Recomiendo:
0

Irán, un llamamiento que alimenta el fuego y el odio

Fuentes: Blog de Domenico Losurdo

Il manifesto del sábado 6 de febrero publico un llamamiento «Por la libertad de expresión y el fin de la violencia en Irán». Lo firman, junto con intelectuales acostumbrados a legitimar o justificar todas las guerras o actos de guerra (bloqueos y embargos) de Estados Unidos e Israel, otras personas que en más de una […]

Il manifesto del sábado 6 de febrero publico un llamamiento «Por la libertad de expresión y el fin de la violencia en Irán». Lo firman, junto con intelectuales acostumbrados a legitimar o justificar todas las guerras o actos de guerra (bloqueos y embargos) de Estados Unidos e Israel, otras personas que en más de una ocasión han participado activamente en la lucha por la paz y por el fin del interminable martirio impuesto al pueblo palestino. Desgraciadamente, los que dan el tono del llamamiento son los primeros.

1) Desde el principio se habla de los «resultados falsificados de las elecciones presidenciales del 12 de junio de 2009» y de «fraudes electorales». Entre otros, el presidente brasileño Lula puso en duda y ridiculizo esta acusación. ¿Porque deberíamos fiarnos de los que regularmente, a vísperas de toda agresión militar, emplean todo tipo de falsificaciones y manipulaciones? ¿Quién no se acuerda de las «pruebas» exhibidas por Colin Powell y Tony Blair sobre las armas de destrucción masiva (químicas y nucleares) de Saddam Hussein?

2) El llamamiento prosigue oponiendo la violencia del régimen a la «no-violencia» de los opositores. En realidad hay victimas incluso entre las fuerzas de policía. Pero más grave es este otro olvido: hace muchos años que Irán es el objetivo de ataques terroristas llevados a cabo por ciertos movimientos de oposición o por los servicios secretos estadounidenses o israelíes. Sobre estos últimos atentados, veamos lo que ya en el 2002 (7 de junio) escribía G. Olimpio en el Corriere Della Sera: «en perfecta consonancia con Washington», los servicios secretos israelíes tienen por tasca «eliminar», a la vez que a los «jefes de los grupos palestinos se encuentren donde se encuentren», a «los científicos iraníes implicados en el proyecto de la bomba» e incluso a los que, en otros países, son «sospechosos de colaborar con Irán».

3) El llamamiento insiste sobre la brutalidad de la represión en Irán, pero ni siquiera menciona que este país se encuentra bajo la amenaza no solo de agresión militar, sino de una agresión militar dispuesta a tomar las formas mas bárbaras: en el Corriere della sera del 20 de julio de 2008, un ilustre historiador israelí (Benni Morris) mencionaba con tranquilidad la perspectiva de «una acción nuclear preventiva de parte de Israel» contra Irán. En que mundo viven los signatarios del llamamiento: ¿Es posible que no hayan leído en los autores clásicos, incluso de la tradición liberal (Madison, Hamilton, etc.) que la guerra y la amenaza de guerra constituyen el mas grave obstáculo a la libertad?

Si no es sorprendente que los ideólogos de las guerras desatadas por Washington y Tel Aviv firmen (o promuevan) el llamamiento, los signatarios de orientación distinta harían bien en reflexionar: la ética de la responsabilidad impone a todos de no alimentar el fuego de una guerra que amenaza el pueblo iraní en su totalidad y que, según las intenciones de algunos de sus promotores, no debe dudar en hacer uso del arma nuclear.

Enlace del llamamiento: http://rete-eco.it/en/news/iran/11513-per-la-liberta-di-espressione-e-la-fine-della-violenza-in-iran.html

Fuente: http://domenicolosurdo.blogspot.com/2010/02/iran-un-appello-che-alimenta-il-fuoco.html

0