Jesús Gellida

Artículos

La superación de las secuelas económicas y sociales de la pandemia de la Covid-19 no puede venir por volver a reproducir y perpetuar un sistema que precariza la vida, genera desigualdades y depreda el medio ambiente; sino que tiene que pasar por potenciar unas economías transformadoras interconectadas con la consecución de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Muchas sociedades se caracterizan por una gran brecha social, marcada por la precariedad y la falta de oportunidades en un escenario de desigualdad global, que tiene efectos directos y perversos en la sanidad, la educación, la vivienda y el trabajo.

Los Derechos Humanos y las libertades están en peligro en un mundo globalizado donde las actuaciones de los estados para hacer frente a la pandemia de la Covid-19 los están haciendo retroceder todavía más.

La situación social y económica derivada de la crisis de la Covid-19 hace más imprescindible que nunca la Agenda 2030. Una Agenda y unos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que son la brújula que ha de guiar las actuaciones de las administraciones públicas, de las empresas, de los trabajadores y de las entidades ciudadanas para avanzar hacia una sociedad más justa, igualitaria, solidaria y medioambientalmente sostenible.

La segunda oleada de la Covid_19 ha golpeado de nuevo con fuerza, tensionando unos sistemas públicos de salud deficitarios y generando una crisis global que la Organización Mundial del Comercio ya califica de peor que la de 2008.

Las elecciones presidenciales de EE.UU. del próximo 3 de noviembre decidirán si Donald Trump continúa al frente de la primera potencia mundial o si, por el contrario, es Joe Biden quién ocupa el despacho oval.

1 2 3 10