enfáticamente por Ephraim Halevy, exjefe del Mossad (la contraparte israelí de la CIA y el MI6). Al dirigirse a una conferencia celebrada en febrero de 2008 en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de Israel,

«Ephraim Halevy criticó a los líderes políticos israelíes por llamar a la amenaza nuclear de Irán «una amenaza existencial». “Es un error hacer saber a nuestro enemigo que pueden provocar nuestra desaparición”, dijo Halevy. Y añadió:“También es un error que informemos al mundo de que en el momento en que los iraníes tengan capacidad nuclear, empezará a contar hacia atrás el momento para la destrucción del Estado de Israel. Somos la superpotencia en el Medio Oriente y es hora de que comencemos a comportarnos como [una] superpotencia”. [4]

Por supuesto, Israel no es indiferente a la perspectiva de que Irán logre la capacidad de desarrollar armamento nuclear. Pero su preocupación no es el miedo a ser ‘borrado’; más bien, está preocupado por cualquier erosión, por leve que sea, de su posición como superpotencia regional hegemónica. Esta posición depende, entre otros factores, de que sea el único estado de Oriente Medio que posee un arsenal nuclear, [5] así como el único que se ha negado a firmar el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP). Es con mucho el estado expansionista más agresivo de la región, llevando a cabo una prolífica política de asesinatos; [6] de bombardeos frecuentes, sobre los que se ha informado ampliamente, en Siria y Líbano; y ataques en el mar a barcos que transportan petróleo iraní. [7]

Estas prácticas de terrorismo de estado dependen de que sus enemigos y rivales no tengan medios efectivos de disuasión, ya que eso inclinaría la balanza militar y disminuiría la abrumadora ventaja de Israel. La capacidad nuclear iraní podría constituir un elemento disuasorio de este tipo, aunque no muy grave. De hecho, un elemento de disuasión más creíble es el desarrollo de misiles convencionales por parte de Irán, que supondría un precio inaceptablemente alto de represalia por un ataque israelí [8], razón por la cual Israel presiona para que se incluya una prohibición de este tipo de armas en cualquier nuevo acuerdo nuclear con Irán.

Por cierto, la misma lógica se aplica a la evidente preocupación de Israel por el estado bastante avanzado de acumulación de misiles por parte del aliado libanés de Irán, Hezbolá. No existe un peligro real de que Hezbolá inicie una acción militar agresiva contra Israel; pero sus misiles son ahora un disuasivo creíble contra una repetición de las amplias incursiones agresivas de Israel en el Líbano, o un ataque masivo contra el patrón de Hezbolá, la República Islámica de Irán.

Preocupación política

Sin embargo, desde la perspectiva de preservar la hegemonía regional absoluta de Israel, la mayor preocupación no es la puramente militar: es política. En su conferencia, citada anteriormente, Ephraim Halevy continuó diciendo: «El verdadero objetivo de Irán [es] convertirse en una superpotencia regional y alcanzar un ‘estado de igualdad’ con los Estados Unidos en sus relaciones diplomáticas». Esta es una forma bastante inepta de plantear un problema real. Por supuesto, Irán nunca podrá alcanzar un estado de igualdad con los EEUU a nivel diplomático; pero una cierta distensión entre hegemon global y la República Islámica iraní ciertamente mejoraría la posición regional de esta última. Esto implicaría cierta erosión de la hegemonía regional de Israel, porque es poco probable que, como parte del acuerdo entre Estados Unidos e Irán, este último acepte el dominio regional de Israel (como Egipto,Arabia Saudí y los estados del Golfo han hecho).

He señalado repetidamente que, a este respecto, el interés israelí puede diferir del estadounidense. Por ejemplo, hace un año escribí:

«Tengo mi propia opinión sobre la posibilidad de algún tipo de arreglo entre Estados Unidos e Irán. Por supuesto, dependería de muchas contingencias, pero, como demostró el acuerdo nuclear alcanzado por Barack Obama, hay circunstancias en las que es posible que estos dos estados lleguen a un acuerdo. En mi opinión, la hostilidad israelí hacia Irán tiene un mayor alcance que la de Estados Unidos. Sería aceptable que los estadounidenses, bajo ciertas circunstancias, llegaran a tal acuerdo, siempre que Irán se comportara como un estado cliente obediente. Eso implicaría darle a Irán algún tipo de reconocimiento como una potencia importante en el Medio Oriente. Pero Israel se opondría a tal arreglo, porque considera que Irán es un obstáculo para su propia hegemonía regional». [9]

