Recomiendo:
0

Pakistán

Luchando bajo la bandera de la solidaridad, contra la represión, en un país fracturado

Fuentes: europe-solidaire.org

La movilización estudiantil el 29 de noviembre tuvo un profundo eco en todo el país 1/. Afirmando la solidaridad con todos los sectores discriminados y explotados de la sociedad, se ha convertido en un punto de encuentro para una amplia gama de movimientos sociales y progresistas en un país y un estado debilitado por numerosas […]

La movilización estudiantil el 29 de noviembre tuvo un profundo eco en todo el país 1/. Afirmando la solidaridad con todos los sectores discriminados y explotados de la sociedad, se ha convertido en un punto de encuentro para una amplia gama de movimientos sociales y progresistas en un país y un estado debilitado por numerosas fracturas regionales, nacionales o religiosas y por desigualdades sociales abismales.

Es ésta la razón por la que la represión golpea severamente. Las figuras militantes procesadas por «sedición» han obtenido, pagando una fianza, no ser encarceladas de inmediato 2/, pero deben presentarse nuevamente ante el tribunal el 7 de enero para saber si se mantendrá su libertad bajo fianza. Esta cuestión es aún más importante ya que la acusación de sedición es particularmente grave. (Nota: la audiencia ante el tribunal se pospuso por segunda vez del 7 al 21 de enero, lo que parece indicar que el gobierno duda sobre la política a seguir).

Las manifestaciones del 29 de noviembre merecieron su nombre, Marchas Solidarias, al abordar todas las injusticias, incluso las más «sensibles» política o socialmente, como los derechos de las poblaciones minoritarias, el estatus de las mujeres o las personas transgénero, las leyes contra la blasfemia, las condiciones de explotación a veces «feudales» (o incluso casi esclavistas) en varios sectores económicos… Al hacerlo, las Marchas se convirtieron en un punto de convergencia para una amplia gama de corrientes políticas y movimientos sociales de izquierda.

Convergencias de resistencias

Como señala Farah Zia en el diario en inglés The News, a los estudiantes «se unieron maestros, periodistas, abogados, revolucionarios de la vieja guardia, activistas de la sociedad civil, la clase trabajadora o activistas políticos. Todos los géneros estaban representados en una multitud inclusiva como el Mall no había conocido en los últimos tiempos, ni siquiera durante el Movimiento de Abogados [en 2009] 3/. Los jóvenes no punjabis 4/ se distinguieron por su gran número. Una rara ocasión en la que los «comedores de hamburguesas» se mezclan con sus homólogos de las escuelas [cotizadas] en un espacio público» 5/.

Amna Chaudhry lo reafirma en otro diario en inglés, Dawn:

El Comité de Acción Estudiantil (SAC) «insistió en que la Marcha abordaría [además de los asuntos académicos] los problemas más amplios de privatización, misoginia, racismo y la simple negligencia de los grupos marginados. Como resultado, la movilización para la Marcha no solo tuvo lugar en el campus, sino que las y los organizadores estudiantiles también se involucraron con líderes sindicales, abogados, médicos y feministas. (…).

«Se invitó a las mujeres a colocarse en un primer plano (…), las y los trabajadores se beneficiaron de tanta atención como los demás grupos. El estudiante Mashal Khan, que había sido asesinado después de una falsa acusación de blasfemia, fue honrado junto a la socialista revolucionaria Rosa Luxemburgo. Al hacerlo, la marcha dio gran importancia a la cuestión de los estratos marginados, mostrando que estaba irrevocablemente vinculada a ella, creando un espacio dentro del cual toda la ciudadanía podía dar a conocer sus demandas (…).

Este año, las y los estudiantes buscaron ayuda de los sindicatos, como el Bhatta Mazdoor Union, la Labor Education Foundation y el All Pakistan Wapda Hydroelectric Workers Union. Según Mohiba Ahmed, la comunidad transgénero jugó un papel muy importante en la organización y movilización de la huelga. Dado que la Marcha Solidaria también se opuso a la creciente privatización de las instituciones públicas, encontró puntos en común con las y los médicos y abogados que expresaron las mismas quejas.» 6/.

