Recomiendo:
0

La contribución de Haití a la emancipación humana y de América Latina es enorme, es hora de extenderle la mano de verdad

Fuentes: Rebelión

Hace unas semanas murió Baby Doc Duvalier, uno de los principales carniceros de Haití a quien el actual presidente Martelly ha llamado «un verdadero hijo de Haití». En estos días del aniversario 210 de la independencia de Haití, sería relevante considerar el origen y futuro del gobierno de Haití, al igual que las relaciones entre […]

Hace unas semanas murió Baby Doc Duvalier, uno de los principales carniceros de Haití a quien el actual presidente Martelly ha llamado «un verdadero hijo de Haití». En estos días del aniversario 210 de la independencia de Haití, sería relevante considerar el origen y futuro del gobierno de Haití, al igual que las relaciones entre nuestros pueblos. Atención a estas consideraciones reorientarían el enfoque hacia Haití radicalmente.

Las afirmaciones de Martelly sobre Baby Doc no son fuera de carácter. Encajan en el patrón de ilegalidades e ilegitimidades que dan inicio a su gobierno, inmediatamente e históricamente, aun cuando Haití es de los principales actores y propulsores de la emancipación latinoamericana.

Haití cometió los pecados originales de nacer de la primera Revolución emancipadora de afrodescendientes contra la esclavitud en el mundo y fue una nación que le brindó a Simón Bolívar siete barcos, 6,000 soldados y una imprenta para luchar por nuestra Independencia del imperio español, con la única condición de que la emancipación también incluyera, en contraste a la Revolución estadounidense, a los negros esclavizados. Esta agenda emancipadora y latinoamericanista nunca se nos puede olvidar.

Estos pecados nunca los perdonaría la clase gobernante de Estados Unidos y Francia, y hasta este día Haití sigue pagando por ellos.

  • Después de que Haití obtiene su independencia de Francia en 1804, EE.UU., temeroso de que las ideas emancipadoras entren a su país y la región, se fija el objetivo de impedir que Haití alcance una real autodeterminación.

  • Otro presidente estadounidense Nobel de la Paz, Woodrow Wilson, entra con los Marines, ocupa Haití matando 20,000 personas, y disuelve el Legislativo. Realiza un «Referendo» donde solo 5% de la población participa, y gana con 99% la opción de adoptar «legislación progresista» para que corporaciones estadounidenses compren el país. Se reinstala la esclavitud.

  • Se instalan las dictaduras de los Duvalier, que previnieron el derecho a la autodeterminación del pueblo haitiano, por medio de la fuerza (asesinato de 30,000 personas, violaciones, tortura), especialmente de su enorme cuerpo de guardia personal, los Tonton Macoute, entrenados y armados por EE.UU.

  • El primer presidente electo de Haití fue Jean Bertrand Aristide, que gana con amplias mayorías (67.7%), con el partido Fanmi Lávalas en 1991. Así como Ecuador no permitió la continuación del control estadounidense de la base de Manta, Aristide disuelve las fuerzas militares opresoras formadas por EE.UU. Este impulsa un golpe de Estado militar en el cual Aristide es derrocado.

  • Aristide vuelve a participar en elecciones y gana con 91% del voto en el año 2000, siendo este un líder como lo diría el Pentágono, «populista nacionalista» por expresar la soberanía popular-y por lo tanto, había que eliminarlo.

  • Como el gobierno de la Revolución Ciudadana, el presidente Aristide invierte en recuperar soberanía económica y social, en parte aumentando inversión productiva y en áreas sociales, al igual que exigiendo que Francia devolviera la deuda odiosa que Haití fue obligado (bajo amenaza del imperio francés) a pagar por 150 años. Haití por esta razón había pasado de ser el territorio más rico, al más pobre de las Américas. Haití en su momento, por la brutal explotación esclavista, constituía el 50% del PIB francés. La justa soberanía popular no podía ser perdonada. En el 2004, dos años antes de la culminación de su periodo, otro golpe de Estado militar derroca a Aristide y es expulsado en un avión militar estadounidense a África. Se suma este golpe a los golpes contra los presidentes Chávez, Morales, Zelaya y Correa, a la vuelta del siglo.

  • En las elecciones de 2010 no se permite la participación de Fanmi Lávalas, el partido abrumadoramente popular, con lo cual solo quedan partidos aceptables para los golpistas, y gana Martelly, bajo un proceso electoral sin legitimidad. Este es apoyado por EE.UU. y trabaja para restituir el cuerpo de seguridad duvalierista. http://www.cepr.net/index.php/publications/reports/haitis-fatally-flawed-election La OEA participó: http://www.cepr.net/index.php/press-releases/press-releases/oas-overturned-haitian-presidential-election-in-a-qpolitical-interventionq-new-cepr-paper-suggests

  • En un país en necesidad de agua, comida y vivienda, con el terremoto del 2010, las fuerzas de seguridad MINUSTAH, responden con armas y enfermedad. Si solo tienes un martillo, todo problema se ve como un clavo. Casos de violaciones sexuales y de otros derechos humanos han sido frecuentes y más de 8,531 personas han muerto porque MINUSTAH trajo el cólera, resultado de un uso negligente de sus desechos sólidos (y sigue aumentando, con casi 700,000 enfermos). La responsabilidad de las Naciones Unidas ha sido reconocida por el experto designado por las mismas Naciones Unidas, Gustavo Gallón, quien ha dicho que Haití merece «compensación total». Las Naciones Unidas se rehúsan a hacer un cambio obvio de estrategia en función de las necesidades de Haití, se rehúsan a aplicar responsabilización (por inmunidad, en este caso, ilegítima), y a siquiera pedir perdón. http://mspp.gouv.ht/site/downloads/Rapport%20Web_03.01_Avec_Courbes_Departementales.pdf ; http://t.co/MhrKEaOhkR .

En aplicación a principios elementales de justicia en general y particular para países de Nuestra América, Ecuador tiene la oportunidad de darle la vuelta a la situación. Los próximos pasos serían tejer una alianza dentro de UNASUR y CELAC para que como instituciones supranacionales se impulsen comisiones de derechos humanos que investiguen y emitan informes, con recomendaciones que sean evaluadas por estos cuerpos regionales y se tomen decisiones, sobre:

  • La responsabilidad de EE.UU. y Francia en el golpe de Estado del 2004. Evaluar y abogar por reparaciones.

  • La prohibición de la participación de Aristide y Fanmi Lávalas en las elecciones de 2010, determinando responsables internacionales involucrados, y aplicación de justicia y reparaciones.

  • La responsabilidad de las Naciones Unidas en la muerte de más de 8,531 haitianos por concepto de traer el cólera de forma culposa. Denunciar y abogar por reparaciones.

  • La ilegitimidad de la deuda que Francia obligó a punta de cañón a Haití a pagar. Abogar por que se le devuelva.

  • Evaluar la estrategia de ayuda a Haití de países miembros de CELAC y UNASUR, y cómo mejorarla.

En el espíritu de Bolívar, Pétion y el gobierno de la Revolución Ciudadana, en este cambio de época, hacia la justicia, democracia e independencia Latinoamericana, Haití merece todo nuestro apoyo. Haití merece justicia, no necesita caridad. Es hora de cambiar esta trágica historia impuesta desde afuera contra Haití, y convertirla en una historia de integración y soberanía popular regional.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0