Rodolfo Bueno | 

Ahora que finalizó el paro, que durante 18 días contó con el apoyo de casi todas las organizaciones de base del Ecuador y mantuvo en vilo a gran parte del mundo, vale la pena meditar sobre lo que sobrevendrá en el futuro.

Luego de 18 días de movilizaciones en todo el Ecuador que tuvieron su epicentro final en Quito, las organizaciones indígenas firmaron un acta de acuerdo con el gobierno nacional, dando por finalizada lo que denominaron una “primera etapa” del paro.

Lisímaco Velasco | 

“No hay un signo más real de necedad que hacer lo mismo y lo mismo una y otra vez, y esperar que los resultados sean diferentes”. -Albert Einstein

Ecuador: Rechazamos las expresiones de racismo que se han dado en el contexto del Paro Nacional, tanto aquellas que se han manifestado con virulencia a través de disparos, insultos y descalificaciones como otras formas de racismo sutil que han infantilizado a las bases del movimiento indígena. Frases como “vuelvan a las comunidades”, pronunciada por el Presidente Lasso, parecerían propias de un patrón de hacienda incapaz de concebir una noción descolonizada de ser campesino indígena.

Las principales organizaciones indígenas que convocaron al Paro Nacional, al cabo de 18 días de lucha decidieron levantar la medida de fuerza al obtener algunos de los puntos principales de su agenda. A continuación el comunicado conjunto de CONAIE, CONFENAIE, FENOCIN, FEINE y ECUARUNARI.

Elaine Tavares | 

En este artículo la autora reflexiona sobre el Paro Nacional y las perspectivas de futuro.

La CONAIE (Confederación de las Nacionalidades Indígenas) demanda en primer lugar la implementación de 10 puntos para contrarrestar la aguda crisis causada por el neoliberalismo en las grandes mayorías populares.

El paro nacional en el Ecuador, el cual concluyó el jueves 30 de junio, se presenta como una lucha por los derechos colectivos de pueblos y nacionalidades y como un nuevo enfrentamiento popular contra las políticas neoliberales.

Varios autores | 

Dirigentes fundadores de la CONAIE denuncian que el gobierno nacional ha cerrado las puertas del diálogo y ha aumentado la represión.