Recomiendo:
0

Cuatro cosas que hay que saber sobre China en el marco del XIX Congreso del Partido

Fuentes: Rebelión

Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

La comunicación mediática occidental sobre el XIX Congreso del Partido Comunista Chino ha sido desoladora. La atención se ha centrado casi exclusivamente en las «marionetas del espectáculo», en un solo hombre y en las especulaciones acerca de la hipotética magnitud de su poder. Sin embargo, este congreso no trataba sobre la persona de Xi Jinping, sino sobre los cambios y los retos fundamentales del país más grande del mundo. Pero aparte de algunos clichés trillados no hemos sabido nada al respecto.

Lo fundamental del congreso era que China se encuentra en una nueva era de desarrollo. La expresión «nueva era» figuraba 36 veces en el discurso del presidente Xi. La era antigua se caracterizó por el desarrollo rápido de la economía y la tecnología, en paralelo a la desigualdad social y a los problemas medioambientales. La nueva era trabaja por un crecimiento duradero y equilibrado, una mejor calidad de vida para la población, más participación y un papel más preponderante en el escenario mundial (1).

Ofrecemos a continuación algunas informaciones contextuales sobre varios dominios en la sociedad china en plena mutación, en pleno «desarrollo», con la esperanza de poder fundamentar más sólidamente los conocimientos y/o las críticas.

1. La economía

Unas cifras que producen vértigo

Estos últimos 35 años de crecimiento han sido simple y llanamente impresionantes. El PNB por habitante se ha multiplicado por 17; sí, ha leído bien: por 17. En comparación, el de India se ha cuadruplicado en el mismo periodo (2). Entre 2003 y 2013 la economía de los países industrializados ha conocido un crecimiento del 16 %, en China ha sido del 165 % y en India del 102 % (3). Además, ya no se trataba de «más de lo mismo» porque la productividad también ha dado un salto hacia adelante. Hoy un obrero chino medio produce cinco veces más que hace veinte años (4).

Unos datos para hacer más concreto este proceso de modernización: cada dos años China produce tanto cemento como ha producido Estados Unidos durante todo el siglo XX (5). China produce hoy tanto acero como el resto del mundo (6). En 15 años China ha instalado 20.000 kilómetros de líneas ferroviarias para trenes de alta velocidad, es decir, más que el resto del mundo. De aquí a 2025 todavía prevé 15.000 kilómetros más (7). Dos terceras partes de todos los aeropuertos del mundo están actualmente en China. De aquí a 2020 habrá 240 aeropuertos (8).

Gran Bretaña, donde empezó la revolución industrial, necesitó 150 años para duplicar los ingresos por habitante. Estados Unidos necesitó 30 años. En China ocurre entre 7 y 10 años y, además, a una escala mucho mayor (9). El PNB chino es hoy más alto que el de toda la economía de 154 países (10).

Cuando llegó hace cinco años el presidente Xi Jinping ya indicaba que era necesario transformar el modelo de crecimiento. El viejo modelo se basaba en la exportación y en inversiones en la industria pesada, la construcción y la industria manufacturera. En el nuevo modelo el motor es el consumo de masas (el mercado interno), el aumento del sector de los servicios y el progreso tecnológico (11).

Esta conversión va bien encaminada. En 2005 el sector servicios representaba un 41 % del PNB; en 2016 representó un 52 %. Las exportaciones representaban en 2005 un 37 %; en 2016 habían bajado a un 20%. Por otra parte, China ya no es un país de tránsito en el que se juntan las mercancías con poco beneficio para el país. China añade hoy un 76 % de valor a sus productos de exportación. En la UE esta cifra es de un 87% (12). China está actualmente en la cima de la innovación: un 40 % de todas las patentes del mundo son chinas, esto es, más que las de estos tres países juntos: Estados Unidos, Japón y Corea del Sur (13).

Características chinas

En el pasado Deng describía el paso progresivo de la economía planificada a la economía de mercado por medio de la siguiente metáfora: «Cruzamos el río apoyándonos en piedras, a ciegas». Ahora no se trata en absoluto de eso. La economía china es y sigue siendo un sistema híbrido en el que el Estado ejerce un fuerte control y autoriza el mercado dentro de ciertos límites. Es lo que se denomina el mercado «con características chinas».

En este contexto el presidente chino ha repetido más o menos lo que decía hace ya cinco años: los mercados deben desempeñar un «papel decisivo» en la concesión de los recursos pero, al mismo tiempo, las autoridades deben desempeñar «un papel más importante» en la economía (14). En la práctica el primer punto apenas se ha abordado. En los últimos cinco años hemos asistido a una mayor influencia de las autoridades en la economía y ello en cuatro terrenos (15):

  1. Mercados financieros: el objetivo del «papel decisivo» eran sobre todo los mercados financieros. Sin duda esta fórmula servía también para no asustar a los inversores extranjeros. En todo caso, después del minicrac de la Bolsa china en 2015 y la estampida respecto al yuan se revisaron toda una serie de desregulaciones. Desde 2016 hay más restricciones de las inversiones extranjeras de las empresas chinas, tanto del Estado como privadas (16).

  2. Extensión del plan: hasta 2010 la planificación económica se limitaba a nueve industrias clave, como el acero, la petroquímica y la construcción naval. En 2010 se añadieron siete sectores, como las energías alternativas y las biotecnologías. En 2015 se produce una nueva extensión con diez sectores, como la aeronáutica, los equipamientos agrícolas y los nuevos materiales (17).

