Recomiendo:
0

Entrevista a Mónica Riet de la Coordinadora uruguaya contra las Tropas de Ocupación y en solidaridad con Haití

«La Ley de Urgente Consideración (LUC) es un golpe de Estado institucional»

Fuentes: Rebelión

El miércoles 2 de julio más de 50 organizaciones llamaron a marchar contra el Proyecto de Ley de Urgente Consideración (LUC), #NoaLaLUC, desde la Torre Ejecutiva hacia el Palacio Legislativo.

El sábado pasado, miles de jóvenes y otros y otras peinando canas, marcharon desde la Plaza 1º de Mayo hasta la Plaza Libertad, en el centro de Montevideo. Recordaron con canciones, poemas, audiovisuales y pancartas lo que fue el golpe genocida y también la gran huelga general de la resistencia del pueblo de 1973. La multitudinaria marcha fue convocada por la Coordinación 27 de junio, quien decidió manifestarse diferenciadamente de la otra movilización (una caravana de coches) realizada por el Frente Amplio.

Al pasar por el Centro Militar, custodiado por la policía y cerrado con vallas, proyectaron sobre el frente del edificio las fotos de los militares asesinos que lamentablemente no fueron juzgados por los gobiernos que continuaron a la dictadura. No lo hicieron ni la derecha ni tampoco el Frente Amplio, y es una de las grandes asignaturas pendientes.

M.H.: ¿Cuál es la situación en Uruguay respecto del Covid19?

M.R.: Vamos muy bien, ahora justamente no tengo los datos delante de mí pero somos el primer país en América Latina, tenemos la situación controlada, hace 3 días que no había casos, hoy apareció uno pero los casos nuevos están viniendo del exterior por la frontera de Brasil y trabajadores brasileros que vienen a trabajar a multinacionales que están haciendo obras en el interior de la república, más sobre la zona fronteriza en el departamento de Rivera.

M.H.: Empezaron las clases también.

M.R.: Cuatrocientos mil niños se integraron y mañana empiezan también los funcionarios públicos. Tampoco es algo masivo y total, algo que se va haciendo por oleadas, por ejemplo, los colegios privados no abrieron todavía. Tampoco es obligatorio mandar a los niños a la escuela, si los padres no quieren hacerlo no se pasa lista. Es una política que ha tenido por un lado los cuidados y sobre todo un énfasis muy grande en la convocatoria a cumplir con las reglas de seguridad, con el tapabocas, el lavado de manos, la distancia física. Eso se cumple mucho.

Los locales comerciales se abrieron recién esta semana, hasta la semana pasada los grandes centros comerciales solo tenían los supermercados y las farmacias abiertas, recién hace unos días que abrió el resto. Yo estuve hoy y había poca gente, igualmente es un día de semana pero no hay amontonamiento de gente. Ya se anunció para fin de mes la apertura de los espectáculos públicos y los teatros.

M.H.: ¿Vuelve el fútbol?

M.R.: Va a volver también, tal vez para el 1º de agosto, ya empezaron a entrenar los equipos. Va día a día, porque en realidad en Uruguay el virus no circula, la situación está controlada. El problema es que tenemos dos grandes fronteras muy permeables, más con Brasil que con Argentina porque Argentina ha tomado muchas medidas, pero la frontera con Brasil, la ciudad de Santana Do Livramento que limita con Rivera es considerada zona roja al día de hoy, en estado de emergencia total.

M.H.: ¿En Brasil o en Uruguay?

M.R.: Del lado brasilero. Es una frontera terrestre donde hay una calle que divide, los comercios están de un lado y de otro y la gente vive de un lado y del otro. No estamos hablando de una frontera donde pasan vehículos para viajar, es ese tipo de relación de convivencia fronteriza, que en la medida que en Brasil no hay ningún tipo de control, ha sido un liberalismo total, eso nos perjudica. Mantiene al Uruguay en guardia, por ahora estamos bien a nivel interno y los que estamos lejos de la frontera, pero nada indica que no pueda volver.

M.H.: El gabinete de Lacalle Pou tuvo una primera baja.

M.R.: Sí. El Ministro Talvi, que es un ministro del Partido Colorado, que jugó de una manera muy particular desde el principio presentándose como una persona progresista, o sea, presentando sus diferencias con la Coalición y con respecto al tema de Venezuela. Es importante mencionarlo porque personalmente manifestó su postura ante Venezuela, puesto que es una dictadura, que se vulneran los DD HH, que hay torturas, etc. O sea que la posición sería la misma que la de los grupos de derecha, pero cuando le toca tomar una definición pública porque había una consulta internacional, Talvi adopta una postura diferente y dice que como Canciller de la República no va a dar una posición personal, que tiene que asumir una posición de política de Estado y que respeta lo que ha sido la tradición del Uruguay en cuanto a la autodeterminación y la soberanía de los pueblos y que no va a entrar a dar opiniones personales sobre la política interna de un país.

Lo que se está jugando ahí, nada más ni nada menos, solapadamente, es que viendo la dificultad de la intervención militar, que sigue sin descartarse porque ya hemos visto que la intervención militar puede darse más fácilmente por el lado del ingreso de paramilitares, pero hoy en día lo que está manejando la derecha venezolana, la ONU y el gobierno uruguayo que articula con el Grupo de Lima y con Trump directamente, así lo dijo el Presidente La Calle Pou, ellos están apoyando una posición que dicen que estos diferendos internos no deben ser, que hay que apostar a la paz, a soluciones políticas, al diálogo, entonces lo que van a apoyar es una postura que hace tiempo está impulsando la derecha que es ir a elecciones generales pero sin los líderes Maduro y Guaidó, incluso poniendo a Guaidó a la altura de Maduro como si fueran la misma cosa. Con lo cual no estamos hablando para nada de respetar la soberanía, porque en definitiva es el pueblo venezolano el que va a presentar candidatos y a hacer sus elecciones internas como hacemos todos los países. Y esa elección ya se hizo, ya tiene un ganador que tiene todavía años por delante.

