Recomiendo:
5

Suleimani, un oscuro día de justicia

Fuentes: Rebelión

Mucho se habló acerca de como Irán iba a vengar la muerte del general Qassem Suleimani (Ver. «Qassem Suleimani ¿quién detendrá a la muerte?«). Mucho más cuando pocos días después se conoce el ataque de misiles iraníes contra las bases norteamericanas de Ain al-Asad que Trump visitó a fines de 2018 y donde había drones […]

Mucho se habló acerca de como Irán iba a vengar la muerte del general Qassem Suleimani (Ver. «Qassem Suleimani ¿quién detendrá a la muerte?«). Mucho más cuando pocos días después se conoce el ataque de misiles iraníes contra las bases norteamericanas de Ain al-Asad que Trump visitó a fines de 2018 y donde había drones tipo Reaper, los mismos, con que se había asesinado a general Suleimani en el aeropuerto de Bagdad. El otro ataque se produjo en una base cercana a la ciudad de Erbil en el kurdistán iraquí. La «Operación Mártir Soleimani» tuvo demasiado sabor a poco, y más cuando Donald Trump informó que tras los ataques «estaban todos bien», al tiempo que se desmentían los informes iraníes que hablaban de al menos 80 estadounidenses muertos y cerca de 200 heridos.

Más tarde y a cuentas gotas se comenzaría a conocer que los resultados tras aquel primer y tibio ataque iraní, del día ocho, según lo reconoció el Pentágono, once de sus efectivos había resultaron heridos en el incidente, por lo que fueron enviados a hospitales norteamericanos de Alemania y Kuwait, para detectar «posibles lesiones cerebrales» presumiblemente conmoción cerebral.

En las siguientes semanas, «los dolores de cabezas» que sufrían los soldados, según Trump, se convirtieron solo en la base aérea kuwaití en 16 estadounidenses, «con gravísimas heridas por quemaduras y metralla». Sin conocerse el número de heridos o muertos trasladado a Alemania, el general de brigada iraní Alí Hajizadeh, afirmó en una conferencia de prensa que «decenas de muertos y heridos a consecuencia de los ataques fueron trasladados a Israel y Jordania, en nueve vuelos de C-130.

A raíz de esta información otras fuentes hablan de un total de 143 militares norteamericanos habrían muerto y que el Departamento de Estado, para disimular las bajas iría haciendo un reconocimiento progresivo en los siguientes meses.

Como se ha repetido hasta el hartazgo aquella aseveración, adjudicada al senador norteamericano Hiram Johnson en 1917: «La primera víctima de una guerra es la verdad», en este estado de guerra muda que los Estados Unidos, han obligado a jugar Irán, mucho antes del magnicidio del general Suleimani. Donde la afirmación de Johnson se verifica absolutamente, no solo por los dichos acerca de los ataques del 8 de enero, sino, también, por las consecuencias de la caída de un avión espía norteamericano el pasado 27 de enero. Inicialmente se dijo que el avión caído, en una remota llanura de la provincia de Ghazni a 150 kilómetros al sur de Kabul de la capital afgana, las autoridades provincial había declarado que se trataba de un avión de pasajeros de la compañía estatal Ariana Afghan Airlines, lo que de manera inmediata sus voceros salieron a desmentir.

Rápidamente el talibán, como suelen hacerlo todos los grupos terrorista, se adjudicó el derribo, lo que de hecho tampoco se ha podido constatar, aunque de lo que no hay dudas es que el avión era norteamericano, sin que su tareas pueda ser especificada, ya que este tipo de aviones, podría cumplir funciones de espionaje, vigilancia electrónica, o funcionar como un centro de wifi, para abastecer de señal a sus tropas en tierra. Este era uno de los cuatro Bombardier BD-700, adquiridos por la Fuerza Aérea de Estados Unidos a Canadá, equipado alta tecnología de inteligencia y transferencia de señales, conocido como el Nodo de Comunicaciones Aerotransportadas del Campo de Batalla (BACN), que traduce y retransmite comunicaciones en tiempo real en el campo de batalla entre las tropas de tierra y las aeronaves en Afganistán. Capaz de transmitir comunicaciones de voz, vídeo, fotografía, utilizando diferentes tipos de redes de comunicación. El avión derribado vuela por encima de los 12 mil metros, con autonomía de más de doce horas de vuelo. La altitud de esta nave no puede ser alcanzada por ningún arma de las que disponen los talibanes.

Washington sin duda tiene sumo interés en llegar la nave derribada, ya que a pesar de que el avión posee mecanismos para su autodestrucción, teme que la información y funcionamiento del BACN pudiera llegar a manos de Moscú o Teherán.