  3. Consolidación de las empresas estatales. En noviembre de 2015 se decidió que los esfuerzos de reforma se centrarían principalmente en «reforzar, optimizar y extender las empresas estatales». Al mismo tiempo se rechaza la privatización. Con la fusión de grandes empresas estatales en entidades aún mayores los poderes públicos refuerzan su influencia en la economía. Se anima a las empresas privadas a adquirir solo pequeñas partes minoritarias en las empresas estatales. Entre 2006 y 2013 los activos de las empresas estatales pasan del 130 % del PNB al 176 % (18).

  4. Un papel más importante del Partido. Grand es empresas estatales que cotizan en Bolsa han modificado sus estatutos para anclar en la empresa al Partido Comunista en vez de al Estado chino. Se prevé que más empresas van a hacer lo mismo. El Partido también quiere más miembros del Partido en el nivel más alto de gestión de la empresa. Por supuesto, los cuadros superiores se ganan bien la vida pero en comparación con sus colegas extranjeros están mal pagados. Así el director de PetroChina gana 200 veces menos que el director general de Chevron (19).

En una economía avanzada la planificación exige tratar rápidamente una cantidad gigantesca de datos. Hasta hace poco era una tarea sobrehumana y quizá es una de las razones por las que la economía soviética empezó a bloquearse a principios de la década de 1980. Pero los avances actuales de la inteligencia artificial parecen hacerlo posible. La gran empresa china on line Alibaba ya ha adquirido una famosa pericia en este dominio. Según su fundador Jack Ma «los Big Data harán más astuto al mercado y permitirán planificar y prever las fuerzas del mercado, de manera que al fin podremos realizar una economía planificada». Basándose en Big Data los economistas están elaborando una economía híbrida según un modelo «planificado y conforme a las condiciones del mercado» (20).

Se han autorizado varias formas diferentes de propiedad en la economía china. En sectores en los que no era necesaria la propiedad estatal, como la producción de artículos de consumo, el pequeño comercio y los pequeños servicios, se ha autorizado e incluso fomentado la propiedad privada. Además, las relaciones de propiedad no siempre dicen todo del control de los poderes públicos sobre la economía. La autoridad central dirige sectores enteros a través de la atribución o no del acceso a los mercados públicos o a los créditos baratos, las ventajas fiscales, el acceso a los fondos de inversión públicos, instituciones financieras y subvenciones, etc., sin tener el control directo sobre las empresas por separado. El capital privado es bienvenido mientras esté al servicio de los objetivos de la autoridad. Inversamente, el Estado también puede tomar distancia respecto a la gestión de sus empresas sin renunciar a poseerlas porque son muy claros los límites en los que hay que trabajar (21).

Wu Jinglian, profesor en China Europe International Business School de Pekín, lo resume de la siguiente manera: «La presencia del Estado sigue siendo grande, controla las corrientes financieras y funciona como guardián de casi todas las decisiones importantes, desde las transacciones inmobiliarias hasta las fusiones. El control no se hace solo a la más alta escala. Las autoridades locales también participan en el funcionamiento de una empresa». El capital internacional no puede librarse de ello. Según el Financial Times: «De este modo China acoge el capital internacional según sus propias condiciones y neutraliza su poder» (22).

2. El ámbito social

Salarios y poder adquisitivo

Prácticamente en todo el mundo los salarios permanecen constantes e incluso disminuyen. Incluso en Inda, cuyo crecimiento supera el de China, los salarios han permanecido constantes. No es el caso de China donde en los diez últimos años los salarios medios se han triplicado. Con un aumento del 10,5 %, están muy por encima del crecimiento económico. Los indios ganan actualmente una quinta parte de lo que ganan sus vecinos chinos. En los últimos cuarenta años el consumo de los hogares ha aumentado un 7,7 % anual, inflación incluida (23).

Hace quince años las multinacionales occidentales acudieron masivamente a China debido a sus bajos salarios. Actualmente está empezando el movimiento inverso. Los salarios medios en la industria china ya son solo un 20 % más bajos que los de Portugal. Desde 2013 en Bulgaria, Macedonia, Rumanía, Moldavia y Ucrania los salarios mínimos eran ya más bajos que en China (23).

La pobreza y la brecha

Al contrario de lo que ocurre en muchos otros países, en China el crecimiento económico va acompañado de un fuerte descenso de la pobreza. Entre 1978 y 2015 los ingresos del 50 % de chinos más pobres han aumentado un 400 %. En ese mismo periodo de tiempo descendían un 1 % en Estados Unidos a pesar de que la economía ascendía un 184 %. En Estados Unidos el aumento de la riqueza se produce únicamente en la capa superior (25). En los últimos 25 años China ha sacado a una cantidad récord de personas de la pobreza extrema, 635 millones, esto es, el equivalente al total de personas que integran en este momento el África negra. Al ritmo actual la pobreza extrema se erradicará hacia 2020 (26). 

Ahora que ha desaparecido la mayor parte de la pobreza las autoridades chinas ya no se concentran tanto en el desarrollo de las regiones atrasadas sino en los individuos pobres con unos programas personalizados. Otros países hacen lo mismo, pero según The Economist, «China es uno de los raros países en desarrollo dotados de una burocracia que es lo suficientemente grande y sólida para tener éxito en esta vía». El Foro Económico Mundial opina lo mismo: «China es sin lugar a dudas un líder mundial en el dominio de la lucha contra la pobreza y la mejora de los resultados de salud. El resto del mundo puede aprender mucho de su experiencia» (27).

