Recomiendo:
8

Un conflicto entre China y EE.UU. sería más peligroso que la Guerra Fría con la URSS

Fuentes: RT

Traducido para Rebelión por Marwan Pérez

Las tensiones entre China y Estados Unidos son ideológicas y un potencial conflicto podría ser mucho más peligroso que la Guerra Fría soviético-estadounidense.

En medio de la carrera electoral Trump puede tomar medidas arriesgadas que conducirían a un peligroso enfrentamiento militar con China en el Asia-Pacífico [1]. Irónicamente, su reelección podría ser la única oportunidad para evitar una nueva Guerra Fría o incluso la Tercera Guerra Mundial.

Cuando los futuros historiadores escriban las crónicas del siglo XXI, probablemente marcarán 2020 como un punto de inflexión que señala el origen de un genuino antagonismo entre las potencias más fuertes del mundo, Estados Unidos y China.

Tres acontecimientos han convergido en el año 2020. El primero es el rápido crecimiento del poder económico, tecnológico y militar chino que recién ahora está comenzando a rivalizar con el poder de Estados Unidos en una serie de áreas cruciales. La segunda es la pandemia del coronavirus que ha agravado las relaciones entre Estados Unidos y China. La tercera es la campaña de elecciones presidenciales de Estados Unidos, en la que China figura como un problema importante y que podría empujar al presidente estadounidense a tomar medidas arriesgadas que conduzcan a un peligroso enfrentamiento militar con China en la zona Asia-Pacífico. Un tema aún mayor es quién será elegido presidente de Estados Unidos en noviembre del 2020, ya que esto podría definir la trayectoria a largo plazo de las relaciones entre Estados Unidos y China.

El conflicto entre Estados Unidos y China podría resultar aún más peligroso que la Guerra Fría soviético-estadounidense

Cada vez es más común comparar la escalada de la rivalidad Chino-Estadounidense con la Guerra Fría soviético-estadounidense, pero algunos analistas expertos advierten que una nueva Guerra Fría podría volverse aún más peligrosa que la original.

Wang Jisi, presidente del Instituto de Estudios Internacionales y Estratégicos de la Universidad de Beijing, cree que «los lazos entre China y Estados Unidos pueden ser incluso peores que la relación soviético-estadounidense«.

A pesar de algunos momentos esporádicos como la crisis de los misiles cubanos en 1962, las relaciones Moscú-Washington se mantuvieron esencialmente estables durante más de cuatro décadas, argumenta Wang. Estados Unidos y la URSS estaban separados entre sí política, económica y socialmente y en realidad no podían influir en los asuntos internos de cada uno. «Por el contrario, la relación China-Estados Unidos ahora sufre una desconexión forzosa después de un progreso constante de implicación mutua durante cuatro décadas. Las pérdidas sentimentales y materiales causadas por las peleas acaloradas y el desacoplamiento a regañadientes entre los dos lados … son … más angustiantes que la analogía de la Guerra Fría «.

El caso China-Estados Unidos demuestra vívidamente que la globalización y el aumento de la interdependencia, que durante mucho tiempo se han anunciado como fuerzas internacionales para la paz, son un arma de doble filo y pueden envenenar fácilmente las relaciones entre las naciones.

Kenneth Waltz, uno de los más grandes teóricos de las relaciones internacionales, señaló sagazmente en 1970 que «una estrecha interdependencia significa cercanía de contacto y plantea la posibilidad de al menos conflictos ocasionales … Los estados interdependientes cuyas relaciones permanecen sin regular deben experimentar conflictos y ocasionalmente caerán en violencia». Los Estados Unidos y China han cosechado enormes beneficios materiales al formar “Chimérica”. Parece que el tiempo de pagar está llegando para ellos.

El profesor Avery Goldstein, de la Universidad de Pensilvania, argumenta que «una relación del siglo XXI entre Estados Unidos y China comparte desafortunadas similitudes con la era de décadas de antagonismo entre Estados Unidos y la Unión Soviética«, pero también «presenta algunos riesgos nuevos e inquietantes«.

Un riesgo particular que destaca Goldstein es que el escenario principal de la rivalidad entre Estados Unidos y la Unión Soviética era el centro del continente europeo, mientras que el foco de la competencia geoestratégica chino-estadounidense se encuentra en las aguas del Océano Pacífico occidental. A diferencia de la Guerra Fría, donde los intereses vitales de los Estados Unidos y de la Unión Soviética en Europa estaban bien delineados, en el Pacífico occidental la extensión geográfica exacta de los intereses vitales estadounidenses y chinos sigue sin estar clara. Hace que sea más difícil estar seguro de cuáles son las líneas rojas de cada lado.

Además, incluso cuando las fuerzas estadounidenses y chinas en el Pacífico occidental no se desafían directamente entre sí, patrullan, maniobran y hacen ejercicios en áreas donde hay unidades de ambos lados. A Goldstein le preocupa que la mezcla operativa aumente el riesgo de incidentes que pueden convertirse en una crisis, con el potencial de escalar a un conflicto militar más grande.

