Recomiendo:
0

«Una guerra ad portas»

Fuentes: Diario Red Digital

Con el silencio cómplice de los medios de comunicación mundiales se están dislocando las fuerzas militares que van atacar a Irán. Más de una decena de naves de guerra, entre las cuales figura el portaviones Harry Truman y submarinos de propulsión nuclear cruzaron el 18 de junio por el canal de Suez desde el Mediterráneo […]

Con el silencio cómplice de los medios de comunicación mundiales se están dislocando las fuerzas militares que van atacar a Irán. Más de una decena de naves de guerra, entre las cuales figura el portaviones Harry Truman y submarinos de propulsión nuclear cruzaron el 18 de junio por el canal de Suez desde el Mediterráneo en dirección al Golfo Pérsico con el fin de reforzar a otras decenas de naves militares que tienen su asiento en dicho mar.

Arabia Saudita estaría autorizando a Israel para que sus bombarderos sobrevolaran ese territorio por un corredor. En la frontera occidental de Irán se encuentra Irak donde unos 180 mil soldados de EEUU y sus aliados ocupan dicho país con grandes aeródromos. Al Oriente Irán tiene frontera con Afganistán, es decir otro país ocupado por las tropas occidentales. En el norte se encuentra Azerbaiján país ex República Soviética quién ha ofrecido sus aeródromos a los aviones de EEUU. Es decir, además de las naves en el Golfo Pérsico, Irán está virtualmente rodeado para ser destruido desde el aire y arrasadas sus costas por la marina. (Ver mapa adjunto)

En la Military Review, revista especializada del ejército de EEUU, uno de los sociólogos más influyentes de ese país e incondicional apologista del Estado de Israel, Amitai Eztioni, publicó el artículo «Un Irán con armas nucleares ¿puede ser disuadido?». La respuesta del articulista es negativa, lo cual corresponde al clima de opinión de la derecha norteamericana, del complejo militar-industrial, de altos sectores de la administración Obama y muy espacialmente del Pentágono.

El mismo sociólogo señaló al periódico israelí Haaretz que » Irán pretende construir un arsenal nuclear y eso es inaceptable. La única opción es un ejemplarizador ataque militar y, es preferible desatarlo un mes antes y no diez días después de que Irán disponga de la bomba atómica». En su artículo, insiste en señalar: «que cualquier otra alternativa debe ser descartada: la diplomacia fracasó; las sanciones de la ONU carecen de eficacia; bombardear las instalaciones nucleares no cambiaría muchos las cosas porque, según declaraciones del Secretario de Defensa -de EEUU- Robert Gates, lo único que se lograría sería retrasar el avance del proyecto atómico iraní por tres años; y, por último, la disuasión no funciona con «actores no racionales» como el actual gobierno de Irán»…»Por consiguiente -agrega- lo único realmente eficaz es destruir la infraestructura de Irán para imposibilitar la continuación de su programa nuclear». (citado de Atilio Borón, Kaosenlared.org. 27.06.2010)

Irán es un país que dispone de algunos recursos para repeler la agresión. Los Guardianes de la Revolución, cuerpo de elite del gobierno iraní, han movilizado a sus tropas y entre ellos medios navales, afirmando disponer de mil lanchas misileras en las costas del Golfo Pérsico para repeler los ataques y también de numerosos cohetes de largo alcance. Esto, al parecer, no sería equivalente a la invasión de Irak donde la resistencia fue posterior a la ocupación militar de EEUU.

Una confrontación aguda en el mar sería acompañada de intensos bombardeos especialmente a la infraestructura iraní. No será posible la ocupación del país por su extensión y complejidad territorial además por la capacidad militar de su población, pero arrasarlo por aire permitiría atrasar su desarrollo por decenios con enormes pérdidas en vidas cuya magnitud es imposible determinar. En este proceso la escalada puede llegar al empleo de armas nucleares que garantizarían más que ningún otro medio el liquidar la infraestructura; nadie puede negar esta posibilidad en la medida que EEUU e Israel, su principal aliado en la aventura, se vean entrampados y sufriendo pérdidas permanentemente. Tampoco podemos negar la posibilidad de que los agredidos dispongan de recursos nucleares para repeler la agresión. La situación es de por sí muy grave y su escalada podría llevarnos a una situación sin retorno tenida cuenta que los principales países asiáticos del entorno, Rusia, China, Pakistán, y la India, son potencias nucleares y tienen que ver con la situación de ese país del centro del continente.

El pretexto: la concentración de uranio

El argumento para las sanciones y el posterior ataque es el enriquecimiento del material radioactivo través de centrifugadoras. El mineral de uranio que se extrae de las minas del país demanda, para fines de generar electricidad en los reactores nucleares o bombas nucleares, un tipo de producto radioactivo denominado Isótopo 235 del Uranio el cual se encuentra en un 0,7% dentro del uranio contenido en el mineral. (1). La obtención de este isótopo se realiza por medios químicos y mecánicos en centrifugadoras. La concentración de Uranio 235 destinado a reactores nucleares con fines pacíficos es de 3 a 5%, pero en el caso de bombas nucleares es de aproximadamente 80 %.

La concentración no es aceptada por EE.UU. e Israel señalando que dicho país está concentrando el producto hasta niveles que le permitirían construir una bomba nuclear. A esta política se han plegado países europeos los cuales son a su vez potencias nucleares al igual que EEUU e Israel. El gobierno iraní ha señalado que el uranio será de baja concentración y se destinará a sus centrales eléctricas nucleares.