Las personas pobres han ganado con ello, pero los chinos ricos han ganado mucho más. Por consiguiente, desde la década de 1980 se ha creado una gran brecha entre ambos. El índice de Gini ha pasado de 29 a 41,5, lo que no es una evolución muy positiva (28). La diferencia es mayor entre la cuidad y el campo, entre las regiones más pobres y las provincias costeras. Es sobre todo una consecuencia de un aumento de productividad más rápida en la industria y el sector de servicios que en la agricultura (29).

En los diez últimos años se ha producido un ligero cambio y el coeficiente de Gini ha empezado a bajar. En 2009 el ingreso medio en la ciudad era 3,3 mayor que en el campo. Hoy ha bajado a 2,7 (30).

Hace setenta años China era uno de los países más pobres del mundo. El PNB por habitante era la mitad que el de África (31). La población china estaba entre los últimos puestos. Hoy, setenta años después, va adquiriendo lentamente una posición en los primeros, como demuestra el siguiente gráfico. En el eje horizontal figuran los deciles. 1 representa el 10 % de los más pobres, 10 representa el 10 % de los más ricos. El eje vertical muestra el porcentaje por región. La mayor parte de la población china se sitúa entre el sexto y noveno decil de la población mundial (32).

3. La geopolítica

El cerco

En 1992, un año después del desmoronamiento de la Unión Soviética, el Pentágono lanzaba una doctrina que hoy en día sigue siendo el hilo conductor de la política exterior de Estados Unidos: «Nuestro primer objetivo es impedir que aparezca un nuevo competidor en la escena mundial. Debemos impedir que los rivales potenciales aspiren siquiera a desempeñar un papel más importante a escala mundial» (33). Un informe reciente cita cuatro países que son objetivos potenciales de una acción militar: Irán, Rusia, Corea del Norte y China (34). A pesar de los redobles de tambor frente a Corea del Norte y de la retórica sobre Rusia e Irán, China es hoy el objetivo principal. Estados Unidos tiene al rededor de este país más de treinta bases militares, puntos de apoyo o centros de adiestramiento (representados en el siguiente mapa con los círculos morados). De aquí a 2020 un 60 % del total de la flota estará estacionado en la zona (35). Visto en un mapa no resulta exagerado afirmar que China está rodeada o cercada.

China es extremadamente vulnerable frente a esta enorme potencia de Estados Unidos. China depende al 90 % del transporte marítimo para su comercio exterior. Más del 80 % del transporte de petróleo debe pasar por el estrecho de Malacca (cerca de Singapur) donde, naturalmente, Estados Unidos tiene una base militar. Washington puede cerrar así el grifo del petróleo y actualmente China no tiene ningún medio para defenderse de ello. Estados Unidos gasta en armamento más de cuatro veces más que China y quince veces más por habitante (36).

En este contexto es en el que hay que ver la construcción de pequeñas islas artificiales en el mar de China meridional, lo mismo que la reivindicación de una gran parte de esta zona. Controlar las rutas marítimas por las que se transporta su energía y sus bienes industriales tiene una importancia crucial para Pekín. Por otra parte, ninguno de los seis países que reivindican partes del mar de China meridional sigue al pie de la letra el código de conducta sobre esta zona (37).

La estrategia de Amsterdam

Durante la mayor parte de la historia la economía china ha sido muy autosuficiente. No tenía penuria de materias primas. El país podía permitirse aislarse del mundo exterior y lo hizo con frecuencia. Dada la extensión del país, los principales riesgos eran de orden interno.

Hoy la situación es totalmente diferente. El país ya no es autosuficiente. Tiene el 18 % de la población mundial pero solo dispone del 7% de las tierras de cultivo fértiles y extrae solo el 5 % del petróleo mundial. Proporcionalmente Estados Unidos tiene 8 veces más minerales y Rusia 31 veces más. Además, el país produce muchos más bienes de los que consume él mismo. Por todas estas razones hoy China depende mucho de la economía exterior (38).

En este marco y también a causa del cerco de Estados Unidos el país ha empezado a establecer una Nueva Ruta de la Seda. Se trata de una red gigantesca de rutas marítimas y terrestres creada con el nombre de «Un cinturón, una carretera». La iniciativa implica inversiones, financiaciones, acuerdos comerciales y decenas de Zonas Económicas Especiales (ZEE) por valor de 900.000 millones de dólares. En total el país quiere invertir no menos de 4.000.000 millones de dólares en 64 países, para una población de 3.000 millones de personas. Esto representa aproximadamente 30 veces la ayuda al desarrollo anual de los países ricos. Por consiguiente, es con mucho el mayor programa desde el Plan Marshall para reconstruir Europa después de la Segunda Guerra Mundial (39).

La Nueva Ruta de la Seda recuerda mucho a la estrategia comercial de los Países Bajos hace 400 años. Los colonialismos británico y francés trataban de conquistar y de someter a sociedades enteras. En cambio, el objetivo de Amsterdam era un «imperio de comercio y de crédito». No se trataba de territorios sino de negocios. Construyó una flota gigantesca, instaló puestos comerciales en las grandes rutas y al mismo tiempo trató de protegerlas (40). Al igual que los neerlandeses del siglo XVII, China posee actualmente la mayor flota comercial (41). Las ZEE son «guarniciones comerciales en las cadenas de aprovisionamiento internacionales gracias a las cuales China puede proteger su comercio sin cargar con la sumisión colonial», según Stratfor, un prestigioso laboratorio de ideas (42).

4. La ecología

Una situación insostenible

Desde finales de la década de 1980 China ha entrado en una fase de desarrollo que provoca una gran contaminación medioambiental. En su condición de «taller del mundo», China es necesariamente uno de los mayores contaminantes del planeta. Más del 40 % del territorio agrícola está afectado actualmente y de este una quinta parte de las tierras de cultivo está incluso gravemente contaminada. En Pekín la contaminación del aire ha llegado hasta cuarenta veces al umbral de alerta fijado por la Organización Mundial de la Salud. En el norte del país la contaminación atmosférica ha reducido cinco años la esperanza de vida a causa de una cantidad inquietante de cánceres de pulmón y de accidentes cardiovasculares (43).

