Recomiendo:
2

Entrevista a Baykar Sivazliyan, sobre la guerra en Nagorno Karabaj

«Rusia puede entrar en acción en el conflicto cuando le convenga»

Fuentes: Rebelión

Baykar Sivazliyan es un intelectual, escritor y profesor universitario armenio. Ha sido presidente de la Unión de los Armenios de Italia y es miembro del comité internacional que organiza la conmemoración del centenario del genocidio armenio. Nacido en Estambul en 1953, es hijo de una familia sobreviviente del primer genocidio del siglo XX (*).

Las informaciones que llegan hablan por lo general de “fuertes enfrentamientos” evitando hablar de una guerra abierta. ¿Como calificaría la situación?

Lo que esta pasando es una guerra de verdad, no son escaramuzas. Se usa artillería pesada, docenas de carros de combate, drones y está habiendo muchos muertos. Los armenios son muy cuidadosos, desde el punto de vista táctico, en no exponer sus soldados, y esta mañana en que hablamos ya reportaban 85 muertos, que es un numero alto. Según mis informaciones los jóvenes azerís no se presentan voluntarios por lo que Aliyev esta reclutando y enviando al frente hombres de las minorías del país, especialmente de Talyshis, una población de origen iranio. Insisto en que es una operación militar de envergadura y no simples escaramuzas.

¿Cuales serían las razones del Gobierno de Azerbaiyán para iniciar una guerra contra Armenia ahora?

Hace ya unos meses Azerbaiyán había intentado una operación militar, con escasos resultados, no contra Nagorno sino directamente contra las fronteras de Armenia. Azerbaiyán comparte los motivos de Erdogan. El Presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, gobierna ininterrumpidamente el país desde el 2003 por lo que esta guerra es importante porque pretende mantener en pie a dos dictadores que ya están en su etapa final y para eso agreden a una pequeña nación que, en esa región, ha elegido una vía de verdadera libertad y de democracia popular, que ha consolidado su amistad con Rusia pero con pactos muy claros sobre la base de su independencia.

¿Por qué Turquía se ha involucrado de manera tan abierta en este conflicto?

Para entender mejor a Erdogan hay que analizar las dificultades que enfrenta, más allá de las motivaciones de política exterior. Creo que la razón fundamental de su decisión son las dificultades que tiene para mantenerse en el poder, por ejemplo. el estado de salud de Devlet Bahceli, presidente del partido ultranacionalista MHP, o lobos grises, que se está muriendo y no tiene sucesor, eso será un duro golpe para Erdogan. Todas las encuestas indican que si mañana hay elecciones Erdogan estaría lejos de obtener una mayoría para gobernar. Por lo tanto para Erdogan era vital lanzar una operación de tipo nacionalista. De ahí su discurso de “Una nación dos gobiernos”, refiriéndose a Azerbaiyán como el hermano menor al que tenemos que ayudar para que reconquisten los territorios perdidos a manos de los armenios. Este discurso sigue funcionando en Turquía.

Para ello parece contar con el respaldo de la mayoría parlamentaria

Efectivamente el pasado martes fue aprobada en el parlamento turco una moción en ese sentido apoyada por todos los grupos, con la excepción del HDP. Es interesante que también la oposición kemalista del CHP incite a la guerra. Resulta sintomático que Erdogan haya escogido el discurso de la principal figura del nacionalismo más tosco y primario, el de Kemal Ataturk, que es el sucesor del partido Unión y Progreso, que tuvo responsabilidades en el genocidio armenio. Erdogan siempre ha detestado a Ataturk pero ahora tiene que utilizar precisamente esa tensión nacionalista que siempre funciona en Turquía.

Sin embargo también parece haber motivaciones geo-estratégicas en la toma de posición de Erdogan

Si, Erdogan percibe que muy pronto en toda la región del Cáucaso habrá influencias que hasta ahora no estaban presentes, y estoy pensando en el fondo de 120.000 millones de dólares que China ha establecido, dentro de la llamada nueva ruta de la seda, lo cual supone cuantiosas inversiones en Irán que ya se están llevando a cabo en renovación de infraestructuras, carreteras y líneas férreas dirigidas hacia el noroeste. Para diversos analistas caucásicos y armenios esto es el preludio a una vía comercial a través de Irán y el Cáucaso directamente hacia Europa, pasando por el Mar Negro. Mediante esa opción China afectaría la influencia en la región tanto de Turquía como de Rusia. Erdogan entiende que en este contexto debe tener una presencia, aunque sea menor, en esta región para poder sentarse en una posible mesa de negociaciones destinada a compartir los beneficios.

Rusia parece un protagonista omnipresente en esta región ¿Cuales serían sus posiciones e intereses?

Rusia tiene todas las de ganar en esta situación. Conociendo la capacidad militar del Armenia esta intentando debilitar las posibilidades tanto de Aliyev como de Erdogan. Si Azerbaiyán no logra tomar aunque sea una porción de Nagorno K esta claro que Aliyev tendrá que hacer las maletas, y para Erdogan, que ha encendido al nacionalismo panturco, será una debacle. Rusia espera y calcula, pienso que pondrá una línea roja si la situación militar se complica, con la excusa de un alto el fuego o un proceso de paz. Pero en cualquier caso Rusia puede entrar en acción en el conflicto cuando le convenga.

¿Como ve la posición de la UE?

Europa sigue, como siempre, ausente en estas situaciones. El único país que ha dicho algo ha sido Francia, con Macron. En estas situaciones no hay Europa, no tienen una posición común en estas cuestiones.

¿Cual piensa que sea el resultado final del conflicto armado actual?

Yo creo que si Armenia pierde esta guerra seguramente volverá a la etapa política anterior de alta dependencia de Rusia. Es difícil saber como acabará la situación actual pero lo que si está claro es que los armenios no tiene ninguna intención de ceder ni un metro de su territorio.

Nota del editor:

(*) Puede hablarse sin lugar a dudas de un genocidio indio perpetrado por el gobierno de EEUU, que llegó hasta las puertas del siglo XX. Del mismo modo también puede calificarse de genocidio el que ese mismo gobierno llevó a cabo en Filipinas entre 1899 y 1913, cuando las tropas estadounidenses quemaron aldeas, masacraron sus poblaciones y torturaron a miles de personas. Las víctimas oscilan (según los autores) entre 200 mil y más de un millón, quedando para la posteridad la frase del general Jacob H. Smith “matad a los mayores de 10 años”. La Philippine-American war Centennial Initiative dio la cifra de 510 mil civiles muertos. Como en el caso armenio muchos fallecieron en campos de concentración, por hambre o enfermedades.

Igual ocurrió en la guerra anglo-boer en 1902 por el control de África del Sur. Decenas de miles de africanos y boers murieron confinados. Entre 1904 y 1907 Alemania llevó a cabo un genocidio contra las tribus herero y namaqua en la actual Namibia. Se calcula que la mitad de esas poblaciones fuerona sesinadas (entre 35 y 75 mil personas). El Informe Whitaker de la ONU (1985) reconoció este hecho como uno de los primeros genocidios del siglo XX.

2