Recomiendo:
0

La guerra y los premios Nobel de la Paz

Fuentes: La Jornada

Me apabulló saber que a Barack Obama le dieron el Premio Nobel de la Paz. Es un golpe, realmente, pensar que a un presidente que lleva adelante dos guerras se le otorgará el Premio Nobel. Hasta que recordé que Woodrow Wilson, Theodore Roosevelt y Henry Kissinger recibieron, todos, sendos premios Nobel de la Paz. El […]

Me apabulló saber que a Barack Obama le dieron el Premio Nobel de la Paz. Es un golpe, realmente, pensar que a un presidente que lleva adelante dos guerras se le otorgará el Premio Nobel. Hasta que recordé que Woodrow Wilson, Theodore Roosevelt y Henry Kissinger recibieron, todos, sendos premios Nobel de la Paz. El comité del Nobel es famoso por sus apreciaciones superficiales, porque les gana la retórica y los gestos vacíos y por ignorar las flagrantes violaciones a la paz mundial.

Sí, Wilson se llevó el crédito por la Liga de las Naciones -ese ineficaz organismo que nunca hizo nada por evitar la guerra-. Pero él bombardeó la costa mexicana, envió tropas a ocupar Haití y la República Dominicana y metió a Estados Unidos al matadero que fue Europa en la Primera Guerra Mundial, con toda seguridad una de las más estúpidas y mortíferas guerras de la lista.

Y claro, Theodore Roosevelt gestionó una paz entre Japón y Rusia. Pero fue un amante de la guerra: participó en la conquista estadunidense de Cuba haciendo creer que la liberaba de España mientras le apretaba las cadenas estadunidenses a esa pequeña isla. Y como presidente encabezó la sangrienta guerra para subyugar a los filipinos, al punto de felicitar al general estadunidense que justo acababa de masacrar a 600 pobladores indefensos. El Comité no le dio el Premio Nobel a Mark Twain, quien denunció a Roosevelt y criticó la guerra, ni a William James, líder de la liga antimperialista.

Ah, sí. Al comité le pareció bien otorgarle el premio de la paz a Henry Kissinger, porque firmó el acuerdo final que terminó la guerra en Vietnam, de la cual fue uno de los arquitectos. Kissinger, que obsequioso le siguió la línea a la expansión de la guerra que Richard Nixon promovió, con los bombardeos a las comunidades campesinas de Vietnam, Laos y Camboya. Kissinger, que encarna con mucha precisión la definición de lo que es una guerra criminal, a ése le dan el Premio Nobel de la Paz.

No deberían otorgar el premio de la paz sobre la base de las promesas hechas -como ocurre con Obama, un elocuente fabricante de promesas- sino sobre la base de logros reales encaminados a poner fin a una guerra, y Obama continúa con acciones militares letales e inhumanas en Iraq, Afganistán y Pakistán.

El comité del Nobel de la Paz debería retirarse tras entregar sus enormes fondos a alguna organización internacional de la paz que no se apantalle con el estrellato y la retórica, y que tenga algún entendimiento de la historia.

Traducción: Ramón Vera Herrera

* Howard Zinn es autor de muchos libros, incluido A Power Governments Cannot Suppress y el clásico que ya vendió más de un millón de copias: A People’s History of the United States.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2009/10/17/index.php?section=opinion&article=022a1mun

0