Actualmente China es, con mucho, el principal emisor de CO2, aunque las emisiones por persona son la mitad que las de Estados Unidos y casi tan importantes como las de Europa. Por otra parte, solo es responsable del 11 % de las emisiones acumuladas, frente a más del 70 % para los países industrializados. La situación no deja de ser insostenible. Al ritmo actual China habrá producido entre 1990 y 2050 tanto dióxido de carbono como el mundo entero entre el inicio de la Revolución Industrial y 1970, algo catastrófico para el calentamiento global. Al ritmo actual de crecimiento de aquí a entre 20 y 30 años habrá una fuerte penuria de petróleo en todo el mundo, con todas las consecuencias económicas y geopolíticas que se desprenden de ello (44).

Cambio de rumbo

Hace solo unos diez años las autoridades chinas cambiaron de rumbo y dieron prioridad a la problemática ecológica. En el anterior congreso hace cinco años esta prioridad se integró en el plan de desarrollo global del Partido Comunista. Aparecieron toda una batería de medidas y China se dotó de una legislación pionera en materia medioambiental, aunque su aplicación no es evidente (45).

Pero iba en serio. Mark Kenber, director de la ONG The Climate Group, considera que China es un ejemplo para los demás países en desarrollo: «Está claro que el plan chino para reducir las emisiones de CO2 y construir una economía de tecnología verde se decidió al más alto nivel del gobierno. Esperamos que India, Brasil y otros países sigan rápidamente y demuestren el necesario nivel de ambición» (46). Para The Economist, que es todo excepto fan de China, «los dirigentes actuales comprenden el reto del cambio climático mejor que sus predecesores y quizá mejor también que sus colegas internacionales. Son buenos para adoptar medidas prioritarias fuertes» (47).

Este cambio de rumbo expresa las aspiraciones de la población. Según un sondeo de 2012, un 57 % de los chinos consideraba que el medio ambiente era prioritario, incluso a costa del crecimiento económico. Una cuarta parte de las manifestaciones en el país eran referentes al medio ambiente (48).

Líder mundial

Los resultados están ahí. A corto plazo China se ha convertido en el número 1 en el dominio de los paneles solares y de la energía eólica. Actualmente un 33 % de la electricidad proviene de energías verdes, frente al 15 % en Estados Unidos. De aquí a 2020 se han previsto 360.000 millones para suscitar nuevas energías verdes. El constructor de vehículos Chongqing Changan ha anunciado que para 2025 ya no venderá más vehículos con motor de combustión. La industria del automóvil británica y francesa solo lo prevé para 2040, mientras que los constructores alemanes rechazan la transición. En un futuro cercano China quiere capturar y almacenar millones de toneladas de CO2 bajo tierra. El país también es pionero en el dominio del transporte de grandes cantidades de energía en grandes distancias (por ejemplo, a partir de campos de paneles fotovoltaicos alejados), algo muy importante para aprovisionar las ciudades de energía verde (49).

En la Cumbre del Clima de París China había prometido disminuir sus emisiones de dióxido de carbono desde 2030. Mientras tanto ha cumplido su compromiso. China utiliza cada vez menos carbón. Este año 2017 es el cuarto año consecutivo en el que las emisiones de carbono han permanecido iguales o han disminuido. «Las estadísticas muestran que China está en buen camino de superar con mucho los objetivos climáticos de París», afirmó Lauri Myllyvirta, portavoz de Greenpeace (50).

Con su planteamiento Pekín mata cuatro pájaros de un tiro: 1. Se enfrenta a los problemas medioambientales. 2. A menudo las empresas más contaminantes también son las menos rentables. El aumento de las normas medioambientales provoca una mayor eficacia en la producción. 3. El cierre de estas empresas contaminantes permite abordar de inmediato la sobrecapacidad en varios sectores. 4. La energía verde es un sector en crecimiento muy prometedor que puede crear muchos empleos.

Jennifer Morgan, directora de Greenpeace, lo resume con estas palabras: «China también está motivada por poderosos intereses nacionales cuando lucha contra la contaminación ambiental tenaz, quiere limitar la incidencia de la crisis climática y aumentar las posibilidades de empleo en el sector de las energías renovables. Actualmente más de 3,4 millones de personas trabajan ya en China en el sector de la energía verde» (51).

Para terminar

No se necesita ser un experto para seguir los acontecimientos político-económicos chinos. El diario popular China Daily, que publica millones de ejemplares en papel y digital, publica desde hace varios días y pequeño juego-concurso educativo filmado:

http://file743261a5964f.iiih5.cn/idea/SaoaRQAm?from=singlemessage&vxparm=/vxid_1/senderid_327b8b6ba100257d&source=undefined&suid=D5471226-104A-4A27-921D-7ABA08698455&sl=0 – p1

Notas: 1 Para saber más véase sobre todo Carlens S., ‘Neue Kräfteverhältnisse’, Junge Welt, 25de octubre de 2017; https://www.jungewelt.de/artikel/320656.neue-kr%C3%A4fteverh%C3%A4ltnisse.html Willems F., ‘Partijcongres bevestigt strategische lijn van Xi Jinping’; http://www.chinasquare.be/actueel-nieuws/congres-bevestigt-strategische-lijn-xi-jinping/ Philips T., ‘Xi Jinping heralds ‘new era’ of Chinese power at Communist party congress’, The Guardian, 18 de octubre de 2017; https://www.theguardian.com/world/2017/oct/18/xi-jinping-speech-new-era-chinese-power-party-congress .

