Trump es el tercer presidente que miente sobre el éxito de EE.UU. en la guerra de Afganistán

Fuentes: Global Research

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Las Administraciones de Bush, Obama y Trump habitualmente mintieron al pueblo estadounidense sobre el éxito de la guerra de 18 años en Afganistán. Exageraron el progreso y aumentaron las estadísticas para crear la ilusión de que la guerra se podía ganar. Pero después de la muerte de 157.000 personas a un costo de 2 billones de dólares, la corrupción es rampante y la carnicería continúa.

«Hay un olor a falsedad en todo el asunto de Afganistán… falsedad y arrogancia», dijo John Sopko, inspector general especial para la reconstrucción de Afganistán, al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara durante su testimonio del 15 de enero. En los últimos años -dijo Sopko- la Administración de Trump ha estado «mintiendo por omisión», clasificando «todo lo que son malas noticias», incluidas las bajas de tropas afganas y el cálculo de la fuerza talibán.

Sopko fue llamado a testificar ante el Comité para explicar la explosiva serie de The Washington Post de diciembre de 2019 conocida como The Afganistán Papers. Basado en cientos de entrevistas con importantes funcionarios estadounidenses, Sopko publicó «Lecciones aprendidas», siete informes sobre la historia secreta de la guerra. Los informes omitieron los nombres de más del 90 por ciento de los entrevistados.

«Al pueblo estadounidense se le ha mentido constantemente»

«Varios de los entrevistados describieron los esfuerzos explícitos y sostenidos del Gobierno de los Estados Unidos para engañar deliberadamente al público», informó el Post. «Dijeron que era común en el cuartel general militar en Kabul, y en la Casa Blanca, distorsionar las estadísticas para hacer que pareciera que Estados Unidos estaba ganando la guerra cuando no era el caso». Los oficiales militares de EE.UU. tomaron una página del libro de jugadas de la Guerra de Vietnam, «manipulando la opinión pública». Como Sopko dijo al Post, «al pueblo estadounidense se le ha mentido constantemente».

En septiembre de 2008, el mayor general del ejército Jeffrey Schloesser declaró en una conferencia de prensa: «¿Estamos perdiendo esta guerra? De ninguna manera. ¿Puede el enemigo ganarla? De ninguna manera».

Mientras tanto las tropas estadounidenses no sabían si el enemigo era Al Qaeda, los talibanes, Pakistán, el Estado Islámico, yihadistas extranjeros o señores de la guerra en la nómina de la CIA.

De hecho el secretario de Defensa Donald Rumsfeld escribió en un memorando de 2003 : «No tengo el perfil de quiénes son los malos».

Economía y sangre perdidas, ¿para qué?

Desde que Bush invadió ilegalmente Afganistán en 2001, alrededor de 157.000 personas han sido asesinadas, incluidos 2.300 militares estadounidenses y 43.074 civiles afganos. Solo en 2018, 3.804 civiles afganos fueron asesinados, el mayor número anual desde que las Naciones Unidas comenzaron a calcular las bajas hace 10 años.

El costo de la guerra más larga de los Estados Unidos supera los 2 billones de dólares. Esa cifra incluye 1,5 billones para hacer la guerra, 87.000 millones para entrenar al ejército y la policía afganos, 10.000 millones para combatir el narcotráfico, 24.000 millones para el desarrollo económico, 30.000 millones para otros programas de reconstrucción y 500.000 millones para intereses.

Además las políticas estadounidenses han exacerbado la corrupción en Afganistán. «Una combinación tóxica de las políticas del Gobierno de los Estados Unidos, bajo las administraciones de George W. Bush y Barack Obama, contribuyó directamente al descenso de Afganistán a uno de los países más corruptos del mundo», informó el Post.

Según el Post, la enorme cantidad de dinero que el Congreso se apropió se distribuyó «con poca supervisión o mantenimiento de registros». «La codicia y la corrupción resultantes socavaron la legitimidad del gobierno naciente y ayudaron a que el terreno fuera más fértil para el resurgimiento de los talibanes».

Por ejemplo, un contador forense analizó 3.000 contratos del Departamento de Defensa de 2010 a 2012, por un total de 106.000 millones de dólares. Aproximadamente el 40 por ciento de ese dinero se destinó a los bolsillos de funcionarios afganos corruptos, sindicatos criminales o insurgentes.

