Recomiendo:
0

Agroecología y consumo responsable:teoría y práctica

Fuentes: Rebelión

En la compra de alimentos no es fácil emplear criterios que integren razones no estrictamente económicas (ecológicos, sociales, solidarios, etc.). Hacerlo colectivamente exige, además, el acuerdo entre las distintas personas del grupo. Por ejemplo, cuando un «grupo de consumo responsable» pretende, en Madrid, comprar naranjas, para que los costes de transporte no se disparen, es […]

En la compra de alimentos no es fácil emplear criterios que integren razones no estrictamente económicas (ecológicos, sociales, solidarios, etc.). Hacerlo colectivamente exige, además, el acuerdo entre las distintas personas del grupo. Por ejemplo, cuando un «grupo de consumo responsable» pretende, en Madrid, comprar naranjas, para que los costes de transporte no se disparen, es necesario un volumen mínimo de pedido. Eso condiciona el pedido de cada familia, tanto en la cantidad mínima como en la estabilidad a lo largo de la temporada, para no perjudicar a [email protected] [email protected]
Esta práctica pone a prueba nuestra capacidad para involucrarnos en un proyecto colectivo de consumo responsable. La recompensa es conseguir una alimentación sana a precios razonables, poniendo distancia con los departamentos de comida biológica globalizada para «ecoyuppies» en las grandes superficies.

Para educarnos en una alimentación agroecológica y responsable buscamos la mayor variedad posible de alimentos frescos, básicamente frutas y verduras, pero de temporada y procedentes de sus zonas tradicionales de cultivo (cítricos en Levante, peras y manzanas en Navarra), evitando la deslocalización y la destrucción ecológica que fomenta el consumo global. En el trato con pequeñ@s [email protected] y cooperativas agroecoló[email protected], a quienes el mercado global expulsa porque no son competitivos, lo esencial es la relación y no el producto. No tratamos con multinacionales de la alimentación que ya dominan el mercado de productos ecológicos. Para nosotros, estos productos dejan de ser agroecológicos, al participar de la producción y distribución global de alimentos. Optamos por la proximidad, entendiendo por ello no sólo cercanía geográfica, sino prioridad hacia [email protected] [email protected] que comparten con nosotros la apuesta por construir la relación, integrando las necesidades de ambas partes y dialogando sobre los problemas que necesariamente surgen (precios, calidad de los productos recibidos, transporte, etc.).

La coordinación con otros grupos exige considerar, en términos de igualdad, nuestras necesidades como [email protected] y las de quienes producen esos alimentos. Poniendo limites a los deseos individuales, nos educamos en el consumo.
Preparamos, para el próximo mes de junio, un curso llamado: AGROECOLOGÍA Y CONSUMO RESPONSABLE. TEORÍA Y PRÁCTICA. En dicho curso se abordan cuestiones como: 1) globalización e inseguridad alimentaria; 2) alternativas a la globalización alimentaria; 3) historia de la agroecología y consumo responsable; 4) el funcionamiento práctico de un grupo de consumo responsable; 5) iniciativas para la construcción de una red autónoma de consumo agroecológico y responsable antiglobalización.

Para más información: www.nodo50.org/caes o [email protected]

P. Galindo, Grupos Autogestionados de Konsumo (GAKs)
0