2 Financial Times, 11 de marzo, p. 9. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/c7f12434-c678-11e4-aee8-00144feab7de.html#axzz3fJsX3ZAh

3. Financial Times, 4/5 de enero de 2014, p. 3. http://im.ft-static.com/content/images/dc29d692-74af-11e3-af50-00144feabdc0.img?width=973&height=663&title=&desc=

4. The Economist, 8 de abril de 2017, Special Report, The Pearl River Delta, p. 7-9; https://www.economist.com/news/special-report/21720073-factories-are-upgrading-still-lag-far-behind-rich-world-future-lies

5. Financial Times, 25 de febrero de 2016, p. 9. http://www.ft.com/intl/cms/s/2/65a584e2-da53-11e5-98fd-06d75973fe09.html

6. The Economist, 9 de abril de 2016, p. 57. http://www.economist.com/news/business/21696556-it-hard-see-future-many-worlds-high-cost-steel-producers-britains-are-no

7. The Economist, 14 de enero de 2017, p. 47. https://www.economist.com/news/china/21714383-and-theres-lot-more-come-it-waste-money-china-has-built-worlds-largest Financial Times, 1 de marzo de 2013, p. 5; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/009bb49a-80f6-11e2-9908-00144feabdc0.html

8. The Economist, 12 de mayo de 2012, p. 72. http://www.economist.com/node/21554492

‘China’s aviation boom drives airport building frenzy’, Reuters, 26 de junio de 2015, https://www.reuters.com/article/us-china-aviation/chinas-aviation-boom-drives-airport-building-frenzy-idUSKBN0P60F220150626

9. The Economist, 5 de enero de 2013, p. 48. http://www.economist.com/news/business/21569016-emerging-world-consumer-king-mammons-new-monarchs

10. The Economist, 29 de marzo de 2014, pp. 53-4; https://www.economist.com/news/china/21599806-our-asia-economics-editor-takes-his-leave-less-worried-many-his-peers-about-frailties

11. Financial Times, 19 de abril de 2013, http://www.ft.com/intl/cms/s/0/93f0ddc6-a822-11e2-8e5d-00144feabdc0.html#axzz2T0n6X4ND

12. Banco Mundial, exportaciones https://donnees.banquemondiale.org/indicateur/NE.EXP.GNFS.ZS?locations=CN&name_desc=false Banco Mundial, sector de servicios en % del PNB https://donnees.banquemondiale.org/indicateur/NV.SRV.TETC.ZS?locations=CN The Economist, Special Report, The Pearl River Delta, 8 de abril de 2017, p. 9-10. https://www.economist.com/news/special-report/21720076-copycats-are-out-innovators-are-shenzhen-hothouse-innovation

13. Financial Times, 25 de noviembre de 2016, p. 2; https://www.ft.com/content/4b6a9820-b210-11e6-a37c-f4a01f1b0fa1 Dodwell D., ‘Be afraid: China is on the path to global technology dominance’, South China Morning Post, 24 de marzo de 2017. http://www.scmp.com/business/global-economy/article/2081771/be-afraid-china-path-global-technology-dominance

14 Johnson C., ‘Xi Jinping Opens 19th Party Congress Proclaiming a New Era-His’ Center for Strategic & International Studies, 18 de octubre de 2017.

15. Jinglian W. & Guochuan M., ‘Whither China? Restarting the Reform Agenda’, Oxford 2016, p. 234-9; Financial Times, 25 de octubre de 2012, p. 5; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/008ac6ea-1dcc-11e2-901e-00144feabdc0.html#axzz2A9Cj2iEB Financial Times, 16 de octubre de 2017, p. 7. https://www.ft.com/content/304964a4-ad0f-11e7-beba-5521c713abf4

16. Financial Times, 16 de octubre de 2017, p. 7; https://www.ft.com/content/304964a4-ad0f-11e7-beba-5521c713abf4 Financial Times, 29 de septiembre de 2017, p. 12. https://www.ft.com/content/cbe6deb2-a433-11e7-b797-b61809486fe2

17. The Economist, 23 de septiembre de 2017, p. 61-2; https://www.economist.com/news/finance-and-economics/21729442-its-record-industrial-policy-successes-patchy-china-sets-its-sights The Economist, 22 de julio de 2017, p. 11-2. https://www.economist.com/news/leaders/21725295-bad-china-and-world-chinas-state-enterprises-are-not-retreating-advancing

18. Kroeber A., ‘China’s Economy. What Everyone Needs to Know’, Oxford 2016, p. 99; Financial Times 16 de octubre de 2017, p. 7; https://www.ft.com/content/304964a4-ad0f-11e7-beba-5521c713abf4 Financial Times, 1 de marzo de 2016, p. 7. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/253d7eb0-ca6c-11e5-84df-70594b99fc47.html

19. Financial Times, 8 de septiembre de 2017, p. 11; https://www.ft.com/content/e91270a8-9364-11e7-bdfa-eda243196c2c The Economist, 28 de octubre de 2017, p. 57; https://www.economist.com/news/business-and-finance/21730613-chinese-business-has-not-stopped-thriving-under-all-powerful-leader-fears-xi-jinping The Economist, 22 de julio de 2017, p. 11-2. https://www.economist.com/news/finance-and-economics/21725293-outperformed-private-firms-they-are-no-longer-shrinking-share-overall

