Recomiendo:
2

Perú

¿Por qué fracasó Vizcarra?

Fuentes: Rebelión

Para la Ciencia Médica, las medidas del gobierno comenzaron bien con la cuarentena, pero las mismas fueron limitadas al carecer de muestras masivas moleculares, así como de un cerco comunitario epidemiológico. En otras palabras, el gobierno nunca tuvo un diagnóstico real de la dimensión del virus, y, por tanto, la receta fue equivocada. Esto es lo que explicaría que de los 25,000 contagiados y 1,000 fallecidos, que pronosticó el vizcarrismo en un principio, ahora superemos los 200,000 contagiados y 7,000 muertos.

No obstante, hay otros factores que intervinieron en el fracaso del gobierno como la corrupción en la compra de utensilios, el colapso del sistema de salud (al que éste coadyuvó), la falta de subsidios para los informales, la improvisación al no controlar las conglomeraciones sociales, no escuchar al Colegio Médico, ideologizar la política de salud (al no permitir que los chinos y cubanos apoyen desde un principio), etc.

Pero fundamentalmente, los principales errores del gobierno, fueron la corrupción (en la compra de mascarillas, respiradores, etc. que explican el contagio masivo entre las filas policiales y militares, y que por menos en Bolivia hay un ex Ministro de Salud y funcionarios de alto nivel golpistas presos), y el afianzar la corona de multimillonarios como Rodríguez Pastor con una parte de los S/. 60,000,000,000 de Reactiva Perú e inyectarles más virus a los vulnerables con cientos de miles de “suspensiones perfectas” y bonos de S/. 5,000 millones distribuidos caótica y miserablemente.

Se arrodilló a las AFPs

En esta misma línea, Vizcarra, habiendo planteado, por la presión popular, la cuestión del “abuso de las AFPs” (retiro de S/. 2,000 para un sector), pues, terminó arrodillándose a las mismas. En ese sentido apunta el salvataje estatal de S/. 30,000,000,000, a pesar que economistas como Francke han señalado que, “las AFPs tienen 47% de nuestros fondos en el exterior, sumando S/. 79 mil millones” (Wayka, 1/4). Lo de las AFPs es escandaloso porque no es un “abuso” sino un “asalto compulsivo” al bolsillo de los trabajadores, cuyo 25%, los van a tener que subsidiar todos los peruanos a través del BCR.

¿Rebrote de la mafia fujiaprista y conflicto con la CONFIEP por los protocolos?

No obstante, la capitulación del vizcarrismo a la patronal, desde la centroizquierda, tratan de “embellecer” al gobierno señalando que “éste no es el único responsable y que hay un rebrote de la mafia fujiaprista” y la CONFIEP que intentan “derrocar a Vizcarra”. Citan las declaraciones de la ex premier Beatriz Merino proponiendo la “unidad nacional” con Keiko, Forsyth, etc. así como las diferencias por los “protocolos de bioseguridad”.

“…la conductora del programa de Ca­nal N Verónica Linares…la anunció con un cargo vigente: “La Vice Presidenta de la República…En su intervención, la seño­ra Araoz dijo que, al no haber sido aceptada aún su carta de renuncia a la función que des­empeñaba, ella seguía siendo la titular del puesto y que asumiría la conducción del país si “algo ocurría” a Martín Vizcarra. Yendo aún más allá, sostuvo que, en tal caso, su gestión sería meramente protocolar, dado que las funcio­nes de gobierno las encomenda­ría al Presidente del Consejo de Ministros, hasta la convocatoria a nuevas elecciones. Podría el asunto pasar des­apercibido. Pero si lo sumamos a las declaraciones del Vice Almirante Jorge Montoya; a la campaña que en la Tele libran cotidianamente Phillips Butters y Jaime Bayli; a las palabras del ex congresista Roberto Vieira y a los dislates que cuelgan en re­des los troles del cogollo alanista del APRA y del Fujimorismo, en los que con insolencia inaudita califican a Vizcarra de “traidor”; podríamos darnos cuenta que no se trata de una expresión aisla­da. Busca simplemente Vacar a Vizcarra…”, redactó el connotado ex diputado Gustavo Espinoza (La Carga golpista, Diario Uno, 04/05/20).

El callejón sin salida de la centroizquierda no tiene límites. Con posiciones parecidas a estas, las variantes de la centroizquierda co-gobernaron con Fujimori en los 90s, y luego, en nombre del mal menor, co-gobernaron o apoyaron críticamente todas las variantes del “capitalismo con rostro humano”, que desarrollaron las condiciones sanitarias y de desigualdad social actuales.

Es cierto que el fujiaprismo conspira, pero lo hace desde una posición de derrumbe político. Los líderes más importantes de la mafia como Keiko Fujimori están presos y los fujimoristas pasaron de 73 a 13 congresistas. Meche Araoz fue expectorada del poder en medio de un papelón mediático espectacular. Y el APRA no tiene congresistas y se encuentra en una crisis histórica.

Y lo del “conflicto” con la CONFIEP es puro juegos artificiales. Es cierto que ésta no quiere ninguna regulación, pero la CONFIEP está contenta con Vizcarra no solo por los decretazos semibonapartistas post cierre del Congreso (que explican su autoritarismo y en parte el fracaso de su Comando Covid-19), sino por el “Reactiva Perú” de S/. 60,000 millones, que según el economista Manco Zanconneti, es el Plan de “salvataje” pro Elite más espectacular de la historia contemporánea (Diario Uno, 24/05/20).

La nueva normalidad

Así las cosas, la “nueva normalidad de Reactiva Perú“ no es más que más sufrimiento para los trabajadores.

Y es que, así como Vizcarra se echó a la patronal con las “suspensiones perfectas” y aplica su estrategia publicitaria de “orquestación” para echarle la culpa de su fracaso al pueblo, pues, también puede llegar a un pacto con la Elite con “protocolos equilibrados”.

No en vano la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP), ha denunciado que las poderosas mineras o no hacen protocolos o los que hacen son ficticios (son cientos sino miles de obreros en las minas contagiados por el capital minero), con médicos pro patronales, en medio de una SUNAFIL fantasmal, un descomunal endeudamiento estatal de $11,000 millones con el FMI y de un sistema que le va a permitir ganar a los banqueros solo en intereses S/. 40,000 millones gracias al endeudamiento de 5.5 millones de familias a tasas de interés del 40%, mientras que los banqueros tienen una tasa de interés del 1.5%, lo que implica claramente que el gobierno defiende los intereses del capital minero-financiero internacional.

César Zelada. Director de la revista La Abeja (teoría, análisis y debate).

2