Los incidentes militares entre Estados Unidos y China ya ocurrieron en el Mar del Sur de China. A medida que la relación bilateral continúe deteriorándose, tales encuentros solo se volverán más peligrosos. La campaña electoral de los Estados Unidos crea riesgos adicionales. Wang Jisi está preocupado de que en los próximos cuatro meses hasta el 3 de noviembre la Casa Blanca pueda «crear algunos incidentes en las relaciones con China para mostrar su determinación en disuadir a China«, lo que podría «intensificarse en un choque mortal«. He escuchado preocupaciones similares de otros expertos chinos.

Por qué China votaría a Trump

Si Beijing pudiera votar en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, ¿a quién preferiría: Donald Trump o Joe Biden? A pesar de toda su maldad e impulsividad, para China, Trump es más fácil de tratar. Como me sugirió recientemente un chino: «Trump es mejor porque está más ansioso por acuerdos económicos«.

Esto bien podría ser cierto. El interés de Trump es el dinero en lugar del puro poder. El dinero, por su propia naturaleza, es relativamente fácil de compartir y dividir, mientras que el poder, en la política internacional, es mucho más difícil de compartir y de ceder. La prioridad de Trump es la riqueza de Estados Unidos. Está mucho menos preocupado por mantener a Estados Unidos como el poder hegemónico del mundo. Su principio de «Estados Unidos Primero» enfatiza a los Estados Unidos como un Estado-nación soberano y próspero en lugar del cuasi-imperio global que ha sido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

China quiere su parte del poder político global. Si Trump se queda en la Casa Blanca por otro período, podría estar dispuesto a acomodar el impulso de Beijing por la influencia geopolítica y el prestigio, a cambio de una relación económica más rentable con Beijing. En otras palabras, Trump estaría dispuesto a hacer un gran trato con China para aumentar la riqueza de Estados Unidos, incluso a expensas del predominio de Estados Unidos en la política mundial.

En contraste con el enfoque pecuniario de Trump, la filosofía de política exterior de Biden es sobre el poder. Si es elegido, continuará con la estrategia bipartidista establecida por Washington de mantener la hegemonía global de Estados Unidos, lo que casi inevitablemente significa un choque con China. Después de todo, fue la administración de Obama, con Biden como vicepresidente, la que lanzó el «reequilibrio» de la zona Asia-Pacífico para contrarrestar la creciente influencia china. Es revelador que los asesores de política exterior de Biden, como Ely Ratner, del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, sean intransigentes en con China. También se espera que Biden restaure y fortalezca la red de alianzas estadounidenses maltratadas por Trump. Beijing teme, por una buena razón, que las alianzas revitalizadas se usen para aislar y presionar a China.

Cuando se trata de política exterior y de China en particular, Biden y el establecimiento del Partido Demócrata están esencialmente en la misma posición que sus contrapartes en el Partido Republicano. Si hay alguna diferencia son principalmente de estilo, no de sustancia. Los posibles candidatos presidenciales republicanos, como Mike Pompeo, Tom Cotton o Marco Rubio, son extremadamente agresivos con China. En este sentido, Trump es un extraño en su propio partido.

¿Choque de ideologías?

A menudo se dice que a diferencia del antagonismo soviético-estadounidense, las tensiones entre Estados Unidos y China no son ideológicas. Esto podría haber sido cierto hace solo unos años, pero hay indicios de que la competencia ideológica está aumentando rápidamente. El formidable partido-estado de China bajo Xi Jinping es visto como un desafío existencial neo-totalitario para Estados Unidos y Occidente. Esto es peligroso ya que, históricamente, son los conflictos sobre ideas y valores universales (ideología en general) los que tienden a ser los más inmorales. A diferencia de la mayoría de las figuras de la clase política estadounidense, Trump es decididamente no ideológico. Su ideología es la ausencia de alguna, que es, por cierto, una explicación de su afinidad con Vladimir Putin de Rusia, otro líder mundial no ideológico.

Irónicamente, la reelección de Trump en noviembre de 2020 podría ser la única oportunidad de evitar una nueva Guerra Fría, tal vez incluso la Tercera Guerra Mundial, en un mundo emergente de bipolaridad entre Estados Unidos y China.

[1] NT: Asia-Pacífico es la parte del mundo dentro o cerca del océano Pacífico occidental. La región varía de tamaño, dependiendo del contexto, pero que por lo general incluye gran parte de Asia Oriental, el Sudeste Asiático y Oceanía.

Artyom Lukin es profesor asociado de relaciones internacionales en la Universidad Federal del Lejano Oriente en Vladivostok, Rusia.

Fuente: https://www.rt.com/op-ed/492588-china-us-tensions-conflict/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

8