20. Financial Times, 5 de septiembre de 2017, p. 9; https://www.ft.com/content/6250e4ec-8e68-11e7-9084-d0c17942ba93 ‘Can big data help to resurrect the planned economy?’, Global Times, 14 de junio de 2017. http://www.globaltimes.cn/content/1051715.shtml Kynge J., ‘China harnesses big data to buttress the power of the state’, Financial Times, 28/9 de octubre de 2017, p. 11. https://www.ft.com/content/5f483a34-ba5f-11e7-8c12-5661783e5589

21. Hsueh R.,   ‘China’s Regulatory State. A New Strategy for Globalization’, Ithaca 2011; Zhikui Z., ‘Introduction to Socialism with Chinese Characteristics’, Pekín, 2016, chapitre 3; Kroeber A., ‘China’s Economy. What Everyone Needs to Know’, Oxford, 2016, chapitre 5; Porter R., ‘From Mao to Market. China Reconfigured’, Londres, 2011, p. 177-184; Bey M., ‘In China, Innovation Cuts Both Ways’, Stratfor, 24 de octubre de 2017; https://worldview.stratfor.com/article/china-innovation-cuts-both-ways The Economist, 23 de noviembre de 2013, p. 70-1; https://www.economist.com/news/finance-and-economics/21590562-chinas-rulers-look-singapore-tips-portfolio-management-soe-glc Financial Times, 10 de agosto de 2017, p. 7; https://www.ft.com/content/ed900da6-769b-11e7-90c0-90a9d1bc9691  

22. The Economist, 9 de enero de 2016, p. 48; http://www.economist.com/news/china/21685511-ageing-reformists-diagnose-economys-ills-three-wise-men Financial Times, 4 de julio de 2017, p. 9. https://www.ft.com/content/5cf22564-5f2a-11e7-8814-0ac7eb84e5f1

23. Financial Times, 27 de febrero de 2017, p. 1; https://www.ft.com/content/f4a260e6-f75a-11e6-bd4e-68d53499ed71 Ross J., ‘No China’s Economy is not Going to Crash’, Socialist Economic Bulletin, 1 de septiembre de 2015. http://www.rdcy.org/displaynewsen.php?id=15104

24. Clean Clothes Campaign, ‘Stitched Up: Poverty wages for garment workers in Eastern Europe and Turkey’, 2014, http://www.cleanclothes.org/resources/publications/stitched-up-1, p. 32 Banque Mondiale, Labor force. https://donnees.banquemondiale.org/indicateur/SL.TLF.TOTL.IN . Fuente de los gráficos: Financial Times, 27 de febrero de 2017, p. 1. https://www.ft.com/content/f4a260e6-f75a-11e6-bd4e-68d53499ed71

25. The Economist, 18 de febrero de 2017, p. 63; http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21717102-why-chinese-citizens-seem-more-tolerant-rising-inequality-westerners-new

United States GDP per capita’. https://tradingeconomics.com/united-states/gdp-per-capita

26. World Bank Group, ‘Taking on inequality. Poverty and Shared Prosperity. 2016’, Washington, 2016, https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/25078/9781464809583.pdf, p. 41 et 46; The Economist, 29 de abril de 2017, p. 43-4. https://www.economist.com/news/china/21721393-after-decades-success-things-are-getting-harder-chinas-new-approach-beating-poverty

27. The Economist, 29 de abril de 2017, p. 43-4; https://www.economist.com/news/china/21721393-after-decades-success-things-are-getting-harder-chinas-new-approach-beating-poverty World Economic Forum, ‘What lessons can we learn from China’s rapid growth?’, 16 de marzo de 2016. https://www.weforum.org/agenda/2016/03/what-lessons-can-we-learn-from-china-s-rapid-growth/

28. El índice de Gini va de 0, igualdad completa, a 100, desigualdad completa. Los índices más bajos están en Escandinavia, donde el coeficiente de Suecia es de 25. Los índices más altos están en América Latina. En Colombia es de 58,5. Ravallion M., A Comparative Perspective on Poverty Reduction in Brazil, China and India. Working Paper 5080, World Bank, Washington, 2009, p. 31; http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2010_fr_complete_reprint.pdf, Nueva York, 2010, p. 169 sqq.

29. En India, por ejemplo, también ha habido una gran diferencia entre los propios habitantes de las ciudades. Financial Times, 10 de abril de 2014, p. 11. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/e8bca4ec-bf29-11e3-a4af-00144feabdc0.html#axzz3BJnhLJEv

30. The Economist, 14 de mayo de 2016, p. 55. http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21698674-rising-rural-incomes-are-making-china-more-equal-up-farm

31. Maddison A., L’Economie mondiale : Une perspective millénaire, OCDE, 2001, http://www.oecd.org/fr/dev/etudesducentrededeveloppementleconomiemondialeuneperspectivemillenaire.htm

32. Fuente: Credit Suisse, ‘Global Wealth Databook 2013’, p. 95. https://publications.credit-suisse.com/tasks/render/file/?fileID=1949208D-E59A-F2D9-6D0361266E44A2F8

33. ‘Excerpts From Pentagon’s Plan: «Prevent the Re-Emergence of a New Rival»‘, New York Times, 8 de marzo de 1992., http://www.nytimes.com/1992/03/08/world/excerpts-from-pentagon-s-plan-prevent-the-re-emergence-of-a-new-rival.html?pagewanted=all

34. The Pentagon, ‘The National Military Strategy of the United States of America 2015’, https://news.usni.org/2015/07/02/document-2015-u-s-national-military-strategy, p. 2.