Lo escabroso de la región, y la férrea resistencia de los muyahidines, impidió que el equipo de cuatro comandos de los SEALs, (Mar, Aire y Tierra de la Armada de los Estados Unidos), uno de los mejores del mundo, pudiera llegar al lugar a solo diez kilómetros de una base norteamericana, al tiempo que los talibanes, habrían logrado ejecutar a tres componentes de ese equipo, aunque nada, se puede confirmar, siquiera la cantidad de bajas producida en el avión, que mientras algunas fuentes hablan de dos, los talibanes dicen haber contado seis cuerpos, lo que sigue siendo negado por el Pentágono, a pesar de las filmaciones que se han conocido.

Otra versión menciona que también un helicóptero Chinook que intentaba aterrizar con equipo para recoger los cuerpos, habría sido alcanzado por un lanzagranadas RPG lanzada por los milicianos, logrando matar a otros 16 hombres de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos, todo esto sin confirmar por el Pentágono.

Retrato de un asesino

Más allá de todas las dudas que podrían envolver las caídas del Bombardier y el Chinook, fuentes cercanas a la inteligencia rusa, han confirmado el derribo del avión en que viajaba nada menos que el jefe de la sección «Irán» de la CIA (Central Intelligence Agency) el agente Michael D’Andrea, responsable del asesinato del general Suleimani.

Lo que agrega un condimento muy especial a este ataque, por lo que su verdadera factura permanecerá en las tinieblas por muchos años o quizás nunca se llegué a conocer la verdad. Si finalmente fue un comando de talibán, que actuó de forma autónoma, por delegación de Irán, agentes de Teherán, o miembro de las brigadas pro iraníes, Shim Fatemiyoun (Internacional Islámica), conformada por veteranos de distintos países musulmanes aparentemente entrenado por Hezbollah.

Recordemos que en estos últimos años la relación entre Teherán y el grupo fundado por el Mullah Omar en 1994, habrían dejado sus profundas diferencia basada fundamentalmente en la sangrienta división religiosa que persigue al islam desde la batalla de Kerbala en 680. El talibán, sunitas wahabitas e Irán chiita, obligados por la realpolitik, han dejado de lado sus ancestrales diferencias en procura de enfrentar un enemigo en común y muy poderosos los Estados Unidos.

Es difícil interpretar que el derribo de la nave en que volaba D’Andrea solo sea azar o casualidad, y no una magistral operación de la inteligencia iraní, que así venga como se esperaba al General Qassem Suleimani.

D’Andrea, cercano a los de 50 años, nunca se ha rebelado su edad, ingresó a la agencia en 1979 quien se convirtió al islam para poder casarse con Faridah Currimjee D’Andrea nacida en la isla de Mauricio, descendiente de una familia india musulmana originaria del Estado de Guyarāt. Los diferentes destinos de D’Andrea en África, Medio Oriente y Afganistán lo catapultaron a una carrera meteórica. Participó del programa de interrogatorios (torturas), que se estableció a partir del ataque a las torres en 2001, y dirigió el Centro de Lucha contra el Terrorismo de la CIA. En 2017 fue nombrado jefe del Centro de Misión de Irán. Bajo su jefatura, la compañía incrementó acciones más violetas contra ese país.

Conocido como el ayatolá Mike, el Príncipe Oscuro y el Enterrador, fue una de las figuras más conocidas e importantes de la CIA, ya que estuvo involucrado en una importante serie de asesinatos y las torturas, por lo que el New York Times dio a conocer su nombre en 2015.

Estuvo a cargo de la búsqueda de Osama bin Laden, el mítico el líder de al-Qaeda y la ejecución de Imad Fayez Mughniyah, unos de los jefes de Inteligencia del Hezbollah en 2008 en Damasco, Siria. Además de haber dirigido varios asesinatos selectivos utilizando drones en Pakistán y Yemen donde asesinó a cientos de inocentes.

Uno de sus mayores fracasos es el ataque suicida que sufrió en 2009 la Base Operativa Avanzada Chapman en Khost, en el sudeste de Afganistán, en el que fueron asesinados siete agentes de la CIA, por un doble espía, quién presumiblemente iba a dar información clasificada sobre los servicios secretos pakistaníes (ISIS).

D’Andrea, a cargo del plan de desestabilización de Irán, fue responsable de las acciones contra los petroleros iraníes del año pasado y la artera ejecución de Suleimani, quizás la última acción criminal que terminó un oscuro día de justicia.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

5