Hedelberto López Blanch | 

Cuando prácticamente está por finalizar el año 2022, las dos principales locomotoras de Europa Occidental, Alemania y Gran Bretaña se hallan en una situación económica bastante engorrosa.

La reciente elección del nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reafirma su calificación como organismo de la vieja arquitectura financiera internacional, funcional a los intereses del imperio.

La Misión Kemmerer procuró acoplar el sistema de la Federal Reserve a los países visitados, mediante la implantación del monopolio en la emisión de moneda, el patrón oro (50% de la emisión debía respaldarse en oro), créditos, garantías a los bancos asociados, topes en los préstamos al gobierno (fluctuó entre el 20 y el 45%), control del flujo monetario, la tasa de cambio y el interés.

Los conservadores británicos más euroescépticos se han movilizado ante la posibilidad de que Reino Unido intente un acuerdo al estilo de Suiza para paliar algunos de los efectos negativos de su salida de la UE

Juan Torres López | 

La Comisión Europea ha hecho una propuesta de reforma de las reglas que han de cumplir los estados de la Unión a la hora de establecer sus marcos presupuestarios. De aprobarse, flexibilizarían las anteriores, pero no resuelve sus auténticos problemas fiscales así que están condenadas al mismo fracaso que han tenido las actuales.

Francisco Louça | 

La economía es extremadamente útil como forma de empleo para los economistas (J. K. Galbraith)

Este artículo es una actualización del Anexo I, «Los pensadores marxistas clásicos sobre las cooperativas de trabajadores: aportes para el debate actual en Cuba», de mi tesis de doctorado «Desempeño socioeconómico de las cooperativas no agropecuarias: contribución de sus principales determinantes. Estudio de casos» defendida en la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana en enero de 2018. Agradezco a Irán Morejón, cofundador de Co-Emprende, por animarme a publicarlo.

La propuesta de reconstruir esa institución se produce en medio del giro progresista de la región, pero, ¿es suficiente para garantizar su supervivencia?

Si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución. (Emma Goldman)