Recomiendo:
0

Las economias transformadoras

Fuentes: Rebelión

El actual modelo económico capitalista neoliberal se basa en la acumulación, la propiedad privada, la sobreproducción y el híperconsumo. Una economía de mercado dominante que precaritza la vida, genera desigualdades y depreda el medio ambiente. Ante este modelo competitivo -que tiene el afán de mercantilizar todas las esferas de la vida- una alternativa posible y […]

El actual modelo económico capitalista neoliberal se basa en la acumulación, la propiedad privada, la sobreproducción y el híperconsumo. Una economía de mercado dominante que precaritza la vida, genera desigualdades y depreda el medio ambiente. Ante este modelo competitivo -que tiene el afán de mercantilizar todas las esferas de la vida- una alternativa posible y ya existente son las economías transformadoras. Otras economías conformadas por cuatro movimientos de movimientos.

La economía social y solidaria, con el comercio justo y las finanzas éticas, construida sobre las bases del cooperativismo y la articulación de mercados sociales, con prácticas de autoorganización y democratización de la economía, proveyendo bienes y servicios para la satisfacción de necesidades en vez del lucro.

La economía basada en los procomunes, como tercera vía en la manera de gestionar los recursos y producir valor, basada en la gestión comunitaria, rompiendo la dualidad Estado-mercado como únicos espacios visibles y legitimados para la producción, gestión y asignación de recursos del sistema económico.

Las economías feministas, para desplazar los mercados y el capital como centro de la organización socioeconómica y situar la vida y todos los procesos que la hacen posible de manera sostenida, con especial importancia de la economía de las curas y el papel clave de la mujer y de los valores feminizados.

El movimiento por la Soberanía Alimentaria, con su papel fundamental en el replanteamiento del modelo agroalimentario como pieza básica para el sostenimiento de la vida, y que, por lo tanto, conecta su lucha con todas las luchas por la defensa de la tierra, encabezadas por el ecologismo social y movimientos como el Decrecimiento.

Estas otras economías están en pleno proceso de construcción, de acumulación de fuerzas, a la busca de un relato común como uno de los principales retos que permita aglutinar las diferentes propuestas en relación a una visión más amplia y compartida de transformación socioeconómica. Es en este sentido que hablamos de las economías transformadoras como este concepto aglutinador en un relato común articulado alrededor de dos grandes ejes: la sostenibilidad de la vida en relación con la naturaleza, la cura y la comunidad; y la distribución igualitaria del poder y de los recursos a través de una organización económica basada en la satisfacción de las necesidades para una vida digna mediante una gestión democrática, transparente y sin afán de lucro.

Se trata de recuperar la función originaria de la economía, poniéndola al servicio de las personas, para gestionar los recursos equitativamente y explotarlos de manera sostenible, ensayando un nuevo modelo socioeconómico más justo, democrático y solidario. Otra economía que, en definitiva, permita plantar la semilla del cambio para construir un modelo económico y social que tenga a las personas y al planeta en el centro.

Jesús Gellida, politólogo e investigador social 

@jesusgellida

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0