35. The Economist, 19 de noviembre de 2005, p. 22; Financial Times, 29 de abril de 2014, p, 6; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/52b9edbe-ce25-11e3-bc28-00144feabdc0.html#axzz39oj4zaTF The Economist, Special Report, Asian Geopolitics, 22 de abril de 2017, p. 4; https://www.economist.com/news/special-report/21720714-after-seven-decades-hegemony-asia-america-now-has-accommodate-increasingly The Economist, 7 de diciembre de 2013, p, 55; https://www.economist.com/news/asia/21591242-america-winding-down-its-presence-claims-it-wont-fade-away-going-going ; Pilger J., https://blogs.mediapart.fr/danyves/blog/141216/la-prochaine-guerre-contre-la-chine-par-john-pilger-le-2-decembre-2016′; The Economist, 17 de octubre de 2015, p. 62; http://www.economist.com/news/international/21674648-china-no-longer-accepts-america-should-be-asia-pacifics-dominant-naval-power-who-rules

36. Dyer G., ‘The Contest of the Century. The New Era of Competition with China – and How America Can Win’, New York, p. 26; Vien T., ‘The Grand Design of China’s New Trade Routes’, Stratfor ; https://www.stratfor.com/analysis/grand-design-chinas-new-trade-routes SIPRI, ‘Military expenditure by country’, 2017. https://www.sipri.org/sites/default/files/Milex-constant-2015-USD.pdf

37. Financial Times, Life & Arts, 5-6 de abril de 2014, p. 8; http://www.ft.com/intl/cms/s/2/58cbbbe2-ba70-11e3-aeb0-00144feabdc0.html#axzz3BJnhLJEv Financial Times, 20 de junio de 2014, p. 7. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/313432b0-f78f-11e3-b2cf-00144feabdc0.html?siteedition=intl#axzz37Ag64da2

38. The End of China’s Dengist Diplomacy’, Stratfor, 17 de octubre de 2017; https://worldview.stratfor.com/article/end-chinas-dengist-diplomacy The Economist, 10 de junio de 2017, p. 14; https://www.economist.com/news/leaders/21723109-cleaning-filthy-soil-much-harder-cleaning-foul-air-chinas-rockiest-environmental-problem Wikipedia, https://fr.wikipedia.org/wiki/Liste_des_pays_par_production_de_p%C3%A9trole Craig A., ’10 Countries With The Most Natural Resources’, Investopedia, 12 de septiembre de 2016; http://www.investopedia.com/articles/markets-economy/090516/10-countries-most-natural-resources.asp Dyer G., ‘The Contest of the Century’, p. 10; Subramanian A., ‘Eclipse. Living in the Shadow of China’s Economic Dominance’, Washington 2011, p. 121sqq.

39. Financial Times, 9 de octubre de 2015, p. 9; http://www.ft.com/intl/cms/s/2/6e098274-587a-11e5-a28b-50226830d644.html ‘China Paves the Way for a New Silk Road’, Stratfor, 15 de mayo de 2017; https://worldview.stratfor.com/article/china-paves-way-new-silk-road Financial Times, Special Report, Asian Infrastructure & Trade, 4 de mayo de 2017, p. 5; https://www.ft.com/content/b9af2e26-0342-11e7-aa5b-6bb07f5c8e12 The Economist, 2017, 6 de mayo de p. 45. https://www.economist.com/news/china/21721678-silk-routes-are-not-always-appealing-they-sound-china-faces-resistance-cherished-theme The Economist, 2 de julio de 2016, p. 53; http://www.economist.com/news/china/21701505-chinas-foreign-policy-could-reshape-good-part-world-economy-our-bulldozers-our-rules Vien T., Stratfor, 24 de junio de 2015; https://www.stratfor.com/analysis/grand-design-chinas-new-trade-routes d’Hooghe I., ‘De Nieuwe Zijderoute moet China’s internationale positie versterken’, Internationale Spectator, 2015 n° 8. https://spectator.clingendael.org/pub/2015/8/china_en_de_nieuwe_zijderoute/ Fuente del mapa : https://commons.wikimedia.org/wiki/File:One-belt-one-road.svg?uselang=fr

40. Aunque los neerlandeses colaboraran con los jefes locales para expulsar a los portugueses a Ceilán e Indonesia, su primer objetivo era asegurar el comercio en toda la zona. https://fr.wikipedia.org/wiki/Empire_colonial_n%C3%A9erlandais

Arrighi G., Adam Smith in Beijing. Lineages of the Twenty-Firs Century, Londres, 2007, p. 238;

41. En el siglo XVII los neerlandeses tenían proporcionalmente 25 veces más barcos que Inglaterra, Francia y Alemania. Hoy China tiene 20 veces más barcos de comercio que Estados Unidos. Maddison A., L’Economie mondiale: Une perspective millénaire, OCDE, 2001, http://www.oecd.org/fr/dev/etudesducentrededeveloppementleconomiemondialeuneperspectivemillenaire.htm

42. Khanna P., ‘Use It or Lose It: China’s Grand Strategy’, Stratfor, 9 de abril de 2016. https://www.stratfor.com/weekly/use-it-or-lose-it-chinas-grand-strategy

43. Financial Times, 19-20 de abril de 2014, p. 4; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/c250bd4c-c6b4-11e3-9839-00144feabdc0.html#axzz3B6tUyGad China: More Than 40 Percent Of Arable Land Degraded’, Stratfor, 4 de noviembre de 2014; http://www.stratfor.com/situation-report/china-more-40-percent-arable-land-degraded The Economist, 8 de febrero de 2014, p. 11; https://www.economist.com/news/leaders/21595903-government-gives-its-davids-sling-use-against-polluting-goliaths-small-breath-fresh The Financial Times, 9   de julio de 2013, p. 1. http://www.ft.com/intl/cms/s/0/eed7c0be-e7ca-11e2-9aad-00144feabdc0.html#axzz2b0YBCPq8

