Recomiendo:
0

Entrevista a Augusto Zamora sobre la situación política internacional (y II)

«Rusia está de vuelta, con una fuerza y decisión que ha puesto patas arriba a la OTAN y a EEUU.»

Fuentes: El Viejo Topo

Autor de varios libros sobre política internacional, el penúltimo de ellos, Política y geopolítica para rebeldes, irreverentes y escépticos, Akal, 2016, alcanzó su tercera edición en enero de 2018. Su nuevo libro –Réquiem polifónico por Occidente– estará en las librerías a finales de septiembre. Augusto Zamora es profesor de Relaciones Internacionales, periodista y ex diplomático. […]

Autor de varios libros sobre política internacional, el penúltimo de ellos, Política y geopolítica para rebeldes, irreverentes y escépticos, Akal, 2016, alcanzó su tercera edición en enero de 2018. Su nuevo libro –Réquiem polifónico por Occidente– estará en las librerías a finales de septiembre. Augusto Zamora es profesor de Relaciones Internacionales, periodista y ex diplomático. En la actualidad está dedicado a la investigación.

***

    Nos habíamos quedado aquí. ¿Hasta qué punto es real el enfrentamiento entre Irán y Arabia Saudí? ¿Qué se juega en ese enfrentamiento? Arabia Saudí, EEUU, Israel, fuertes aliados, ¿podrán sobrevivir Irán? ¿La retirada americana del acuerdo iraní ha demostrado que Washington no es un socio estratégico fiable para la UE?

Es absolutamente real. Desaparecido Egipto del mapa político árabe, tras su acuerdo con Israel y los 1.500 millones de dólares que anualmente entrega EEUU al ejército egipcio, el liderazgo contra la República Islámica lo ha tomado la familia Saud. Washington ha hecho del eje Riad-Tel Aviv la espina dorsal de su presencia en Oriente Medio y Próximo, cada día más debilitada por los éxitos de Rusia en Siria y el avance de los intereses chinos. Irán es pieza angular para Rusia y China y el país geopolíticamente más importante de la región. Ahora están dibujándose los bloques. Por una parte, Rusia, Irán, Siria, Iraq y China; de otra, Arabia Saudita e Israel, con Egipto en un papel sobre el que es arriesgado hacer apuestas. Al primer bloque deben sumarse Hezbolá y Hamás. La correlación de fuerzas sigue inclinándose a favor del bloque que lidera Rusia. En cuanto a EEUU y el acuerdo nuclear, vale decir que EEUU nunca es un socio fiable. Va siempre a lo suyo. Eso es algo que en Europa han perdido de vista. El día que tengan que escoger entre salvar la Europa atlantista y salvarse ellos, se salvarán ellos y dejarán que a esa Europa se la coman los leones.

    El gobierno de Níger reconoció haber solicitado a las Fuerzas de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOF) una variedad de acciones contraterroristas y la asistencia de la fuerza de seguridad y la colaboración con el ejercito de Nigeria, para llevar a cabo operaciones tanto contra Boko Haram, al-Qaeda en el Magreb Islámico, Jamaat Nusrat al-Islam wal Muslimeen y el Daesh del Gran Sahara, por lo que se espera para los próximos meses un incremento sustancial de efectivos norteamericanos en la región. ¿Cuánto más esconde la administración Trump acerca de su intervención en África?

Ciertas zonas de África son como tierra de nadie, al estar retiradas de los grandes epicentros del poder mundial y las disputas geopolíticas. También evitemos exagerar las consecuencias de que haya presencia militar estadounidense en ciertos países y zonas del mundo, pues no tiene mayor trascendencia. Para EEUU, la zona prioritaria en términos globales es Asia-Pacífico, donde China le está poniendo las cosas cada vez más difíciles. Su otro gran reto es el creciente poder militar ruso y la potente alianza ruso-china. Nigeria es una anécdota en la lucha mundial de poderes que hay hoy.

    Una descripción de Raúl Zibechi (SPUTNIK): «Desde la crisis financiera del 2008, la desigualdad y la amenaza del impago de la deuda de los EE.UU. han sido temas recurrentes en los análisis sobre la erosión de la hegemonía global de Washington». El panorama presente es el siguiente según RZ: «gobiernan los multimillonarios, sector al que pertenece la mayoría de los miembros del Congreso; la clase media está desapareciendo; los salarios están estancados y la pobreza crece exponencialmente, concentrada en ciertos barrios y regiones. En vez de trabajo estable bien remunerado, los nuevos empleos son precarios y mal pagados, sin la posibilidad de que el trabajador tenga un desempeño profesional ascendente». Si el sistema era estable en la década de los 50, señala, y la sociedad se mostraba optimista y confiada, «¿qué se puede esperar en este período en el que las mayorías sufren serio retroceso? Además, ya no existen espacios comunes compartidos por los diferentes sectores sociales: los más pobres, en particular negros, tienen como referente la cárcel y la exclusión; los más ricos se socializan en espacios exclusivos que los demás ni siquiera sueñan conocer. La clase media no puede referenciarse en ninguno de ellos». Añade finalmente «EE.UU. ya no cuenta con la posibilidad de negociar algo que funcione como lo hacía el petrodólar, que en el 1971 le permitió al presidente Nixon anunciar la suspensión de la convertibilidad del billete estadounidense en oro. Sin aquel apoyo de la monarquía saudita, que sostuvo la cotización y el comercio del petróleo en dólares, el billete verde no se habría mantenido casi medio siglo como referencia mundial sin competencia alguna». ¿Buena descripción en su opinión?