Esto explica los vehementes esfuerzos de Netanyahu para disuadir al Congreso de los EEUU bajo la administración de Obama de firmar el acuerdo nuclear de 2015, y su presión a Trump para que se retirase del acuerdo (no es que Trump necesitara mucha presión). Como señalaron varios comentaristas militares israelíes, la retirada de Estados Unidos dejó a Irán las manos libres desde 2017 para enriquecer uranio a una concentración más alta, acercándose así más a la capacidad de desarrollar armamento nuclear que mientras se mantuvo el acuerdo. La posición contra el acuerdo de Netanyahu habría sido irracional si su principal preocupación fuera la capacidad nuclear de Irán. Pero fue bastante racional, dado que su prioridad era exacerbar la tensión en las relaciones entre Estados Unidos e Irán.

La misma lógica se aplica a las conversaciones de Viena. Como ha señalado recientemente la bien informada académica iraní-estadounidense Trita Parsi,

«No es el acuerdo nuclear el problema de Tel Aviv, sino la idea misma de que Washington y Teherán lleguen a alguna distensión…

Los detalles del acuerdo no son el verdadero problema. Es más bien la idea misma de que Washington y Teherán lleguen a un acuerdo que no solo evite que Irán desarrolle una bomba, sino que también reduzca las tensiones entre Estados Unidos e Irán y levante las sanciones que han impedido que Irán mejore su poder regional…

Hay un pasaje curioso en el artículo del New York Times [publicado el 10 de diciembre]: “Los funcionarios estadounidenses creen que mientras Irán no se haya movido para desarrollar una bomba, no tiene un programa militar nuclear, ya que suspendió el que tenía después de 2003. Los funcionarios israelíes, por otro lado, creen que Irán ha continuado de manera clandestina sus esfuerzos para construir una bomba después de 2003”. Si es cierto, ¿ha compartido Israel esa información con Washington? Si es así, no ha logrado persuadir a la CIA ni a la Agencia Internacional de Energía Atómica. Si no la ha compartido, ¿por qué nolo ha hecho? ¿Y por qué el NYT eligió publicar esta acusación bastante incendiaria sin investigar estas preguntas tan básicas, por no decir elementales?

La moraleja de la historia es esta: los intereses diplomáticos de Estados Unidos e Israel en relación a Irán son irreconciliables. Como era de esperar, los esfuerzos de Biden por cuadrar el círculo han fracasado. Biden debe elegir si perseguirá los intereses de Estados Unidos o los de Israel. No debería ser una elección difícil». [10]

Independientemente de las diferencias políticas que podamos tener con Parsi, su diagnóstico de las principales preocupaciones de Israel es correcto. Israel está haciendo todo lo posible para impedir cualquier acuerdo en Viena. Recurre a diversas provocaciones, incluidas amenazas apenas veladas de emprender importantes acciones militares unilaterales.

En mi opinión, la probabilidad de tal acción, un ataque masivo de Israel contra Irán, afortunadamente no es alta. No hay señales en Israel de preparativos militares serios para este escenario, o de fortificar los centros de población civil contra las esperadas represalias iraníes y de Hezbolá. Sin embargo, lo más probable es que aumenten las redadas y los asesinatos de nivel relativamente bajo que se han vuelto rutinarios; y estos pueden salirse de control y conducir a una gran conflagración no deseada.

Oriente Medio libre de armas nucleares

Mientras tanto, como Akiva Eldar, un destacado comentarista político israelí, ha señalado recientemente, lo que podría desinflar la postura de intimidación engreída de Israel es una propuesta seria para la desmilitarización nuclear de Oriente Medio. En un artículo titulado ‘La amenaza iraní: no a las armas nucleares para nosotros, o para Israel’, [11] escribe:

«A lo largo de los años hemos aprendido que cuando un político o un general declara que “todas las opciones están sobre la mesa” en realidad se refiere a una única opción: la opción militar. Supuestamente esa es la única opción que le quedará a Israel si las negociaciones con Irán no producen un acuerdo nuclear que satisfaga a la dirección política en Jerusalén.