Preparación a largo plazo

La segunda Marcha Solidaria se preparó durante mucho tiempo, señala Raza Gilani, miembro del Colectivo Progresista de Estudiantes: «Hemos aprendido mucho desde nuestra primera marcha [llevada a cabo el año anterior]. Quizás la lección más importante fue que necesitábamos conectar con activistas en todo el país. Pasamos el último año viajando y estableciendo estas conexiones, por lo que esta vez la Marcha tuvo tanto éxito. (…) «

«Las y los organizadores se inspiraron en el movimiento de 1968 contra el régimen dictatorial de Ayub Khan. «Fueron las y los trabajadores, campesinos, estudiantes y mujeres quienes [hoy] lideraron el movimiento, al igual que la vez anterior. Todos estos grupos se han unido para que podamos lograr nuestros objetivos», dice Gilani. (…) «

«El movimiento también es criticado porque las mujeres están en un primer plano», agrega Mohiba Ahmed. «Pero las mujeres son las que más sufren en las universidades. Los campus no son seguros para ellas, la falta de becas e instalaciones para alojarse les afecta más que a otros y es por eso que hoy están a la vanguardia», dijo. «Las mujeres deben ser parte de lo que está sucediendo, al igual que la comunidad transgénero. Queremos que todas estas personas se unan, para que nuestro movimiento sea interseccional» 7/.

La acusación de sedición

Las marchas del 29 de noviembre, por lo tanto, no fueron algo efímero, sino la expresión de la maduración de una nueva generación militante y unida decidida a articular la resistencia a todas las injusticias desde una perspectiva progresista. Los principales círculos políticos y las diversas fracciones del aparato del Estado no responden de manera uniforme a este desafío. Pero está claro que al menos un ala del aparato represivo quiere golpear muy fuerte. De ahí la acusación de sedición.

Como en muchos otros países, comenzando con la India de Modi, el enemigo jurado visto desde Pakistán, la acusación de sedición, terrorismo o de poner en peligro la seguridad nacional se utiliza con frecuencia para reprimir la oposición política y los movimientos sociales. En ocasiones, el ejército introdujo pruebas falsas (es decir, rupias en la residencia de líderes campesinos o obreros para que los condenaran a condiciones particularmente duras de encarcelamiento (tortura, confinamiento solitario, etc.):. Una de las acusaciones más graves en ese país, la blasfemia, significa aparecer como un «agente a sueldo de India». La acusación de terrorismo permite que las y los activistas sean juzgados por una justicia de excepción.

El derecho a la autodeterminación obviamente no se reconoce y, ante la opresión ejercida por el estado central, existen movimientos irredentistas, como en Baluchistán. Sin embargo, los militares, para encubrir sus propios crímenes, pueden acusar de ataque a la seguridad nacional a movimientos pacíficos y desarmados que no ponen en cuestión su pertenencia a Pakistán, como fue el caso del Movimiento de Defensa Pastún / Pashtun Tahfuz Movement (PTM) 8/, en el noroeste del país. Tras una violenta represión, el ejército encarceló a los dos miembros de la Asamblea Nacional elegidos en esta región: Ali Wazir y Moshin Dawar. Solo después de una intensa movilización en Pakistán y una importante campaña de solidaridad internacional 9/ fueron puestos en libertad bajo fianza.

Sedición, terrorismo y blasfemia

Los cargos de sedición o terrorismo y blasfemia operan de acuerdo con diferentes métodos, pero ambos operan tanto en el marco de las instituciones (judiciales …) como en el exterior. Por ejemplo, las agencias de inteligencia pueden «hacer desaparecer» a las personas consideradas demasiado críticas (como los bloggers), y la justicia puede obligarlas a «reaparecer». El aparato estatal (en sentido amplio) no es homogéneo. Los tribunales de justicia a menudo están sujetos a poderes establecidos (en última instancia, intratables, como en el caso de Baba Jan en Gilgit Baltistan, independientemente de lo increíble del expediente de acusación 10/). También pueden tomar posiciones muy valientes, como cuando los jueces de un Tribunal Supremo declararon que la campesina cristiana Asia Bibi era inocente del crimen de blasfemia por el que había sido condenada a muerte 11/. Las grandes campañas de defensa democrática en Pakistán se llevan a cabo mediante la movilización, pero también a nivel legal. Muchas y muchos abogados y defensores de los derechos humanos acompañarán el 7 de enero a las y los llamados «líderes» del 29 de noviembre, acusados de sedición.

En el caso de la blasfemia, los movimientos religiosos extremistas no dudan en ejercer ellos mismos la «justicia» expeditiva. Hasta la fecha, ninguna persona detenida y condenada a muerte por blasfemia ha sido ejecutada legalmente; pero, por otro lado, puede ser asesinada en la prisión o en el exterior, si es liberada (una vez exonerada, Asia Bibi tuvo que ser secretamente llevada a Canadá para estar segura). Muchas otras personas son asesinadas antes de ser arrestadas.

