Recomiendo:
6

Yalda Hakim, la voz de Afganistán en el mundo

Fuentes: Rebelión (Imagen: izq. Yalda Hakim, dcha. Ana del Paso, autora del libro “Reporteras españolas, testigos de guerra”)

Todas hemos recibido agresiones sexuales en zonas conflictivas, pero tenemos una ventaja sobre nuestros colegas masculinos: Podemos hablar con las mujeres y escuchar cosas que nunca dirán a los hombres, simplemente porque estos tienen prohibido acercarse a ellas
(Ana del Paso)

La periodista Yalda Hakim, de 38 años, que fue sacada por su familia de Afganistán en 1983, cuando tenía seis meses, no sólo es una de las primeras espadas de la BBC, sino también la voz de su pueblo en el mundo. Esta profesional como la copa de un pino ha conseguido algo casi imposible: el respeto de los talibanes. Y eso, a pesar de que es la defensora de muchas compatriotas que han sufrido torturas, mutilaciones y vejaciones de ese grupo islámico que utiliza “la sharia” cual sangrienta guadaña.

Yalda es tan popular que al día siguiente de la toma de Kabul por los talibanes, suceso que tuvo lugar el pasado 15 de agosto, le llamó por teléfono uno sus portavoces mientras informaba en vivo de ese grupo islámico y de la evacuación de colaboradores afganos en el aeropuerto de la capital.

Tras interrumpir su narración, Yalda Hakim, que conduce el programa estrella de la BBC “impact”, pidió que la pasaran con dicha persona y con un aplomo envidiable dijo: “Tenemos en línea al portavoz de los talibanes Shail Shaheen”.

Cuando el sr. Shaheen vio que estaba en línea lanzó el siguiente mensaje a la comunidad internacional:

“Nadie debería de estar confundido. El pueblo de Kabul, así como sus propiedades y vidas están a salvo. No habrá venganza contra nadie. Somos los servidores del pueblo y de este país” dijo Shaheen, quien al insistir Yalda Hakim en si estaba seguro de que no habrá represalias, no descartó que “pudiera haber ejecuciones públicas y castigos de amputación”. Eso es -matizó- “asunto de los jueces”.

Poco después de la entrevista a Shaheen, que duró 32 minutos, una mujer afgana (creo que había sido diputada o activista) llamó a Yalda Hakim y suplicó a los espectadores “que no se dejaran engañar por los talibanes. Que son lo peor de lo peor. ¡Les conozco, les conozco!” -balbuceó entre sollozos- y rompió a llorar.

El padre de Yalda Hakim, arquitecto, huyó de Afganistán con su familia (su mujer, la niña y un hermano mayor de esta) tras hacerse con dos caballos (para llevar a su prole y las pertenencias indispensables) porque no quería hacer el servicio militar. Tardaron diez días en llegar a Pakistán, donde permanecieron dos años, hasta que consiguieron un visado para vivir en Australia, país que les dio asilo político. Corría la guerra afgano-soviética (1979-1989).

Yalda Hakim, que pudo recibir una buena educación y triunfar en su profesión, viajó por primera vez a Afganistán en 2008. En 2013 regresó de nuevo a Kabul y entrevistó al presidente Hamid Karzai. Por su trabajo recibió, entre otros, el Premio de las Naciones Unidas para la Paz de los Medios de Comunicación.

La conductora de “Impact” “desarrolla un periodismo antiguo” que se echa en falta hoy en día y da voz “a los perseguidores y a los perseguidos”, incluyendo terribles testimonios de las víctimas, “con un lenguaje imparcial” para que los espectadores juzguen por sí mismos. Esta gran “influencer” domina con fluidez seis idiomas: farsi, inglés, urdu (lengua que se habla principalmente en India y Pakistán), hindi, persa darí o persa afgano (lo que se refiere a los diferentes dialectos que se usan en Afganistán) y pastún, la etnia que se acaba de hacer con el poder en Kabul.

Yalda es un ejemplo aislado de la importancia que son las aulas y la entrada en la universidad para las mujeres afganas, “que tienen un hambre insaciable de conocimiento”. (Lo que es extrapolable a todo el mundo). Es, sin duda, “una mujer extranormal”, lo que en su lugar de nacimiento significa “una mujer que no acepta su inferioridad frente a los hombres, que se atreve a elegir con libertad a quien amar y que disfruta ejerciendo una de las profesiones más bellas del mundo.

También tiene una gran ventaja siendo mujer con sangre afgana. Ese privilegio lo describe muy bien mi colega y amiga Ana del Paso (EFE, Época, periodista free lance, etc.,) en su obra “Reporteras españolas, testigos de Guerra”, y, es que ella ha entrado muchas veces en “territorio comanche”, incluyendo Afganistán.

Ana del Paso (Madrid, 1961) profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense, Premio UNICEF de periodismo por su cobertura de la Guerra de Irak en 1991, Premio del Ejército, concedido por el Estado Mayor, por dar visibilidad, entre otras cosas, a las aviadoras en la Segunda Guerra Mundial y a las reporteras en los conflictos bélicos, dice en un vídeo colgado en las redes sociales:

“Todas hemos recibido agresiones sexuales en zonas conflictivas, pero tenemos una ventaja sobre nuestros colegas masculinos: Podemos hablar con las niñas, muchachas, mujeres y escuchar cosas que nunca dirán a los hombres, simplemente porque estos tienen prohibido acercarse a ellas”.

En línea con su afirmación me viene a la cabeza una noticia reciente de la BBC: Se trata de un periodista que se acercó en Kabul a una niña desnutrida y la dio un caramelo. La pequeña lo cogió encantada y se lo llevó a la boca. En ese momento apareció un talibán y dio un bofetón a la pequeña tumbándola en el suelo por aceptar regalos del “diablo”. Después se acercó “al pervertido”, le echó una bronca descomunal y le conminó a que abandonase el lugar si quería conservar el pellejo.

Nota: Este escriba ve frecuentemente la BBC, la CNN, Al Jazeera, Euronews, Russian Today (RT), así como otros medios de la resistencia como Rebelión, el Multiforo de Víctor Arrogante, Palestina Libre ORG, SurAméricaPress, etc., y está al tanto de las noticias del mundo islámico, así como de China y del Extremo Oriente, tanto de las oficiales como de las que corren por las redes sociales, para lo que cuenta con intérpretes y traductores de formación académica. Creo que eso es bueno para ver las cosas desde todos los ángulos para ampliar la perspectiva.

Blog del autor: Nilo homérico

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.