No va desacertada. EEUUU lleva años sufriendo un proceso de oligarquización, en el que la riqueza se viene concentrando cada vez más en menos manos. Ha ocurrido con los medios de comunicación, el sector aeroespacial, etc. Obviamente, a mayor concentración, menos reparto. Es el camino inverso al que llevó al país a la cúspide del mundo y es un proceso por ahora imparable. Tan así que los medios de comunicación cada día dedican más atención a los hipermillonarios, que son los iconos, los héroes, del capitalismo del siglo XXI. Ahora bien, la economía es un pastel de recursos escasos, como expone el clásico dilema de Samuelson, de cañones o mantequilla. Por cada uno de esos hipermillonarios hay decenas de millones de personas a las que esos hipermillonarios han dejado en el desamparo y la miseria. No constituye una novedad. Eso lo había previsto Marx hace más de siglo y medio. La tendencia del capitalismo es la acumulación. Acumular, acumular, hasta que todo el poder quede concentrado en un número insignificante de manos. Por eso la lucha del socialismo y del progresismo debe ir en sentido absolutamente contrario: distribuir y redistribuir la riqueza como meta irrenunciable.

    ¿Qué está pasando en Siria en estos momentos?

Para decirlo resumidamente, asistimos al principio del fin de la guerra, con EEUU aislado y con Rusia, Turquía e Irán resolviendo sus últimos desacuerdos. Rusia es la gran vencedora y EEUU y Occidente los grandes derrotados. El fin definitivo puede tardar meses más, meses menos, pero no tiene reversa. Rusia e Irán se quedan en Siria, Turquía mantendrá controlados a los kurdos y EEUU tendrá que recoger sus petates y salir del país. El derribo de un avión militar ruso por culpa de Israel ha dejado tocadas las relaciones entre Tel Aviv y Moscú. Rusia no puede pasar por alto un hecho tan grave sin perder el respeto ganado entre los árabes y musulmanes por su acción exitosa en Siria. En política, como en la vida cotidiana, hacerse respetar pesa más que diez batallones de tanques. Si Rusia no aplica represalias contra Israel, pierde Rusia y gana Israel. Eso sería una mala opción para Moscú.

    ¿Venezuela puede sufrir una intervención militar usamericana en su opinión? Llegan informaciones que ponen los pelos de punta.

No lo creo, sería el mayor error de EEUU. Hace poco tiempo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, habló a favor de una intervención extranjera contra Venezuela y le llovieron tantas condenas que tuvo que retractarse. Además, no podría haber intervención armada sin la participación de Colombia. Hablaríamos, en ese caso, de una guerra regional que reventaría Latinoamérica. Creo que en EEUU están claros que la época de las intervenciones armadas pasó a la historia.

    Cataluña, ¿está en la agenda internacional?

Cataluña no está en ninguna agenda de ese tipo. El mundo enfrenta problemas suficientes graves como para ocuparse de nacionalismos propios del siglo XIX. Es un problema interno que, lamentablemente, persiste porque no cambian un sistema de votación que deforma el voto popular. En las últimas elecciones obtuvieron más votos los no independentistas, pero gobiernan los separatistas. España, en eso, no tiene remedio. Lleva 400 años arrastrando la idiotez como política.

    ¿Qué opina de la situación política italiana? Se llega a hablar, algunos lo hacen, de fascismo. ¿Se puede hablar en estos términos?

El fascismo no está en Italia. Está en Ucrania, con Poroshenko, y en Hungría, con Orban. Si gobierna la extrema derecha en Italia es porque el Partido Democrático lo prefirió a favorecer un gobierno con el Movimiento 5 Estrellas. Es un ejemplo más del declive político y moral de Europa. De Poroshenko no dicen nada porque es instrumento de la OTAN en la guerra soterrada contra Rusia.

    ¿Cómo ve la situación actual de la UE?

Repetiré lo que vengo sosteniendo desde hace una década. La UE no existe, salvo en los tratados y la propaganda. Hay una unión económico-comercial hecha a la medida de Alemania que ha arruinado a los países de la Europa del sur, entre ellos España. Existe la OTAN, que la manda EEUU. Existen las puertas giratorias, para mantener un sistema corrupto y controlado por los grandes consorcios económicos y financieros, de los que salen los ministros que cuando dejan de serlo pasan a dirigir la UE o a la inversa. La UE pudo ser. Ahora no hay quien levante o crea en un proyecto europeísta, salvo la izquierda, que no tiene fuerza para modificar nada.

    ¿Rusia está plantando cara o sigue a la defensiva respecto a EEUU?

Rusia está de vuelta, con una fuerza y decisión que ha puesto patas arriba a la OTAN y a EEUU. Su economía es cada vez más sólida y su creciente potencia militar tiene preocupado a Washington y a Bruselas. La alianza chino-rusa aterroriza a Occidente, pero esa alianza no tiene vuelta atrás. El mundo es otro, por más que los medios de comunicación occidentales sigan viendo para otro lado.

No le molesto, no abuso más. Muchas gracias.

* * *

(*) Para la primera parte de esta conversación Entrevista a Augusto Zamora sobre la situación política internacional. «El G-7 puede retrasar, pero no detener la construcción de un nuevo sistema financiero mundial» http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251605

Fuente: El Viejo Topo, n.º 370, noviembre de 2018.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0