Los islamistas radicales hacen más: asesinan a abogados y personalidades que defienden a las personas «blasfemas» o que critican la extensión de las leyes sobre la blasfemia. Así, Salman Taseer 12/, gobernador de la principal provincia de Pakistán y miembro del partido del gobierno en ese momento, fue asesinado por su propio guardaespaldas porque había defendido a Bibi, la campesina cristiana.

Más recientemente, un reconocido especialista académico en literatura inglesa, Junaid Hafeez 13/, arrestado en 2013, fue sentenciado a muerte por blasfemia, sin ninguna evidencia. Probablemente, la verdadera razón es que invitó a una colega feminista a hablar en su seminario. Permaneció en régimen de aislamiento durante seis años y su salud mental sufrió dolorosamente. El grupo de abogados fundamentalistas (hay muchos) que trabaja por la acusación ha amenazado con matar a su colega que defiende a Hafeez, mientras que su abogado anterior, Rashid Rehman, ya había sido atacado en su oficina y asesinado en 2014. Los extremistas religiosos han amenazado a los jueces con el mismo destino si no condenan a muerte al acusado, lo que han hecho.

Como regla general, los autores de estos crímenes religiosos no están preocupados. La impunidad reina y la presión contra las autoridades judiciales continúa aumentando.

Una batalla en múltiples frentes

Esta visión general (incompleta) nos permite comprender tanto la profundidad como las fuerzas impulsoras de la actual movilización estudiantil y popular (en respuesta a tantas injusticias) y los desafíos que enfrenta la nueva generación militante. Tuvo que iniciar la batalla en múltiples frentes desde el principio para poder reunir a las fuerzas vivas de la resistencia y volver a conectar el hilo de una lucha histórica y progresista, que se remonta al menos a los años 1968, y sentar las bases para una nueva fuerza de izquierda, rejuvenecida, socialmente arraigada e inclusiva.

El 7 de enero representa un momento judicial y político muy importante. Como primer paso, la situación en Pakistán debería darse a conocer más ampliamente. Para asegurar una vez más nuestra solidaridad a quienes están luchando por una lucha en medio de grandes dificultades en este país.

Notas

1/ Pierre Rousset, 8 de diciembre de 2019, ESSF (artículo 51438), Las marchas solidarias en Pakistán: vasta movilización estudiantil y represión política – Una nueva generación militante :

http://www.europe-solidaire.org/spip. php? Article51438 en francés.

2/ La policía tuvo que admitir que no habían completado sus investigaciones.

3/ Farooq Tariq, 16 de marzo de 2009, ESSF (artículo 13261), Pakistán: Una victoria duramente ganada :

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article13261

Abdul Khaliq, 16 de marzo de 2009, ESSF (artículo 13269), Pakistán: la victoria de los abogados reaviva la fe en la lucha justa :

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article13269 en inglés.

4/ Es decir, no de la provincia de Punjab, cuyas élites ocupan un lugar central en la maquinaria del Estado, proveniente de las «periferias».

5/ Farah Zia, 8 de diciembre de 2019, The News . Disponible en ESSF (artículo 51453), la temporada de protestas de Pakistán: la marcha y después :

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article51453 en inglés.

6/ Amna Chaudhry, 8 de diciembre de 2019, Dawn . Disponible en ESSF (artículo 51455), Marcha de solidaridad estudiantil de Pakistán: «Vamos a superar» :

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article51455 en inglés.

7/ Amna Chaudhry, op. cit.

8/ Ver en ESSF la palabra clave PTM (Pakistán) .

9/ ESSF (artículo 49082), Llamamiento internacional – Pakistán: ¡Liberen a Ali Wazir y Mohsin Dawar, retiren los cargos policiales falsos! . En francés.

10/ Ver en ESSF la palabra clave JAN Baba .

11/ Ver en ESSF la palabra clave Aasia Bibi .

12/ Ver en ESSF la palabra clave TASEER Salman .

13/ Ver en ESSF la palabra clave HAFEEZ Junaid

Pierre Rousset forma parte de la dirección de la Cuarta Internacional, en la que se ocupa especialmente de Asia. Es fundador y editor de la web Europe solidaire sans frontières.

Fuente original: http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article51727

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

0