44. Netherlands Environmental Assessment Agency, ‘Trends in Global CO2 Emissions’; Mengpin G., Friedrich J., & Damassa T., ‘6 Graphs Explain the World’s Top 10 Emitters’, World Resources Institute, 25 de noviembre de 2014; http://www.wri.org/blog/2014/11/6-graphs-explain-world%E2%80%99s-top-10-emittershttp://edgar.jrc.ec.europa.eu/news_docs/jrc-2016-trends-in-global-co2-emissions-2016-report-103425.pdf The Economist, 8 de febrero de 2014, p. 11; https://www.economist.com/news/leaders/21595903-government-gives-its-davids-sling-use-against-polluting-goliaths-small-breath-fresh Minqi L., ‘China and the Twenty-First Century Crisis’, Londres, 2016, p. 148.

45. Vandepitte M., ‘Wat mogen we van China de komende jaren verwachten? Verslag van het 18de partijcongres’, http://www.dewereldmorgen.be/artikels/2012/11/11/wat-mogen-we-van-china-de-komende-jaren-verwachten-verslag-van-het-18de-partijco Tsemin Y., ‘The 2014 revisions of china’s environmental protection law’, Swiss Re Insititute, 16 de octubre de 2014; http://institute.swissre.com/research/risk_dialogue/magazine/Environmental_liability/The_2014_Revisions_of_Chinas_Environmental_Protection_Law.html Joseph W., (ed.), ‘Politics in China. An Introduction’, Oxford, 2010; p. 282.

46. IPS, ‘Klimaatplan China ambitieus, Zuid-Korea onvoldoende’, http://www.dewereldmorgen.be/artikel/2015/07/02/klimaatplan-china-ambitieus-zuid-korea-onvoldoende

47. The Economist, 10 de agosto de 2013, pp. 17-20. http://www.economist.com/news/briefing/21583245-china-worlds-worst-polluter-largest-investor-green-energy-its-rise-will-have

48. GALLUP, ‘Majority of Chinese Prioritize Environment Over Economy’, 8 de junio de 2012; http://news.gallup.com/poll/155102/majority-chinese-prioritize-environment-economy.aspx The Economist, 10 de agosto de 2013, p. 8. http://www.economist.com/news/briefing/21583245-china-worlds-worst-polluter-largest-investor-green-energy-its-rise-will-have

49. Lofgren K., ‘China Becomes World’s First Nation to Install 3 GW of Utility-Scale Solar Power!’, https://inhabitat.com/china-becomes-worlds-first-nation-to-install-3-gw-of-utility-scale-solar-power/ Wikipedia : https://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89nergie_solaire_en_Chine ; Financial Times, 11 de febrero de 2016, p. 3; http://www.ft.com/intl/cms/s/0/e2298424-cfdf-11e5-831d-09f7778e7377.html The Economist, 22 de abril de 2017, p. 50; https://www.economist.com/news/china/21721227-once-foot-dragger-it-now-wants-lead-trumps-indifference-climate-change-has-not-changed ‘China: Automobile Company To Stop Selling Combustion Engine Cars In 2025’, Stratfor, 19 de octubre de 2017; https://worldview.stratfor.com/situation-report/china-automobile-company-stop-selling-combustion-engine-cars-2025 Financial Times 2 de agosto de 2017; https://www.ft.com/content/968402ea-769d-11e7-a3e8-60495fe6ca71?mhq5j=e7 Financial Times, 23 de mayo de 2017, p. 5; https://www.ft.com/content/d6ee4558-36d7-11e7-bce4-9023f8c0fd2e The Economist, 14 de enero de 2017, p. 11; www.economist.com/news/leaders/21714350-case-high-voltage-direct-current-connectors-chinas-embrace-new

50. PS, ‘China investeert niet meer in steenkool’, http://www.dewereldmorgen.be/artikel/2016/12/05/china-investeert-niet-meer-in-steenkool ; Greenpeace, ‘China coal use falls: CO2 reduction this year could equal UK total emissions over same period’; http://energydesk.greenpeace.org/2015/05/14/china-coal-consumption-drops-further-carbon-emissions-set-to-fall-by-equivalent-of-uk-total-in-one-year/ Harvey C., ‘China vowed to peak carbon emissions by 2030. It could be way ahead of schedule’, Washington Post, 7 de marzo de 2016, https://www.washingtonpost.com/news/energy-environment/wp/2016/03/07/china-vowed-to-peak-carbon-emissions-by-2030-these-researchers-think-it-could-already-be-there/?utm_term=.82ec15ee992a The Economist, 22 de abril de 2017, p. 50; https://www.economist.com/news/china/21721227-once-foot-dragger-it-now-wants-lead-trumps-indifference-climate-change-has-not-changed

51. ‘Consolidating China’s Industries, One Polluter at a Time’, Stratfor, 25 de octubre de   2017; https://worldview.stratfor.com/article/consolidating-chinas-industries-one-polluter-time

World Resources Institute, ‘WRI Calls China INDC «A Serious and Credible Contribution»‘, 30 de junio de 2015. http://www.wri.org/news/2015/06/statement-wri-calls-china-indc-serious-and-credible-contribution

Ng Sauw Tjhoi es periodista de VRT. Marc Vandepitte es analista político. Juntos han escrito en libro Made in China, meningen van daar, EPO – Radio 1, 2006.

Traducido del neerlandés al francés por Anne Meert para Investig’Action.

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.