Recomiendo:
1

El estado Karen sigue desafiando los ataques del ejército en Myanmar

Fuentes: VOA
Traducido para Rebelión por Cristina Alonso

Cuando se cumplen tres meses del golpe militar en Myanmar, hay pocos rincones del país del sudeste asiático que no se hayan visto afectados por sus consecuencias.

Cientos de miles de personas se han rebelado contra la actuación militar en todo el país, pero las fuerzas armadas han respondido con contundencia deteniendo a miles de personas y dejando más de 750 muertos, según la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos de Birmania.

Sin embargo, en las últimas semanas, al disminuir las manifestaciones masivas en las calles, el levantamiento ha entrado, en todos los estados de Myanmar controlados por minorías étnicas, en una nueva fase no del todo desconocida.

En el estado Karen, oficialmente estado Kayin, el conflicto no es nuevo. Al igual que otros, el tercer grupo étnico del país ha soportado graves conflictos durante más de siete décadas, en gran parte por hostilidades basadas en la etnicidad. Además, los combates contra las fuerzas armadas del Tatmadaw han sido una larga batalla, pero en la actualidad un ejército resurgente está obligando a los Karen a defender aún más su territorio.

Hace un mes, el 31 de marzo, según un informe de la emisora de Singapur CNA, la junta, oficialmente el Consejo de Administración del Estado, anunció un alto al fuego de un mes en todo Myanmar.

Pero según Dave Eubank, director del grupo de servicios humanitarios Free Burma Rangers, que opera en Myanmar, esa promesa no se ha cumplido, ya que los ataques militares han continuado.

«El ejército birmano ha dicho que hay un alto al fuego. No hay ningún alto al fuego», dijo a VOA este mes.

Décadas de animosidad

La Unión Nacional Karen (KNU) es una organización política que dice representar al pueblo Karen, el cual tiene sus propias lenguas, costumbres y sistema administrativo. Myanmar, entonces llamado Birmania, se independizó de Gran Bretaña en 1948. Desde entonces, los Karen han estado en conflicto con el gobierno central por sus peticiones de independencia y de implantación de un sistema federal. Han perdurado décadas de animosidad entre varios grupos étnicos, incluidos los Karen, y el pueblo Bamar, también llamado birmano, el grupo étnico dominante en Myanmar.

Pero con el golpe de estado que ha desatado una enorme ira en todo el país, hay indicios de que el ejército podría acabar enfrentándose a una oposición unida.

El jefe del Departamento de Asuntos Exteriores de la KNU, Padoh Saw Taw Nee, dijo que ha sido un «sueño» que todos los estados étnicos de Myanmar se alineen, a pesar de sus diferencias, pero reconoció que es una situación complicada.

«Ese es el futuro que soñamos desde hace varios años, pero que se haga realidad, es muy difícil», dijo.

Pero por ahora, el portavoz reconoció que es necesario luchar contra el avance militar.

«Según nuestra experiencia, habrá una forma de apoyar la presión al gobierno, la vía militar, y la política y social… todo tipo de formas, con una necesidad de oponerse al régimen militar «, dijo. «Tenemos que sentar al régimen militar en la mesa de diálogo».

Padoh Saw Taw Nee dijo que se habían producido más de «200 bajas» entre los Karen como resultado del «bombardeo con armas pesadas» del ejército.

«Si no se puede abordar esta cuestión con mucho cuidado, habrá una especie de guerra civil… Habrá muchas consecuencias para nuestro país», añadió.

Según informes locales, los ataques terrestres en territorio Karen se suceden desde finales de 2020.

Población asustada

Los ataques aéreos y los vuelos de reconocimiento están infundiendo terror entre la población local sobre el terreno, según han declarado a VOA fuentes internas.

El teniente coronel Saw Kyi Kyaw, del Consejo de Paz de la Unión Nacional Karen/Ejército de Liberación Nacional Karen, dijo a VOA que la misión de la organización era «hacer la paz», pero que contraatacaría si era necesario.

«No atacaremos a nadie, pero si el Tatmadaw empieza a atacarnos, contraatacaremos para defendernos», dijo.

En los últimos días, fuerzas Karen tomaron el control de un puesto militar cerca de la frontera entre Tailandia y Myanmar, según un informe de Reuters.

Pero cuando VOA habló, a principios de este mes, con Saw Thuebee, de la Red de Apoyo a la Paz Karen, un grupo de la sociedad civil que apoya a las comunidades vulnerables de la región, dijo que el pueblo Karen ya se enfrentaba a una crisis humanitaria con anterioridad, debido a las miles de personas Karen desplazadas internas.

Saw Thuebee hizo un llamamiento al país vecino para que ofrezca ayuda a quién la necesite. «Esperamos y pedimos [que] el gobierno de Tailandia disperse el material a lo largo de la frontera para que podamos seguir prestando asistencia humanitaria» a las personas desplazadas internas, dijo.

Hambre generalizada

Naciones Unidas afirmó la semana pasada que «millones» de personas pasan hambre en el país en medio de la violencia.

Myanmar ha estado bajo gobierno militar durante la mayor parte de su historia moderna y hasta 2011. En las elecciones generales del pasado noviembre, los militares alegaron un fraude electoral sin pruebas. El 1 de febrero, la junta militar destituyó al gobierno de la Liga Nacional para la Democracia y su dirigente Aung San Suu Kyi y presidente Win Myint fueron detenidos. Desde entonces siguen acumulando cargos adicionales.

Las fuerzas armadas se han desplegado para reprimir las protestas callejeras, y se ha impuesto la ley marcial en todo el territorio nacional. La junta ha aplicado cortes diarios de internet en aras de la «estabilidad» del país.

Fuente original en inglés: https://www.voanews.com/east-asia-pacific/myanmars-karen-state-remains-defiant-amid-military-attacks

1