Lo más complicado es que gran parte del Frente Amplio también se adosó a esta postura, con esta forma engañosa de hablar, en el sentido de “ir por un camino de paz y de solución política” que en realidad es un golpe de Estado. Porque además le están encargando a la ONU que sea la “madrina” y vigile ese proceso de elecciones. Eso es lo que están impulsando.

Talvi tuvo un entredicho importante con el Presidente, que no salió tal cual a publicidad pero que es evidente y por lo cual dijo que él iba a dar un paso al costado, porque él había sido elegido como Senador y prefería seguir colaborando con la Coalición de gobierno pero desde su posición de senador y creía que esta etapa para él estaba cumplida.

Hay que decir que como Canciller se dedicó particularmente a hacer el salvataje tanto de uruguayos como de extranjeros que quedaron atrapados en unos u otros lugares del mundo y se sacó brillo con eso. Se retira con una buena imagen frente a la población, que es lo que buscaba. Está buscando su candidatura presidencial para las próximas elecciones.

M.H.: Mencionabas una cercanía del Frente Amplio a las posiciones de la Coalición respecto de Venezuela, tengo la sensación que ha habido cercanía en varios aspectos entre el Frente Amplio y la actual coalición de gobierno.

M.R.: Lo hay todo el tiempo porque desgraciadamente en la política macroeconómica, en lo que es la matriz productiva del Uruguay, el lugar que ocupa en el reparto internacional del trabajo, todos están de acuerdo en la re-primarización, que Uruguay se haya transformado y lo quieren seguir haciendo en la sustitución de alimentos de buena calidad, por sus tierras fértiles, por su clima, por la cantidad de irrigación, por el abundante agua; lo están desforestando del monte nativo por un lado y ahora incluso a través de la Ley de Urgente Consideración (LUC) que es el otro gran tema que tenemos sobre la mesa, que ya fue aprobado en Senadores, ya tiene media sanción y ya habíamos anunciado que esta ley es un golpe de Estado institucional a diferencia de lo que ha pasando en los casos brasilero o paraguayo, es un golpe que se da el propio gobierno.

La coalición de gobierno va a dar un golpe de Estado institucional haciendo aprobar una ley en 90 días, del cual ya van corriendo varios; y ahora entró a Diputados y esa ley es también anticonstitucional porque la Constitución prevé que se puede presentar como cosa excepcional en una situación de emergencia una ley para resolver un problema grande y que tenga obligadamente que dirimirse en 90 días.

Pero el gobierno preparó esta ley, concretamente hablo del Partido Nacional, los demás grupos de la Coalición no conocieron lo que estaba dentro de esa ley hasta ser electos. O sea, recién en el período de transición abrieron la carpeta y empezaron a mostrarla. Este es un proyecto del Partido Nacional que es un partido aliado del Grupo de Lima, pro yanqui, un grupo fundamentalmente de terratenientes, hoy socios de las multinacionales que vienen a plantar soja, a desforestar y que han causado la emergencia ambiental que estamos sufriendo con la contaminación del agua a un grado nunca visto en el Uruguay.

En la LUC se va más lejos con lo que ya se ha hecho en la práctica y se va a permitir que las áreas protegidas, que son pocas en comparación con otros países de América del Sur y del mundo, el Uruguay es el país que tiene menos áreas protegidas, que son los lugares donde supuestamente hay mayor biodiversidad, y es importante cuidarlos porque son fuente de vida.

Eso este gobierno, está dispuesto a recortarlo para que se desforeste y se sigan plantando pinos y eucaliptus que no son árboles autóctonos, lo cual es peor todavía para nuestra tierra, causan un daño mayor. Si fuera monocultivo de árboles nuestros sería menos dañino que con árboles exóticos que vienen empobreciendo la tierra pero además secando todas las napas superficiales de agua y también contaminando.

La implantación de la UPM que es una segunda planta de celulosa que tenemos frente a Argentina en Fray Bentos, es otra causa de conflicto. Me preguntás qué comparten la Coalición y el Frente Amplio, y este es otro ejemplo, comparten el impulso de este gran proyecto de instalación de una planta que va a causar un daño financiero, social, económico y ambiental de proporciones al país.

Este contrato lo firmó el Frente Amplio, la derecha todavía se da el lujo de decir que le gustaría rever algunos aspectos de tan abusivo que es contra el Estado, que tenemos que pagarles un tren y toda la infraestructura para que ellos se instalen, darles el uso de la represa de Río Negro que hasta ahora estaba en manos del ente estatal que da energía a todo el país; darle la prioridad de la empresa para que la use en función de sus necesidades del flujo del agua del río que es afluente del río Uruguay y tiene un caudal mucho menor al del Uruguay y que sin duda alguna, todos los científicos lo han dicho y ahora en sequía se está demostrando, que no existen las posibilidades de que se le asegure a la empresa, lo que por contrato está firmado, una cantidad de millones de litros por día, no solo para entrar en el proceso de producción sino para salir y para disolver los efluentes contaminados.

Eso supone que si la planta debe parar porque el Estado no le puede proveer de lo que necesita, o por otros motivos, puede llegar a aplicársele sanciones de 400.000 dólares por día. Estamos hablando de cosas absolutamente descabelladas.

0