…¿Alguien ha leído o escuchado algo sobre los preparativos ante la posibilidad de que Irán anuncie que acepta todas las restricciones que Estados Unidos quiera imponerle; que además, permitirá que inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica visiten sus instalaciones nucleares sin previo aviso, e incluso aceptará prorrogar el tratado por otros 15 años -todo eso, con una sola condición: que Israel firme exactamente el mismo documento?

…Por lo que se sabe, quienes toman las decisiones en Jerusalén, aquellos que proclaman que “todas las opciones están sobre la mesa”, no han considerado la posibilidad de que Irán ponga sobre la mesa el arma del día final: un acuerdo general para la desmilitarización nuclear de Oriente Medio -incluido Israel- y la aceptación de todas las exigencias. Es mucho más sexy mostrar en televisión pilotos con cascos hablando de preparativos de guerra.

Akiva Eldar no exagera cuando advierte contra esta «arma del día final». Lo que esta diciendo es algo muy serio. Deberíamos exigir un Oriente Medio libre de armas nucleares. Israel, por supuesto, rechazará la idea misma, como lo ha hecho en el pasado, pero servirá para exponer su postura hipócrita de agresor que exige simpatía como víctima.

Notas:

  1. Tenga en cuenta que lo que está en cuestión es la supuesta intención de Irán de convertirse en un ‘estado de umbral nuclear’, capaz de producir ojivas nucleares con poca antelación. Como confirmó recientemente la CIA, no hay evidencia creíble de que Irán tenga planes reales para producir tal arma (ver www.timesofisrael.com/no-evidence-iran-has-decided-to-weaponize-nuclear-program-cia- jefe-dice ). ↩︎
  2. Del sitio web oficial de Netanyahu, 16 de abril de 2015: www.netanyahu.org.il/en/news/944-holocaust-remembrance-day-address-by-prime-minister-benjamin-netanyahu-at-yad-vashem . ↩︎
  3. Véase J Steele, ‘Si Irán está dispuesto a hablar, EEUU debe hacerlo incondicionalmente’ The Guardian , 2 de junio de 2006; ‘Lost in translation’ The Guardian 14 de junio de 2006. ↩︎
  4. ‘ Las armas nucleares iraníes significan el fin del sionismo ‘ Jerusalem Post 9 de septiembre de 2008. El título del artículo de JP es una cita de Ephraim Sneh, un político que expresó el tipo de visión alarmista que Halevy estaba descartando; ver mi artículo ‘Sionismo: propaganda y realidad sórdida’, Weekly Worker 17 de septiembre de 2008: weeklyworker.co.uk/worker/737/zionism-propaganda-and-sordid-reality . ↩︎
  5. Estimado entre 80 y 400 ojivas nucleares: ver en.wikipedia.org/wiki/Nuclear_weapons_and_Israel . ↩︎
  6. Ver mi artículo. ‘Champion assassinator’ Weekly Worker 16 de enero de 2020: weeklyworker.co.uk/worker/1282/champion-assassinator . ↩︎
  7. www.haaretz.com/opinion/.premium-how-to-start-a-war-1.10079341 . ↩︎
  8. Un informe de la prensa iraní sobre un reciente ejercicio de misiles destaca su «poder disuasorio para los enemigos». Consulte www.presstv.ir/Detail/2021/12/24/673295/Iran-fires-ballistic-missiles-stark-warning-Israel-drills-end . ↩︎
  9. ‘Champion assassinator’ Weekly Worker 16 de enero de 2020: weeklyworker.co.uk/worker/1282/champion-assassinator . ↩︎
  10. responsablestatecraft.org/2021/12/12/bidens-efforts-to-appease-israel-on-iran-have-failed-on-all-fronts . ↩︎
  11. www.haaretz.com/opinion/.premium-the-iranian-threat-no-nukes-for-us-or-israel-1.10499558 . ↩︎

Moshé Machover. Veterano militante socialista antisionista israelí que fue cofundador de la extinta Organización Socialista de Israel (Matzpen). En la actualidad vive en Londres. Es profesor emérito de filosofía del King’s College, de la Universidad de Londres. Su libro más reciente es Israelis and Palestinians: conflict and resolution, London 2012.

Fuente: https://weeklyworker.co.uk/worker/1377/factory-of-falsehoods/ Traducción para Sin Permiso por Enrique García