La acción legal para justificar el ataque

A instancias de EEUU y los miembros europeos, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por 12 votos a favor y 2 en contra de Turquía y Brasil, y con el voto favorable de los 5 miembros permanentes del Consejo, Rusia y China entre ellos, acordó nuevas sanciones salvo que Irán suspenda la centrifugación de su uranio bajo la vigilancia estricta de los demandantes: EEUU entre ellos. Las sanciones establecen la prohibición de otorgarle a Irán recursos militares por terceros países y los medios para fabricarlos; inspeccionar todos los barcos y aviones que pudieran transportarlos; bloquear las transacciones comerciales y bancarias de todos los individuos y empresas sospechosas. En el fondo la revisión de barcos y el bloqueo comercial quedan al arbitrio del demandante quienes, por la política agresiva de EEUU e Israel, van a revisar todos los barcos con destino a los puertos de Irán, para ello dislocaron la flota en el Golfo Pérsico. Es el detonante pues Irán no acepta que se revisen sus barcos.

Barack Obama dio curso el 1ero de julio a las medidas unilaterales acordadas por el congreso de EE.UU a mediados del mes pasado, ellas son: Sanciones en contra de firmas que vendan petróleo refinado a Irán y en contra de instituciones financieras que hagan negocios con la Guardia Revolucionaria Iraní. Los bancos que hagan negocios ingresarán a una lista negra y se les bloqueará el ingreso al sistema financiero norteamericano. Pero el golpe más duro es la prohibición de hacer negocios con unas 20 compañías relacionadas con el petróleo. En el fondo cualquiera que haga negocios con Irán será sancionado, lo de la Guardia es sólo una figura.

La Unión Europea ya había establecido sanciones a mediados del mes pasado con acciones más duras a las adoptadas anteriormente por las Naciones Unidas. Las sanciones apuntan a prohibir nuevas inversiones, asistencia técnica, transferencia de tecnología y equipamientos y servicios en el sector del petróleo y el gas.

¿Qué hay detrás del bloqueo y ataque?

Detrás de las sanciones por la concentración de uranio y la posibilidad de construir bombas nucleares se esconden los reales intereses del imperio y sus aliados.

1. Irán, junto con los países de la zona producen un altísimo porcentaje de los hidrocarburos que se consumen en el mundo. Los consorcios petroleros de EEUU y Europa requieren controlar ese negocio. El complejo militar-industrial necesita liquidar stocks de armamentos activando la producción y ganancias especialmente en medio de la recesión cuya salida tardará años. Por otra parte, la rivera nororiente del Golfo Pérsico y en especial parte del Estrecho de Hormuz donde desemboca el Golfo, es territorio Iraní. Por dicho estrecho circula el 40 % del petróleo que se consume en el mundo producido por Irak, Kuwait, Emiratos, Arabia Saudita, Irán y otros. Un eficaz bloqueo a Irán puede detonar otros bloqueo a la salida del petróleo (Ver mapa adjunto)

2. EEUU pretende controlar toda la zona. Hoy se encuentra empantanado en Irak y Afganistán sin, aparentemente, posibilidades de salir airoso. Irán se encuentra en el centro geográfico del conflicto por sus amplias fronteras con ambos países. La destrucción de Irán sería un golpe a las resistencias tanto de Irak como de Afganistán.

3. El control o la destrucción de Irán corresponde a una necesidad estratégica para EEUU en el devenir histórico. Dicho control tiene gran importancia geopolítica al encerrar a Rusia por el sur quién hasta hace poco era aliada de Irán. Actualmente crece la influencia de EEUU en varias de las ex repúblicas soviéticas, disponiendo allí de bases militares para la guerra de Afganistán.

4. Privar a la República Popular China de hidrocarburos para su desarrollo los cuales son importados principalmente desde Irán. Se estima que el año 2028 el PIB de China equivaldrá al de EEUU de continuar la actual tendencia de crecimiento, es decir, por primera vez una nación de gran dinámica de desarrollo alcanza a EEUU globalmente. El bloqueo o la destrucción de Irán y el control de la zona centro asiática buscarían, además, ralentizar el crecimiento chino obstaculizando sus demandas energéticas y también de recursos básicos.

5. Para Israel, la destrucción de Irán significaría una lección contundente para el mundo árabe, especialmente de Siria y Líbano, permitiendo el libre proceso de arrinconamiento del pueblo palestino, arrebatándoles nuevas tierras hasta su total desaparición. El objetivo del sionismo es completar el «gran Israel» cuyas fronteras van más allá que los actuales límites de Israel y Palestina juntos.

Nota:

(1) El enriquecimiento del Uranio es el proceso al cual es procesado el uranio natural para obtener el isótopo 235U conocido como uranio enriquecido. El contenido porcentual de 235U en el uranio natural ha sido incrementado a través de un proceso de separación de isótopos . El uranio natural se compone principalmente del isótopo 238U, con una proporción en peso de alrededor del 0,7 % de 235U. Puesto que los diferentes isótopos del uranio son químicamente indistinguibles, ya que la corteza electrónica de todos ellos tiene la misma estructura, es necesario aprovechar las diferencias en propiedades físicas como la masa. (Wikipendia, modificada el 29 de junio de 2010).

Irán y sus fronteras

Fuente: http://www.diarioreddigital.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=680:una-guerra-ad-portas&catid=37:internacional&Itemid=62

0