Recomiendo:
0

El precio del neoliberalismo: 150.000 suicidios en el campo entre 1997 y 2005

Un campesino se suicida cada 32 minutos en la India

Fuentes: CounterPunch

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Nota de los editores de CounterPunch: Durante los últimos años hemos estado publicando informes de P. Sainath sobre la crisis agrícola en India. Ahora el número total de víctimas – seguramente la mayor ola continua de suicidios en la historia humana – se hace evidente. Y como subraya Sainath, esas cifras todavía subestiman el desastre, ya que las mujeres campesinos son excluidas de la estadística oficial. AC / JSC

Cerca de 150.000 campesinos indios se suicidaron en nueve años entre 1997 y 2005, según los datos oficiales. Aunque los suicidios en el campo han ocurrido en numerosos estados indios, cerca de dos tercios de esas muertes se concentran en cinco estados donde vive sólo un tercio de la población del país. Esto significa que los suicidios de agricultores ocurrieron en esas regiones (sobre todo de cultivos comerciales) con una intensidad espantosa.

En promedio, un agricultor indio se suicidó cada 32 minutos entre 1997 y 2005. Desde 2002, ha pasado a ser un suicidio cada 30 minutos.

Sólo en los Estados de Maharashtra, Andhra Pradesh, Karnataka y Madhya Pradesh (incluyendo Chattisgarh) se suicidó un agricultor o agricultora en promedio cada 53 minutos entre 1997 y 2005. En Maharashtra, hubo un suicidio cada tres horas. Incluso empeoró después de 2001. Aumentó a un suicidio en el campo cada 48 minutos en esos Cuatro Grandes Estados, y uno cada dos horas y cuarto solo en Maharashtra. Los Cuatro Grandes Estados han registrado en total 89.362 suicidios de agricultores entre 1997 y 2005, o 44.102 entre 2002 y 2005.

Los cinco Estados más afectados son Maharashtra, Andhra Pradesh, Karnataka, Madhya Pradesh (including Chattisgarh) y Kerala. De estos Estados, solo Kerala no vio un aumento ininterrumpido en la cantidad anual de suicidios de agricultores durante este período. Eso se debe sobre todo a una disminución después de 2003, que fue el peor año en ese Estado. Maharashtra, para el que existen datos desde 1995, es de lejos el peor Estado en el país. Los suicidios de granjeros se más que triplicaron de 1083 en 1995 a 3926 en 2005.

En su conjunto, los suicidios aumentaron en el país en el período entre 1997 y 2005. Pero la tasa de aumento en los suicidios en el campo fue mucho mayor que la tasa de aumento de los suicidios de no-agricultores. En los Cuatro Grandes Estados de Maharashtra, Andhra Pradesh, Karnataka y Madhya Pradesh, los aumentos de porcentajes de suicidios de agricultores fueron más del doble del aumento en suicidios de no-agricultores en ese período. Mientras los suicidios de no-agricultores aumentaron en un 21% en los Cuatro Grandes Estados, los suicidios de agricultores aumentaron en un 52%. Por cierto, los Cuatro Grandes Estados podrían ser llamados la ZEE de los suicidios o ‘Zona Especial de Eliminación» para agricultores en el decenio pasado. En 1997, estos Estados representan un 53%, o sea algo más de la mitad de todos los suicidios de agricultores en el país. En 2005, la cifra fue de un 64%. Es decir, su parte de los suicidios en el campo, ya desproporcionadamente alta, aumentó a casi dos tercios en menos de una década.

Estos y otros resultados aciagos emergen de un exhaustivo estudio de datos oficiales sobre suicidios en el campo del profesor K. Nagaraj del Instituto de Estudios del Desarrollo de Madras (MIDS).

Los datos analizados por el profesor Nagaraj fueron extraídos de diversas ediciones de

Accidental Deaths and Suicides in India. Es una publicación del Buró Nacional de Antecedentes Criminales (NCRB), del Ministerio del Interior, Gobierno de India. El período cubierto por el estudio es desde 1997 a 2005.