Un alto funcionario de Estados Unidos informó: «[Nosotros] éramos los más corruptos aquí, por lo que no tenía credibilidad en el tema de la corrupción». Un contratista del Gobierno dijo que distribuía 3 millones de dólares diarios para proyectos en un distrito afgano del tamaño de un condado en Estados Unidos.

La carnicería continúa

Según los informes, el 8 de enero más de 60 civiles afganos y «docenas de militantes» murieron en un ataque de aviones no tripulados estadounidenses en la provincia de Herat. TOLO News, el principal canal de noticias de televisión de Afganistán las 24 horas, los 7 días de la semana, citó a funcionarios del gobierno local y miembros del consejo provincial de Herat, quienes dijeron que «al menos 60 civiles, incluidas mujeres y niños», murieron en los ataques de aviones no tripulados.

Abdul Hakim dijo a Stars&Stripes que los bombardeos estadounidenses llevaron a cabo un «doble golpe» en Herat, en el que el avión no tripulado o el avión de combate bombardean a las personas que intentan rescatar a los afectados por el primer ataque.

Dos miembros del servicio estadounidense murieron el 11 de enero, cuando su vehículo chocó con un dispositivo explosivo improvisado. En 2019, 23 miembros del servicio fueron asesinados durante las operaciones, el número más alto en cinco años.

Retirar todas las fuerzas estadounidenses de Afganistán

El Gobierno de los Estados Unidos ha estado negociando con los talibanes. El 16 de enero los talibanes ofrecieron un breve período de reducción de la violencia, pero no está claro si Estados Unidos estuvo de acuerdo. Las dos partes estaban al borde de un acuerdo de paz cuando Trump frustró las negociaciones en septiembre de 2019.

Durante el último debate demócrata ninguno de los candidatos prometió sacar a todas las fuerzas estadounidenses de Afganistán. Elizabeth Warren dijo que quiere traer tropas de combate a casa. Bernie Sanders y Joe Biden también han dicho que retirarían las tropas de combate. Pero, como señaló Phyllis Bennis, «probablemente las tropas de combate no son las que han estado matando gente desde alrededor de 2011. La matanza de civiles, en particular, la llevan a cabo las Fuerzas Especiales, los bombardeos, los drones».

Tanto los veteranos progresistas por la paz (VFP) como los conservadores veteranos preocupados por América (CVA) apoyan la retirada de todas las tropas estadounidenses de Afganistán. CVA ha montado una operación publicitaria multimillonaria, financiada por la familia Koch, en Michigan, Wisconsin y Pennsylvania. La campaña de la promesa incumplida de Trump de 2016 de poner fin a las «guerras interminables» de los Estados Unidos se recibió favorablemente en esos tres estados por el cambio.

Veterans for Peace dijo en un comunicado: «El ejército de los EE.UU. ha destruido innumerables aldeas y continúa creando una atmósfera de miedo y odio con operaciones encubiertas de aviones no tripulados que matan a miles de personas inocentes». VFP pidió la retirada inmediata de todas las tropas estadounidenses, liberación inmediata de los 300 nombres de los citados en los Documentos de Afganistán, un tribunal del Congreso en el que los veteranos de Afganistán podían testificar, derogar la Autorización para el uso de la fuerza militar de 2001 y las reparaciones a todas las familias afganas que han perdido miembros de la familia.

De acuerdo con una reciente encuesta del Pew Research Center, la mayoría de los veteranos estadounidenses cree que las guerras en Afganistán e Irak no valían la pena luchar. Esto refleja el sentimiento del público en general.

Después de 18 años ya es hora de que contactemos a nuestros representantes del Congreso y candidatos presidenciales demócratas, citamos los documentos de Afganistán y exigimos la retirada total de todas las fuerzas estadounidenses, incluidas las fuerzas de inteligencia y especiales de Afganistán. Salvará vidas y dinero.

Copyright © Truthout. Reimpreso con permiso.

Marjorie Cohn es profesora emérita de la Facultad de Derecho Thomas Jefferson, ex presidenta del Gremio Nacional de Abogados, subsecretaria general de la Asociación Internacional de Abogados Democráticos y miembro de la junta asesora de Veterans for Peace. Su libro más reciente es Drones and TargetedKilling: Legal, Moral, and Geopolitical Issues . Es colaboradora frecuente de Global Research.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/trump-third-president-lie-about-afghan-war-success/5700997

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.