Recomiendo:
0

América Latina

Las condiciones económicas no favorecen la inserción laboral de los jóvenes

Fuentes: Argenpress

Si bien la inserción laboral es un factor determinante para la inmensa mayoría de los jóvenes, las recientes condiciones económicas y laborales no han favorecido este proceso en América Latina y el Caribe. A esta conclusión arriba un artículo de la Revista CEPAL, donde se destaca que desde el inicio de la era moderna, la […]

Si bien la inserción laboral es un factor determinante para la inmensa mayoría de los jóvenes, las recientes condiciones económicas y laborales no han favorecido este proceso en América Latina y el Caribe.

A esta conclusión arriba un artículo de la Revista CEPAL, donde se destaca que desde el inicio de la era moderna, la inserción laboral de los jóvenes es el elemento clave para pasar a la vida adulta, un eje de la integración social, fuente de sentido para la vida personal, espacio para la participación ciudadana y motor del progreso material.

El artículo aparece en el número 92 de la revista, bajo el título ‘La inserción laboral de los jóvenes: Características, tensiones y desafíos’, cuyo autor es Jürgen Séller, funcionario de Asuntos Económicos de la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El texto analiza las particularidades de la inserción laboral de la juventud latinoamericana, su evolución reciente, las tensiones a las cuales está sometida y los desafíos que surgen para mejorarla.

Señala que en las últimas décadas se ha observado un empeoramiento de la situación del mercado laboral en América Latina y el Caribe, que también afectó a los jóvenes.

Entre 1990 y 2003 la generación de empleo asalariado fue débil y la tasa de desempleo regional aumentó de 7,5 por ciento a un 11 por ciento. Si bien la reactivación económica de los años posteriores permitió que se ubicara nuevamente a la altura de un dígito, no se logró llegar al nivel de 1990. Además, se extendió la informalidad y se incrementó la precariedad de las condiciones laborales.

En la región, la tasa de desempleo juvenil duplica con creces la de los adultos: un 15,9 por ciento, comparado con un 6,6 por ciento alrededor de 2003/2004, y la brecha entre jóvenes y adultos es parecida para hombres y mujeres.

En el período reciente, el desempleo aumentó para todos los grupos, de manera que el incremento del desempleo juvenil fue más el reflejo del deterioro general de los mercados de trabajo de la región que de aspectos específicos que afectaran a los jóvenes.

Por otra parte, la brecha entre las expectativas sobre un mejoramiento de la inserción laboral de los jóvenes, debido a aspectos educativos, demográficos, tecnológicos y económicos, y la evolución reciente de esta inserción, da origen a una serie de tensiones.

Según el autor, para avanzar significativamente en su inserción laboral y enfrentar estas tensiones, una precondición indispensable es contar con un entorno macroeconómico favorable, sugiriendo revisar algunas opciones de políticas de fomento de la inserción laboral de los jóvenes, las que se aglutinan en torno a cuatro grandes grupos: empleabilidad, equidad de género, espíritu empresarial y generación de empleo.

El artículo concluye señalando que para mejorar la inserción laboral de los jóvenes es necesario establecer un círculo virtuoso entre un contexto más favorable, donde se destaquen las condiciones macroeconómicas, y un reforzamiento del capital humano, social y cultural de los jóvenes, sobre todo en situación de desventaja.

0