De los 150.000 agricultores indios que se mataron entre 1997 y 2005, casi dos tercios lo hicieron sólo en los Estados de Maharashtra, Andhra Pradesh, Karnataka, y Madhya Pradesh (incluyendo a Chhattisgarh). «Lo que es aún peor,» dice K. Nagaraj, del MIDS, es que «la tendencia para este grupo de Estados se ve bastante lúgubre. Todos los cuatro han mostrado, durante el período de nueve años, una tendencia ascendiente en los suicidios de agricultores. Esto aparece del concienzudo estudio de suicidios de agricultores en India entre 1997 y 2005 que acaba de concluir el profesor Nagaraj.

Semejantes suicidios son vinculados a menudo a la crisis del campo, y los pesticidas son el medio más asequible al agricultor. «Hay modelos y tendencias claras e inquietantes tanto en los suicidios de agricultores como en los suicidios con pesticidas,» dice el profesor Nagaraj.

Es importante señalar que la cifra de 150.000 suicidios de granjeros es un cálculo de lo esencial. De ninguna manera es exacto o exhaustivo. Hay inexactitudes inherentes y serias en los datos del NCRB ya que se basan en datos del terreno que excluyen a grandes grupos de personas. Como señala el profesor Nagaraj: «Probablemente haya una seria subestimación de los suicidios, particularmente de los suicidios de agricultores, en esos informes. El problema más serio es la manera como se define a un agricultor al nivel del terreno: como alguien que tiene título a la tierra. Esto probablemente excluye, por ejemplo, a los granjeros arrendatarios y, particularmente, a las mujeres agricultoras.»

La calidad de la información también varía de Estado a Estado. Por ejemplo, Haryana muestra una ratio muy baja de suicidios de suicidios de granjeros a suicidios en general. Esto entra en conflicto con otras evaluaciones del problema en ese Estado. Datos del Punjab también han sido muy cuestionados por grupos que estudian la crisis agrícola en ese sitio.

Sin embargo, incluso con estos datos defectuosos, las tendencias son claras y alarmantes. Pero ¿qué ha impulsado el inmenso aumento de los suicidios de agricultores, particularmente en los Cuatro Grandes Estados o la «ZEE»? «En general,» dice el profesor Nagaraj, «allí existe desde mediados de los años noventa, una aguda crisis agrícola. Eso ocurre en todo el país. En los Cuatro Grandes y algunos otros Estados, factores específicos complican el problema. Hay zonas de agricultura altamente diversificada, comercializada. Dominan los cultivos comerciales. (Y en menor medida, los granos gruesos.) El estrés hídrico ha sido una característica común – y los problemas con la tierra y el agua han empeorado a medida que desaparece la inversión del Estado en la agricultura. Los costos de cultivo se han disparado en esas zonas de alta aportación, donde algunos insumos han sufrido aumentos de varios cientos de por ciento. La falta de regulación de estos y otros aspectos de la agricultura han agudizado esos problemas. Mientras tanto, los precios se han derrumbado, como en el caso del algodón, debido a masivos subsidios de EE.UU. y la UE a sus productores. O debido a la fijación de precios debida al creciente control de las grandes corporaciones sobre el comercio con mercaderías agrícolas.»

«Desde mediados de los años noventa,» señala el profesor Nagaraj, «los precios y los ingresos agrícolas se derrumbaron. Al aumentar los costos – incluso cuando se acababan los créditos bancarios – lo mismo ocurría con el endeudamiento. Incluso cuando aumentaban los subsidios a los agricultores corporativos en Occidente, nosotros reducimos nuestros limitados, mínimos, apoyos y subsidios para nuestros propios agricultores. El colapso de la inversión en la agricultura también significó que era y es extremadamente imposible salir de esta trampa.»

————

P. Sainath es editor de asuntos rurales de The Hindu y autor de «Everybody Loves a Good Drought.» Para contactos escriba a: [email protected].

http://www.counterpunch.org/sainath11172007.html

0